Imagina que quieres demostrar que los malditos “negacionistas” tienen demasiada visibilidad pública, y que hay que silenciarlos. Es una idea razonable, si piensas que cualquier visibilidad es demasiada visibilidad. El caso, por ejemplo, de un tabú. Bien, una persona sensata podría alegar que parece absurdo querer demostrar algo tan patentemente falso. Basta con que cualquiera mire un poco la televisión, u ojee los periódicos, para que pueda observar (medir) que la presencia “afirmacionista” del cuento del clima es absolutamente abrumadora, mientras que la presencia “negacionista” no se encuentra ni con lupa. Es como comparar un megalito con una hormiga. En esta foto hay uno de cada; ¿a que no ves la hormiga?

megalito

El fallo es que esa persona sensata no ha contado con un prodigio moderno que se llama ciencia. Y la ciencia sí puede demostrar que la hormiga es francamente mayor que el megalito.

Nota. No intentamos entrar en disquisiciones filosóficas sobre qué es ciencia; sería demasiado largo, y probablemente poco productivo. Usamos un sistema más funcional: lo que presenta Nature es ciencia, ¡porque es Nature! Lo mismo que antaño la Royal Society podía servir para esos propósitos.

Y Nature “demuestra” que la hormiga es notablemente mayor que la enorme piedra. Bueno, referido a “los medios” en general. Contando solo los medios de comunicación serios (mayoritarios), la presencia de los “negacionistas” es mayor que la de los “afirmacionistas” por un margen más estrecho: 1%. Clic.

nature-discrepancy

Here we show via direct comparison that contrarians are featured in 49% more media articles than scientists. Yet when comparing visibility in mainstream media sources only, we observe just a 1% excess visibility, which objectively demonstrates the crowding out of professional mainstream sources by the proliferation of new media sources, many of which contribute to the production and consumption of climate change disinformation at scale.

– ¡No fastidies! Si es imposible entrar en un periódico o en una tele sin tropezarse con la puta niña del clima.

greta-velero

¿Y qué más da? Para eso está la ciencia (Nature). Para que una cantamañanas prominente no entre en la lista de los “afirmacionistas” cuya presencia mediática se mide; y para que cualquier “negacionista” prominente sea tenido en cuenta – con independencia de si es cantamañanas o científico.

– ¿En serio?

Totalmente. Hacen dos listas del mismo tamaño para comparar. En una meten científicos del cambio climático, y le llaman CCS (climate change scientists). Y en otra meten opositores prominentes, y le llaman CCC (climate change contrarians). A los “afirmacionistas” los han elegido motivos científicos. Por ejemplo, índice de citaciones en publicaciones científicas. Y a los “negacionistas” prominentes los han elegido por prominentes. Por ejemplo, listas que muestran “negacionistas” prominentes. Obviamente, algunos de los “afirmacionistas” son también prominentes, aunque no hayan sido elegidos por eso. Y algunos de los “negacionistas” prominentes son también científicos relevantes, aunque no haya sido ese el criterio de selección. Y la ciencia … ¡tachán! … ha llegado a la conclusión de que le gente seleccionada indirectamente por su presencia mediática, tiene mayor presencia mediática que la gente seleccionada por otro procedimiento no relacionado con la presencia mediática. Y llega a la carcajeante deducción de que, medido por ese procedimiento, ¡los negacionistas tienen mayor presencia mediática que los “afirmacionistas”!

Hay que joderse con la ciencia.

Se puede pensar que hemos puesto a la niña Greta como ejemplo extremo y facilón. Pero no; Al Gore, político y activista, o Katherine Hayhoe, científica y activista, tampoco salen en la lista de “afirmacionistas”. ¡Porque esa lista no ha sido seleccionada en relación a la prominencia mediática! Pero solo con esas dos inclusiones ya cambiaría el resultado del “estudio”. Y en la lista de “negacionistas” sí aparecen los casos totalmente comparables a esos. Que no son más que dos ejemplos; hay montones de “afirmacionistas” prominentes que no aparecen en la lista de “afirmacionistas”, pero que sí aparecerían de haber sido seleccionados con el mismo criterio de la otra lista.

¿No te lo crees? Pues hay otra conclusión más alucinante todavía. Que los “afirmacionistas”, si los seleccionas por el impacto de citaciones de sus publicaciones científicas, tienen mayor “autoridad científica” (más citaciones) que los “negacionistas” … si estos han sido elegidos por su prominencia mediática. Y si los hubieran seleccionado por la raza, resultaría que los blancos son de piel más clara que los negros. ¡Bien, Nature; bien!

Prodigios modernos. La ciencia (al menos Nature) puede demostrar literalmente cualquier cosa que se le ponga por delante. Y además, de esas demostraciones se pueden sacar unas ideas muy interesantes. Como una lista de unos centenares de personas a las que hay que silenciar urgentemente, aunque sean eminentes científicos de su especialidad.

ucmerced

It’s time to stop giving these people visibility, which can be easily spun into false authority,” Professor Alex Petersen said. “By tracking the digital traces of specific individuals in vast troves of publicly available media data, we developed methods to hold people and media outlets accountable for their roles in the climate-change-denialism movement, which has given rise to climate change misinformation at scale.

No es que estos sean los únicos problemas de este “estudio científico” tan apasionante. Ni mucho menos. Se pueden ver estos dos, con más detalle, y varios otros problemas, en:

Judith Curry:

Eschenbach / WUWT

Jo Nova:

Vale, lo de Nature y lo que hoy pasa por “ciencia” es un problema gordo. Ellos mismos parecen haberse dado cuenta, en alguna medida.

nature-discrepancy-change

Pero se han dado cuenta por la sonora protesta de algunos miembros egregios de la especialidad afectados por la lista, y las posibilidades de demandas judiciales; no por los revisores, ni por el criterio del editor, ni por la reacción de la “comunidad científica”.

pielke-nature-discrepancy-2pielke-nature-discrepancy

Nature, o lo que hoy quieren hacer pasar por ciencia. Esto es lo que hay.

Añadido algo posterior. No se trataba de profundizar en los detalles, pero esta guarrada no se puede dejar atrás. De la página 12 del material suplementario que ahora está oculto. Clic para verlo en el “tuit” de Curry.

nature-discrepancy-guarrada

O sea, la lista de los “científicos” la han hecho siguiendo un criterio técnico (las citaciones), pero con el añadido de eliminar de ella las entradas de científicos que salen en las listas de “negacionistas”. Es la forma de evitar que haya gente que comparte ambas listas. También es la forma de mentir con bastante poca vergüenza.

Y otra guarrada notable. Buena parte de la exposición mediática de los “negacionistas” en la prensa seria, viene de la crítica hacia ellos por parte de los “afirmacionistas”. O sea, miden exposición negativa (insultos y tal) como exposición mediática de los “negacionistas”. Y así resulta que los “negacionistas” están excesivamente representados en los medios de comunicación, en lugar de excesivamente insultados – como es el caso. Con un par.

Ejemplo de esta guarrada en el material suplementario. Clic para ampliar la imagen.

nature-discrepancy-guarrada-2

Hay otra entrada de actualización, confirmando el efecto de dos de estas guarradas en el resultado: