aoc-chakrabarti

Chakrabarti hizo una revelación inesperada. “Lo interesante sobre el Green New Deal”, dijo, “es que en un principio no se trataba del clima en absoluto”. Ricketts recibió esta sorprendente idea con una atenta cara de póker. “Vosotros creéis que se trata de clima?, continuó Chakrabarti. “Porque nosotros realmente lo vemos como un cómo-cambias-la-economía-entera”.

Aunque los nombres probablemente no te suenen, esta vez no se trata de un académico más o menos cantamañanas vendiendo su libro. Era el primer contacto entre un candidato demócrata a la presidencia, en 2020, y el jefe de gabinete de una congresista. Y el Washington Post especifica: más que un jefe de gabinete al uso, se trata se trata del líder de un movimiento político.

Tan líder, como que el Green New Deal, y la misma Alexandria Ocasio-Cortez, son criaturas de Chakrabarti. Un niño tecnológico que, después de forrarse con start-ups en Sillicon Valley, se ha reconvertido en estratega político de la extrema izquierda millenial. Un Bernie Sanders con 33 años, pero más en plan de manejar los hilos y las marionetas que de ponerse en el atril. En la campaña de Sanders fue Director de Organización Tecnológica. Cuando acabó, fundó, junto a dos compañeros de aquel proyecto, un comité político. El Brand New Congress. Con la idea de ayudar a elegir a cientos de congresistas de esa línea política, a base de activismo comunitario y crowd-funding. Puede recordar a la idea del Tea Party, en versión kindergarten. O  Podemos, pero con cerebro y muy buenos programadores. Vaya, con Sillicon Valley detrás, en lugar de Roures.

De ahí salió Alexandria Ocasio-Cortez. El Brand New Congress fue un relativo fracaso, si se miran los números. En vez de cientos de candidatos, consiguieron reunir doce. Y de ellos, sólo Ocasio-Cortez superó las primarias, y la elección como congresista. A cambio, desde el punto de vista del impacto les ha ido muy bien. Han hecho nacer una estrella. Y se entiende muy bien el juego de palabras del titular del Washington Post. El Jefe de Cambio, en lugar del Jefe de Gabinete. Queda claro quién piensa y manda. Y no es la camarera del Bronx. Lo que ella ofrece es la “conexión” con los millenials, vía Twitter.

Así sintetiza Chakrabarti el Green New Deal, su criatura:

Significa presentar lo más ambicioso, atrevido, lo más grande que podamos, y entonces crear un movimiento alrededor de ello.

(La cita viene de Wikipedia [–>])

Y sigue la reunión con Ricketts, el candidato demócrata a la presidencia que basa su campaña en el “cambio climático”. No niega la idea del uso bastardo del cuento del clima, según recoge el Wapo:

“Sí,” dijo Ricketts. Luego dijo: “No.” Y entonces añadió: “Yo creo que es dual. Tanto desafiar lo que es existencial en el clima, como crear una economía que contenga más prosperidad. Más sostenibilidad en esa prosperidad – y una prosperidad más ampliamente compartida, igualdad y justicia”.

Y el periódico lo resume:

Movilización económica nacional. Justicia. Comunidad. Era un reconocimiento de lo lejos que ha llegado el movimiento progresista dentro del “establishment” de Washington. Todo es interseccional ahora – incluyendo la descarbonización.

Este es un paso muy distinto del “Ocuppy Wall Street”, aunque sea parte del mismo camino.

ocuppy

Y es curiosa esa idea, tan extendida, de que el mundo de Twitter es marginal, y sin influencia en el mundo real. Las algaradas callejeras, tan espectaculares con los  niños con las caras pintadas, se dejan su peso político en la performance misma. ¿Y después qué? Y después no hay nada. Pero desde Twitter, no es que el kindergarten influya, es que dirige el debate público. No hay periódico serio, así sean los más influyentes del mundo, que no ponga “tuits” como parte de su información política, todos los días. Y por ejemplo ese Green New Deal, que les parece una payasada surrealista incluso a los científicos que crearon la alarma climática, es ya parte importante del calendario y del futuro de ambas cámaras en EEUU. ¡Incluso los republicanos están proponiendo alternativas y transaccionales a una fantasía irrealizable! Y eso lo hace Twitter.

En el juego clásico de interacción entre parlamento y redacciones de medios de comunicación, las payasadas pueden llegar hasta cierto punto. Más allá, empiezan a sacarle los colores al payaso, y se nota. Porque hay posibilidad de crítica, y la crítica pesa. Pero háblale de crítica, o de colores en la cara, a un Chakrabarti que sabe muy bien cómo está manejando Twitter, y a quién se dirige.

The Guardian:

sanders-aoc-climate-emergency

¿A Brave New World? Ni la imaginación más libre de carga podía imaginar cómo iba ser. Y de nuevo, la realidad supera la ficción. De largo. De muy largo.