Desde ABC News, Australia (clic), …

… llegamos a este reciente estudio sobre las condiciones del coral en el “cambio climático”, que tu periódico favorito no te contará:

En él, descubren que el coral se recupera de un evento dañino mucho más de lo que esperaban. De hecho, no esperaban recuperación debido a la famosa acidificación del mar. Y no ha sido inmediato, ha tardado varios unos años en empezar a mejorar. Un ciclón lo destrozó en 2009, al punto de perder el 75% de la superficie que tenía. En los siguientes cinco años siguió más o menos igual, pero su estado cambió dramáticamente entre 2014 y 2017. La calcificación se multiplicó por cuatro, y se recuperó completamente de la devastación que le había producido el ciclón. Ahora ocupa la misma superficie que antes del drama. Por eso advierten del poco fundamento que tienen los estudios basados en unos pocos años para saber algo sobre las condiciones a mayor plazo. Se hacen extrapolaciones que no se pueden hacer.

Más interesante aún, en esta isla concreta, One Tree Island, se han llevado a cabo estudios esporádicos desde los años 1970.  Y hoy, con todo el Calentamiento Global Acojonante y la acidificación del mar, observan que esta isla de la Gran Barrera tiene el coral en mejores condiciones que hace 50 años. O sea, que antes de la Emergencia Climática en curso, y todo el cuento al completo.

Del estudio:

Conclusión:

El arrecife de One Tree Island ha tenido estudios esporádicos del metabolismo del ecosistema en los últimos 50 años. Reportamos que hay una calcificación relativa superior en 2017 que en las observaciones anteriores. También destacamos la variabilidad natural espacial en las tasas estimadas de metabolismo del ecosistema usando análisis de la química del carbonato del mar, y que hay que tener cuidado cuando se comparan estudios en distintos sitios dentro de un ecosistema. La idea que tenemos de la tasa de calcificación de un arrecife de coral está basada a menudo en la asunción de que el estudio captura los principales motivos de la variabilidad de corto y largo plazo dentro de la zona béntica, y que la asociación entre la calcificación y la acidez del mar, y el CO2 atmosférico, están bien establecidas. Sin embargo, nuestros datos comparados con estudios anteriores implican que los estudios esporádicos de corto plazo no se pueden usar necesariamente para representar tendencias de largo plazo sobre la calcificación del arrecife de coral. Nuestra capacidad para comprender los mecanismos subyacentes del metabolismo del ecosistema, y predecir estados futuros del arrecife, requieren que tengamos series de datos ininterrumpidas de largo plazo, para poder separar las causas y tasas que ocurren en escalas de tiempo que van desde horas a décadas.

Traducido para cristianos: La mayor parte de los estudios que te cuentan, con grandes titulares alarmistas, la desaparición inminente del coral, no valen caca de vaca.

Para más noticias / estudios sobre el coral, en la plaza:

Otros estudios de interés: