woody-allen

Anda la peña revuelta en Twitter. Woody Allen empieza a rodar una película en Sanse. El Ayuntamiento le ha organizado una recepción, y Bildu se ha encargado de que el orbe sepa que no piensan acudir. Por lo de haber sido acusado de abuso sexual por una hija adoptiva. Y la gente lo ve contradictorio, grotesco. Joder, campeones; que no ha sido condenado, y vosotros no parais de aplaudir a decenas y decenas de asesinos de inocentes que sí lo han sido.

Hay muchos ejemplos de la movida, pero Tsevan Rabtan siempre ofrece calidad y concisión.

tsevan-bildu-woody-allen

En realidad estamos ante lo más natural del mundo. (Natural de naturaleza, no de recomendable). Algo de siempre, y en absoluto sorpresa. Vaya, una apuesta segura. Un cuento moral; que es a lo que se dedica Bildu, con una energía aun mayor que la de la izquierda en general. Y no tiene la menor contradicción con asesinar. Los cuentos de buenos y malos (los cuentos morales) se hacen para fardar de buenos, y para agredir a “los malos”. Es una doble ventaja: sentirse bien, comportándose muy mal. Romper las cosas, y ser felicitado por ello. ¿Quién puede ofrecer nada mejor que eso? A un niño, imposible.

Y definitivamente, de nuevo no tiene nada.

huxley-regalo-moral

La única consideración de fuste en los cuentos morales es saber quién son “los malos”. Y eso te asegura saber quién va a recibir. Pero asesinar inocentes como herramienta política, y abuchear a Woddy Allen, no son ejercicios contradictorios. ¡Son el mismo ejercicio! Es lo que puedes esperar que aplaudan las mismas personas. En ambos casos se trata de agredir a “los malos”. Y malos son los que diga el sandrín, una vez calentada la turba. No tiene nada que ver con prueba, o juicio, o ni siquiera con nada real. Solo tiene que ver con el sentimiento y el etiquetado de la jauría. Y sí, suelen usar cualquier disculpa peregrina, porque algo hay que disimular. Pero lo absurdo es ponerse a examinar y a criticar la disculpa. O a exigir “coherencia”. Esa es la forma de no enterarse de lo que pasa, ni de cómo funciona la monada.

Y los del Orgullo, con sus acosos y violencias, que se lo miren. Porque muy muy distinto no es. Mismo esquema. Calcado. O sea, el kindergarten. Que suena como un cuento bonito, lleno de colorines y somriures (otros que tal). Pero en realidad, una puta pesadilla.

kindergarten

Nota: La foto de Allen es de su cuenta de Facebook.