cruz-barr

Por Luis, desde Florida

Los demócratas han esperado ansiosos por casi dos años el reportaje del fiscal especial Robert Mueller. Y como ya se sabe, Mueller no ha encontrado ninguna evidencia de que Trump haya tenido relación alguna con los rusos para alterar las elecciones del 2016. Y es que todavía no pueden aceptar que hayan perdido las elecciones, especialmente Hillary Clinton que no ha visto una cámara de TV de los medios tradicionales que no le haya gustado. Claro que la admiración es mutua y la señora no para de culpar a todo menos al hecho de que no era muy admirada por los mismos de su partido, mucho menos los republicanos. Y tampoco le favoreció el hecho de que le salieron a relucir unos cuantos trapos manchados de corrupción. Aunque también es una realidad, que entre lo que dice ella y propagan los medios, hay demasiada gente que se ha programado su software con sus fake news y a consecuencia todas las interpretaciones de la realidad les parecen incomprensibles, injustas, falsas y alarmantes.

Y es una verdadera tristeza, porque la realidad en este caso no puede ser más clara y más sencilla. Para poder entender lo ridículo de algunas mentes, debo recordar que el fiscal especial encargado de la investigación es parte del Dpto. de Justicia y que su jefe es el fiscal general, en este caso William Barr.  Lo que determina W. Barr es punto final. El reportaje del fiscal especial no encontró ninguna colusión. Como todo este caso tiene unos aspectos demasiado dudosos, incluyendo los 14 abogados anti-Trump que reclutó Robert Mueller, éste dejó una puerta medio abierta en su reportaje y era en palabras parecidas: “No exonero al presidente de haber obstruido a la justicia al despedir al director del FBI e intentar que la investigación no la terminara yo”. Pero también indicaba claramente que no tenía pruebas suficientes.

Y estas dos facetas del reportaje han generado una batalla en el Congreso, Senado y el Dpto. de Justicia que es parte del ejecutivo. Como escribí anteriormente, un fiscal no puede exonerar o culpar a nadie. Su labor es la de determinar si el caso tiene suficientes pruebas o no para presentarlo al juez o jurado y son estos los que determinan la culpabilidad o inocencia. Por un lado indica que no tiene pruebas y por el otro no le exonera (?) Todo el mundo quería ver el reportaje en su totalidad inmediatamente, pero era necesario ocultar algunos pasajes (el 10% +o-) Para acelerar la conclusión del caso ante el público y el gobierno al que le afectaba el peso de la investigación, el fiscal general W. Barr escribió un resumen de las 400 y pico páginas del reportaje en 4 páginas con la conclusión: No colusión. No obstrucción. Y los demócratas, junto con los medios que propagaron todo lo opuesto por dos docenas de meses, pusieron el grito en el cielo y exigiendo reportaje entero. Lo cual se les proporcionó 15 días después en un acto de total transparencia.

En el vídeo de 7 minutos (en inglés) se ve como el republicano Ted Cruz, considerado una eminencia, analiza y reduce el caso a su esencia en una serie de preguntas al fiscal general quien fue reclamado por el Senado para que explicara su resumen, ya que cayó como una patada de mula a la oposición. Al pobre hombre (bueno, ni tanto) William Barr, los senadores demócratas le dedicaron los más exquisitos insultos. Le sometieron a 6 horas de interrogación brutal por parte de los senadores demócratas y clarificadoras por los republicanos. Mantuvo perfectamente su temple y disposición profesional excepto en el minuto 3 cuando le sale una risa. Una risa espontánea que en mi opinión, debe ser bien humillante para la oposición. Ted Cruz muestra con la evidencia en la mano que los demócratas no tienen el más mínimo caso y W. Barr no pudo aguantar por la ridiculez de la situación.

https://www.youtube.com/watch?v=Rhjdd_NwlU8

No cabe duda que W. Barr tiene el temperamento apropiado y una confianza total debido al dominio de las leyes y su amplia experiencia. Sus respuestas daban la sensación de que estaba lidiando con amateurs.

Las preguntas del senador republicano Lindsey Graham nos han abierto otra ventana esperanzadora. El enfoque fue hacia el origen de las acusaciones falsas. Y el fiscal dice que está revisando varios casos, incluyendo el del director del FBI, James Comey, sobre su investigación inadecuada de los emails secretos de Hillary Clinton, así como aquellos que abusaron del sistema judicial para lograr el espionaje de la campaña de Trump. Además, la creación, divulgación y el uso de un documento falso, el famoso dossier de Trump. Que conste que se han encontrado mensajes electrónicos de las oficinas del Partido Nacional Democrático pidiendo trapos sucios de Manafort y Trump en Ucrania, lo cual resulta ser el mismo crimen que le han acusado a Trump: usar agencias extranjeras para influenciar en las elecciones. Nos viene un año interesante.

https://www.youtube.com/watch?v=ycBtdJ58sJo

 

Y parece que los líderes demócratas deben estar bien preocupados porque Nancy Pelosi está acusando al fiscal de mentir y haber cometido un crimen, sin ofrecer pruebas. Esperemos que no sea otra colusión con Rusia 🙂

 

https://www.cnbc.com/2019/05/02/nancy-pelosi-accuses-william-barr-of-committing-a-crime.html

 

Los demócratas del Congreso también le han exigido al fiscal W. Barr que se presente a un interrogatorio para explicar su conclusión inconveniente. Barr estaba dispuesto a complacerles hasta que el líder del Comité Judicial del Congreso, compuesto ahora de 24 demócratas y 17 republicanos, le exigió que respondiera a una hora adicional de preguntas hechas por sus asistentes, abogados expertos. Algo que no tiene precedentes en los 240 años de la nación. Indirectamente, es una admisión de incapacidad propia, ya que la mitad de los congresistas son abogados y las preguntas estarían preparadas precisamente por sus asistentes. Cuando Barr se dio cuenta de que todo era por óptica ante las cámaras de TV y para crear un ambiente de un caso criminal tipo impeachment, decidió negarse a la invitación. Y de respuesta temporal (ver en el siguiente enlace) los demócratas han decidido llamarle “gallina”. Todo este show para aclarar la veracidad de un resumen sobre el reportaje, el cual lo tienen en su posesión. Vergonzoso!

https://www.cnn.com/videos/politics/2019/05/02/steve-cohen-trolls-william-barr-with-chicken-jeanne-moos-pkg-vpx.cnn

Es obvio que no quedará así. Los demócratas han indicado que procederán a enviarle una citación a la cual me imagino que Barr se negará. Esto nos trae a una lucha de poderes de la cual sí hay precedentes. Lo que nos imaginamos es que Barr dará largas al asunto y antes de que pueda llegar a un juicio y veredicto en el Congreso. Para entonces se habrán celebrado las elecciones del 2020 y habrá que ver quién será el presidente, cuál será la configuración del nuevo congreso y si Barr continúa o no siendo el fiscal general. Mientras tanto veremos mucho kabuki theater por parte de los demócratas.

El analista Mathew Continetti del Free Beacon, ha observado que para los demócratas, William Barr es el nuevo Dick Chaney. Un señor directo, confrontacional, inteligente, con experiencia, conservador sin complejos y con un poder considerable. Parecido a Chaney con su inescrutabilidad, ingeniosidad, aspereza y nula preocupación por el qué dirán. Es como ha logrado coronarse como el nuevo ogro del gobierno de Trump. Todo le hará falta para deshacerse de la cantidad de estiércol que le caerá encima, ahora que ha declarado ante el Senado que investigará el origen del dossier, el manejo de la falsa información por parte del FBI, el Dpto de Justicia y la CIA, así como la forma en que el ex-director del FBI, James Comey exoneró a Hillary Clinton del ilegal manejo de emails secretos. La guerra está anunciada y hay demasiada evidencia en contra de los que fabricaron la trama Trump/Rusia. Pero todo está por ver.

**************

El efecto del reportaje en los medios.- El porcentaje de los televidentes de FOX News ha ascendido y es la dominante de las tres cadenas de noticias 24/7. Tanto como las otras dos CNN y MSNBC juntas. Rachel Meadow, la reina de la conspiranoia del canal MSNBC ha perdido un 17%. Y CNN un 26% en las horas punta. Hay una estación de muñequitos que se ve más que la CNN. Los decepcionados podrían ser votantes independientes con tendencias a la izquierda. Una posible ganancia de votos para Trump.

**************

Sobre el status de los candidatos a la presidencia. A Trump se le ha presentado un candidato en contra para las primarias del partido. Es el republicano y ex-gobernador de Massachusetts, Bill Weld, político tan extraño como uno del PP gobernando en Andalucia. Las encuestas en el primer estado de New Hampshire, aunque demasiado preliminares, dan por ganador a Trump con un 80%- 10%. Y el aspecto económico sigue con viento en popa. En abril se han creado 263.000 puestos de trabajo, bastantes más que los anticipados por Wall Street. El paro es el más bajo desde 1969, en 3.6%. Por la escasez de trabajadores, las empresas están aumentando los salarios. Y con los cortes de impuestos, aunque no hayan sido muy significativos para la clase media, no deja de ser un dinero adicional en el bolsillo que logra un optimismo general, de que la economía y la nación van en buena dirección. Una percepción de un 50% superior a los años de Obama.

Por el otro lado, ahora son 21 los candidatos demócratas, siendo sólo dos los de reconocimiento general. Joe Biden y Bernie Sanders. Y son estos dos los que le ganan a Trump en unas hipotéticas elecciones según las encuestas. Desde que Joe Biden ha anunciado su candidatura hace una semana, las encuestas le ponen a la cabeza con una media de 35%, 17% para Sanders y menos de 10% para todos los demás. Como las elecciones aquí no son precisamente una reunión con tazas de té en un campo de croquet, a Joe Biden ya le han caído encima con alusiones de abuso de poder y conflicto de intereses al exigir que se despidiera al fiscal de Ucrania que estaba investigando los negocios de su hijo Hunter Biden. Joe Biden, vicepresidente en el momento de la investigación, amenazó con retirar $1,000 millones de ayuda si no se le despedía al fiscal anti-corrupción Viktor Shokin en seis horas. No lo puede negar porque está grabado en video. Los ucranianos accedieron a despedirle a Shokin inmediatamente y ahora que ha salido a la luz, Biden explica que no sabía que su hijo trabajaba para la compañía Burisma con operaciones en Ucrania, ni que ganaba $50.000 al mes. Burisma es una corporación dedicada a la exploración de hidrocarburos en Ucrania. Sin duda, los republicanos se encargarán de que este tema siga en las noticias por todo el tiempo conveniente. Dudo mucho que el bipartidismo y la cordialidad se encuentre a la vuelta de la esquina.