nature-discrepancy

Ayer hablábamos sobre un ejemplo de lo que Nature quiere hacer pasar por ciencia:

Resumiendo, se trataba de que comparaban un número igual de “afirmacionistas” del cuento del clima, y de “negacionistas” del mismo. 386 miembros relevantes de cada grupo. Y tras sesudas mediciones, llegaban a la conclusión de que los negacionistas tenían mucha mayor exposición mediática que los afirmacionistas.

Con un vistazo muy superficial señalábamos algunos problemas muy gordos, suficientes para tirar abajo todas las conclusiones absurdas del “estudio científico”. Y tan claros como para que los vea cualquier niño de teta que no sea revisor de Nature, editor de Nature, o científico alarmista del clima.

Hoy publica Willis Eschenbach en WUWT una labor de exploración que ha hecho en los datos. Muy ilustrativa, pero que además deja muy en claro, medido, el efecto que tienen dos de las cuatro guarradas que mencionábamos.

Una guarrada era el diferente criterio de selección de la relevancia dentro de los dos grupos. Plantea Nature: los afirmacionistas más relevantes por aquí, y los negacionistas más relevantes por allí, en igual número, y medimos su exposición mediática. Estupendo, siempre que lo de más relevantes se extraiga de la misma manera en ambos casos. Pero mentira podrida, y muy infantil, si en un grupo la extracción depende de la exposición mediática, y en el otro en absoluto está relacionado con eso.  Y hacíamos una apuesta: si metieras a la niña Greta y a Al Gore en el grupo de “afirmacionistas”, cambiarías el resultado. Sólo con dos personas de las muchísimas que podrías meter, y que meterías en ese grupo si el criterio de selección fuera igual para los dos grupos.

Pues bien, Willis ha usado la herramienta que utilizan en Nature para medir “exposición mediática”, y la ha aplicado a la niña Greta y Al Gore. Resultado:

– 368 “negacionistas”, exposición mediática total = 60.000 menciones.

– Niña Greta, exposición mediática (en sólo unos meses) = 36.500 menciones.

– Al Gore, exposición mediática = 92.700 menciones.

Dos “afirmacionistas”, y una de ellos recién nacida en esta película, tienen más del doble de exposición mediática que los 386 principales “negacionistas” sumados. Pero Nature asegura que los “negacionistas” tienen mayor exposición mediática que los “afirmacionistas”. La ciencia, hoy.

La otra guarrada que se ve bien en el análisis de Willis, de las cuatro que comentábamos ayer, es el criterio de contar la exposición mediática sin considerar si es positiva o negativa. O sea, sumando lo mismo las alabanzas que los insultos. Como si los “negacionistas” estuvieran injustamente beneficiados por la prensa … ¡por recibir demasiados insultos! Pues bien, en la misma herramienta usada por Nature para medir la exposición mediática, tienen mil páginas web clasificadas por su orientación política. Páginas que son parte de la exposición mediática total. Y Willis ha hecho la “cata” de ver, en esas webs clasificadas políticamente, cómo se divide la exposición mediática de los “negacionistas”. Con la razonable sospecha de que las webs de izquierdas no los expondrán para darles masajes, precisamente.

Resultado:

– Exposición mediática de los “negacionistas” en webs de izquierdas: 10.679.

– Exposición mediática de los “negacionistas” en webs de derechas: 6.638.

Pero Nature, alias la ciencia ha hablado, dice es un escándalo lo sobrerrepresentados que tienen los “negacionistas” en los medios de comunicación.