abril 2019


En una vista muy general parece que en estas elecciones se dirimían algunas discusiones que se pueden resumir en dos. La territorial, y la económica. La segunda es más simple. O alegría en el gasto, gastarse sin preocupación lo que no se tiene; o cierta contención. Y el resultado ha sido bastante clarísimo.

28A-gasto

Hay que tener en cuenta que el caso del PNV es un poco especial. Porque sí está de acuerdo en gastarse lo que el resto no tiene, y en que el resto se gaste también lo que no tiene. Digamos que es serio sólo de puertas para adentro. O sea que a este respecto no hay mucha duda de lo que se ha votado, ni de lo que va a pasar. Alegría, Macarena, hasta el siguiente fostiazo. Luego, con las lágrimas, cambia el voto por desmotivación del #Kindergarten. O eso ha venido pasando hasta ahora.

El esquema resulta aburrido. Por repetido, y por no muy inteligente. Mientras la cosa económica no va demasiado mal, lo que mola es … ¡que vienen los malos! El dóberman, los fachas, la ultra mega extrema derecha; la Biblia en verso. Mi #Kindergarten favorito siempre lo expresa con mucha claridad:

senserrich-buenos-y-malos

Luego los buenos producen paro y bolsillos vacíos, y parte del #Kindergarten se desmotiva a la hora de votar. Y entonces ganan los malos que, mal que bien, corrigen algo el estropicio. Y ya estamos listos para la siguiente ronda de ¡necesitamos más tensión! Miedo al doberman; ganan los buenos; vuelta a empezar.

Aunque sea un proceso muy repetido y conocido, no se puede decir que no haya ningún cambio. Pongamos de nivel y de “calidad humana”. Joder, que la sucesión ha sido: Felipe González -> Zapatero -> Dr. Macarra. La leche.

Siempre podemos consolarnos pensando que la bajada de calidad ha conllevado una bajada de resultado. Por ejemplo, si medimos el porcentaje que le quedaba a la derecha en cada victoria de PSOE, podemos consolarnos pensando que la pérdida de calidad se nota. Que no es lo mismo un macarra impresentable que un Bambi místico, o un Felipe. Lo único es que da miedo pensar en el siguiente paso. ¿Cómo podría ser quien supere en falta de calidad al macarra, y la victoria sea una no victoria? ¿O qué más tendría que hacer el Dr. Fraude para no ganar?

28A-perspectiva

Y ahora lo del cristo territorial. En una primera aproximación podemos dividir el resultado entre los que creen que España es una nación, y los que creen que son muchas — aunque nunca especifiquen cuántas son, ni cómo se llaman. Está crudo. El resultado viene en votos y en porcentaje.

28A-naciones

Pero esta es una división demasiado simple, porque aunque el segundo grupo coincida en ver muchas naciones en España, luego no están en absoluto de acuerdo en cómo desorganizar ese saco de naciones. Tienen -digamos- una especie de pacto provisional. En una situación que recuerda a la británica. Sí, vale, Brexit; pero, ¿qué tipo de Brexit? Y ahí probablemente nos atascamos.

Añadiendo matices, pero todavía tal vez demasiado simple:

28A-naciones2

Aburrido no va a ser. Y eso sin tener en cuenta que Tóntez puede hacer, literalmente, cualquier cosa. Y en cualquier sentido. Ahora, además, puede alegar que el electorado se lo premia. Y no sería mentira.

putin-trump

Luis, desde Florida

El fiscal especial Robert Mueller ha concluido su extensa y larguísima investigación (casi 2 años) sobre la posible colusión de Trump con los rusos para manipular las elecciones presidenciales del 2016. Como advirtió numerosas veces Trump, no hubo colusión! Una gran decepción para los que no han creído en la enorme cantidad de evidencia presentada hace muchos meses de que todo ha sido fabricado por el partido opositor. Y durante la investigación, sabemos que Trump usó su twitter de forma insultante (as per usual) al fiscal y los procedimientos. Pero a la vez fue totalmente transparente proporcionando casi un millón de documentos, acceso total a sus asistentes para ser interrogados y sin hacer uso del privilegio presidencial sobre sus conversaciones, para protegerse.

El reportaje también alude a que Trump intentó despedirle delegando la orden a uno de sus asistentes y que éste se negó. Aunque también hay abogados de la Casa Blanca que han desmentido que eso ocurriera de la forma descrita. De todas formas, el incidente fue motivo para que el fiscal no se pronunciara sobre una obstrucción de la justicia “por falta de pruebas” y “no le exonerara”. Y esto da pie a una serie de preguntas: ¿Puede uno obstruir a la justicia si la justicia sabe que no se ha cometido un crimen? Porque es un requerimiento. ¿No es la justicia la que está violando la ley al investigar y propagar por los medios sin tener pruebas de que existió un crimen? ¿Cuál es la premisa criminal de la investigación? ¿Dónde está el precepto de la presunción de inocencia? Robert Mueller no es tonto y sabe que perdería el caso en la Corte Suprema. Perdería el caso y probablemente su licencia de abogado. Por eso se llevó el caso por el sector de contra-espionaje y no por el judicial. Todo ha sido una trama política. Aún sabiendo todo esto, nadie discutirá que Trump no fue extremadamente transparente y cooperador. Uno tiene el derecho total de criticar sus formas, pero en lo referente a la ley y la administración del gobierno, Trump tiene un record envidiable. En el supuesto caso de que Trump exigiera a su subordinado que despidiera al fiscal especial, para lo cual tiene todo el derecho constitucional del mundo ¿quién no patalearía cuando es acusado e investigado pos dos años siendo inocente?

Cuando se nombró a Robert Mueller como investigador, la gran mayoría comentaba sobre su impecable integridad, imparcialidad y profesionalidad, aunque también han salido artículos sobre algunos abusos de poder de cuando fue director del FBI. Y ahora que se ha analizado su trabajo, podemos concluir que todos los valores mencionados brillan por su ausencia.

¿Por qué es que admitiendo que no tiene pruebas para justificar un cargo de obstrucción a la justicia declara que “no lo exonera” y que a efectos delegue al Congreso que haga una investigación adicional? El fiscal no puede, ni debe exonerar a nadie, porque esa no es su función. ¿Por qué es que sabiendo en los primeros meses de la investigación que no hubo colusión alguna con los rusos la investigación duró casi dos años? ¿Por qué es que el equipo de 17 abogados que R. Mueller seleccionó, 14 eran afiliados al partido demócrata y sólo 3 carecían de afiliación alguna? Es más, la mayoría de los afiliados al partido opositor a Trump hicieron donaciones generosas a los demócratas que sumaron un total de $80.000 según la Comisión Federal de Elecciones que regula las donaciones. Peor aún, uno de los abogados, Andrew Weisman tiene una estrecha relación con Hillary Clinton y fue responsable de un enjuiciamiento indebido contra la compañía auditora de Arthur Andersen. Este  caso, que terminó en la Corte Suprema, votó 9-0 en contra de este asistente de fiscal. Pero fue muy tarde para la destrucción de la empresa Andersen y la pérdida de 85.000 puestos de trabajo muy bien remunerados alrededor del mundo. Según otro fiscal que ha escrito un artículo recientemente, Andrew Weisman ha demostrado no tener escrúpulos ni con la verdad, ni con los procedimientos de la ley. Su lema es ganar el caso sea como sea. Otra abogada del equipo, Jeannie Rhee, defendió a Hillary con su grave problema del servidor privado y los emails secretos que terminaron en manos de los chinos (no los rusos, como se publica). Por lo que esta selección tan desbalanceada no manifiesta ninguna intención de imparcialidad.

Teniendo en cuenta que antes de que se iniciara la investigación, el director del FBI, James Comey (despedido después) había declarado que la única “prueba” del caso era un dossier no verificado y obtenido para y por la campaña de Hillary y descrédito de Trump, la prolongación del caso fue mucho más allá de lo necesario y apropiado. Y tiene una explicación muy verosímil: las elecciones del Congreso de noviembre 2018. Con todo este tramado, cuya divulgación fue felizmente aventada por los medios, los logros económicos y políticos de Trump fueron totalmente ignorados haciendo que la marca republicana perdiera puntos y el congreso cambiara de mayoría. Y así fue. Al tener hoy una mayoría de representantes demócratas, a efectos, R. Mueller ha delegado las “sospechas” al sector político opositor para que continúe con un sinfín de insinuaciones y expediciones de pesca. Es lo que está ocurriendo con amenazas de abrir un juicio político al que llamamos impeachment. Siguen insistiendo en la búsqueda del crimen (o cualquier otro) que el fiscal no pudo encontrar en dos años, un millón de documentos, 500 interrogatorios y $30 millones de dólares pagados por el contribuyente. Como no pueden explicar a su base la bajeza y falsedad de todo el proceso, los políticos y los medios están forzados a seguir mintiendo en vez de dedicarse a sus obligaciones legislativas e informativas para beneficio de la sociedad. Los congresistas han exigido ahora todas las declaraciones de impuestos (Trump tiene casi 500 corporaciones), todas las comunicaciones con los contables y abogados, así como licencias, contratos y demás. Ya están en litigación. Dudo mucho que la Corte Suprema conceda ese gusto al Congreso, ya que no hay una base criminal. Pero a la vez, sería interesante leer un tuit de Trump exigiendo lo mismo de Nancy Pelosi, líder del Congreso, que está casada con otro billonario y han logrado numerosos contratos inmobiliarios gubernamentales para San Francisco. ¿Habrá existido información privilegiada e influencias convenientes? Yo no lo dudo! Hay muchísimas más probabilidades de corrupción en el  caso de Pelosi que lleva tres décadas en el Congreso de EEUU y una en el estatal de California, que en el caso de Trump.

Esta batalla campal por parte de los demócratas sin pruebas de ninguna clase, tiene todos los indicios de que se están pegando un tiro en el pie para las elecciones del 2020, donde no sólo la presidencia, sino el Congreso también estará en juego.

Para los que no han seguido el caso, el resumen y lo básico es el siguiente. Hay muy poco que sea nuevo desde hace 18 meses. La campaña de Hillary Clinton pagó a una empresa investigadora, Fusion GPS, $8 millones para buscar trapos sucios contra Trump. Fusion GPS contrató al ex-espía inglés Christopher Steele quien fabricó totalmente el dossier indicando la existencia de contactos entre la campaña de Trump y agentes rusos. Por mediación de Nellie Ohr, quien trabajaba para GPS, se entregó el documento a su marido Bruce Ohr del Dpt de Justicia (conflicto de intereses), quien a su vez lo envió al FBI para que lo investigaran. James Baker el abogado y asesor del FBI objetó aceptar el caso por la escasa fiabilidad. Pero ahora se sabe por sus propias declaraciones en la corte, que la fiscal general de Obama, Loretta Lynch supervisora del FBI, ordenó que se trabajara en el asunto. Esta revelación reciente deja una duda seria de lo que Obama sabía y cuándo sabía de lo que estaba ocurriendo. Últimamente está disfrutando unas vacaciones muy recluidas y silenciosas en Hawaii. Quizás por esto, cuando todavía era presidente y se descubre que los rusos estaban actuando en las redes para afectar las elecciones, no tomó ninguna medida seria, excepto la de enviar un mensaje a Putin para que frenara la manipulación. Como si Putin fuera un señor que atiende amablemente a las sugerencias. La investigación ha verificado que la motivación de los rusos no era la de ayudar a Trump necesariamente, aunque también lo intentaron, sino crear una desconfianza total en el sistema electoral, en lo cual tuvieron tremendo exitazo. Pero nunca fue debido a la colaboración con Trump. Una vez que el FBI aceptara trabajar en el caso, procedieron presentarse ante los jueces de FISA (corte de vigilancia extranjera) donde no existe un abogado defensor para proteger los derechos del investigado, pero donde el gobierno debe aportar toda la justificación necesaria para permitir escuchas, cosa que no se hizo debidamente. Se ocultó mucha información pertinente y ello traerá sus serias consecuencias pronto, según el nuevo fiscal general.

Procedieron con las escuchas a la campaña de Trump y comenzaron a divulgar por los medios, con el apoyo de los directores de la CIA, NSA y FBI quienes obviamente apostaron que ganaría Hillary. Al perder las elecciones, desde noviembre hasta que cambiaron los cargos adentrado el año siguiente, los del Profundo Estado, que incluían otros altos cargos de los servicios de inteligencia y fieles a Obama, continuaron con filtraciones convenientes a los medios para derrumbar la presidencia de Trump con todo tipo de acusaciones, incluyendo su estabilidad mental. Algo que para algunos parece factible al presentar nada más que una faceta de su personalidad, como lo hacen los medios. También es muy cierto que sus numerosos tuits desfavorecen su imagen, pero afortunadamente se ha moderado considerablemente. Mi apreciación es que si sus adversarios tienen que recurrir a la conspiración, la falsedad, la ilegalidad y la grave violación de la Constitución quizás tengan más estabilidad mental, pero también una criminal y dictatorial muy peligrosa. Los procedimientos de los demócratas han sido muy parecidos a los que se usaron en la URSS.

El nuevo fiscal general ya ha iniciado investigaciones contra los que tienen sus huellas en este caso. Y las palabras de Trump: “Esto no debe  ocurrir a ningún otro presidente” suenan muy funestas para algunos y esperanzadoras para los que sabemos lo que ha ocurrido, que no ha sido otra cosa que un intento de golpe de estado silencioso.

Es demasiado temprano para pronosticar las elecciones presidenciales del 2020. Los comentaristas (hasta los de la oposición) dicen que Trump tiene ahora más probabilidades. Pero leyendo las encuestas de Rasmussen, yo veo que las opiniones apenas han cambiado de un lado para el otro, por mucho que Mueller no haya encontrado culpabilidad. Los que le apoyamos no perdemos el interés en apoyarle y los detractores tampoco su odio. No sé si puede existir con Trump una persona ambivalente. Y de la forma que son las elecciones en EEUU, con los votos electorales de cada estado, tenemos unos 8 estados con unas diferencias muy pequeñas, que pueden ir a un lado u otro. Si Trump continúa con sus programas y los demócratas se marcan más a la izquierda como parece, no presentan programas que interesen a los votantes como hasta ahora, insisten en el impeachment y se destruyen con serias acusaciones entre ellos durante las primarias, Trump ganará. Pero tampoco se puede permitir un paso el falso, ni contar con que los demócratas se radicalicen. Ya hay cerca de 20 candidatos y algunos (desconocidos ellos) piensan apostar por algo más centrista. Aunque en ese caso, tendrán sus problemas con los radicales de su propio partido. Tampoco lo tienen fácil y puede pasar cualquier cosa todavía.

kindergarten-del-clima

Parece sensato pensar que tal vez el chicle no se pueda estirar infinitamente, y se acabe rompiendo. Y que la pregunta clave sea el punto en el que el cuento del clima empiece a producir cortocircuitos en los cerebros menos infantiles del Kindergarten.

“Quiero que entréis en pánico. Quiero que actuéis como si la casa estuviera ardiendo.”

Greta destacó que para 2030 -“10 años, 259 días y y 10 horas a partir de ahora”- el mundo puede enfrentarse a una reacción en cadena que lleve a perturbación en nuestro ecosistema que cambiará la civilización como la conocemos.

“Estos cálculos no son opciones o especulaciones atrevidas. Son proyecciones basadas en cálculos científicos, a las que han llegado todas las naciones a través del IPCC”.

La alegre charla no viene de una escena de una película de Monty Python. Es del encuentro más atendido que haya habido nunca en el Comité de Medio Ambiente del Parlamento Europeo. Y la niña parlante cosechó los mayores aplausos y felicitaciones [–>].

greta-thurnberg-prlamento-ue

¿De verdad se puede hablar en serio sobre estas payasadas que ocurren en el Parlamento de la Unión Europea? Pues hablemos en serio, aunque dé vergüenza. La niña se basa en un informe especial de IPCC sobre el calentamiento Global de 1,5ºC [–>]. Y Myles Allen, su autor principal, explica que 1,5ºC es un aumento de temperatura sobre lo que llaman “temperatura preindustrial” — a finales del siglo XIX. Y que como ya hemos subido un grado desde entonces, o tal vez 1,2º contando con la incertidumbre, eso quiere decir que sí es posible que en 2030 lleguemos a 1,5º sobre esa temperatura preindustrial. Pero que solo supondría entre medio y un cuarto de grado más que la temperatura actual.

 “… eso, que es más o menos como lo que hemos subido desde 1990, no les va a parecer el armagedón a la gran mayoría de los sonoros adolescentes de hoy. ¿Y qué van a pensar entonces?

Bueno, pensar no parece que sea el fuerte de los niños del clima, pero en ningún caso necesitan esperar a 2030 para ponerse a usar el cerebro. Solo tienen que mirar algo tan simple como la diferencia de clima entre La Coruña y Vigo  (0,7º más de temperatura, y un poco más de lluvia) para comprender que su pretendido armagedón es mucho más pequeño que esa diferencia.  Y además no es a peor, sino a mejor.

Si la payasada fuera cosa de los niños, cabría la esperanza de que se cure con la edad. Pero no, no cabe. Sus abuelas son peores. Kindergarten con canas.

emma-thompson-climate-kindergarten

Emma Thompson estaba en Los Ángeles, cuando se enteró de una protesta organizada por Exctinction Rebellion para exigir que los gobiernos tomen la acción necesaria contra la Emergencia Climática y Ecológica Global. Y no se le ocurrió mejor idea que volar 8.700 Km, hasta Londres para poder participar. No eligió otras ciudades más cercanas donde se celebraba lo mismo, el mismo día. Como Vancouver (a 1.800 Km.) o Méjico (a 2.000 Km.). Ella es más de Londres. Pero los aviones, que son exactamente la actividad humana individual con mayor huella de carbono que existe, no son ningún problema para Thompson [–>].

“Si pudiera usar vuelos limpios, lo haría. Pero plantaré más árboles”.

emma-thompson-climate-kiss

A estas alturas ya sabemos que no son los “negacionistas” los que van a acabar con el cuento del clima. Tampoco los datos; es una teoría que lo aguanta todo. Pero hemos visto que cuando el Kindergarten empieza a meter chicos en las duchas de las niñas, siempre que aleguen que se sienten de género confuso, o fluido, lo que ocurre es que llega Trump. ¡Porque el chicle no se puede estirar más, y se rompe! Y la gran pregunta, si la tesis fuera cierta, sería saber cuántas Emmas y Gretas  puede aguantar el chicle de la Gran Emergencia Climática y Ecológica Global.

emme-fly

Las fotos y las citas son del Daily Mail y del Euobserver:

 

Al principio me encantaba Twitter. Era como un mega periódico global, en tiempo real, y con una selección a la carta. E interactivo hasta cierto punto. Un poco interactivo -con suerte- respecto al camarero, y mucho entre los comensales. O entre el grupo de comensales que estuvieran conectados entre sí. El resultado era muy informativo, tan “culto” (ciencia, pensamiento) como pudieras desear, y francamente divertido.

Es verdad que siempre tuvo tendencia a la formación de tribus de cafres en guerra permanente. Pero con una selección un poco cuidadosa de la gente a seguir no era muy difícil librarse de los salvajes. Circulaban por ahí, pero no te los tropezabas demasiado. O no con una frecuencia insoportable. Y además, tampoco estaba de más encontrarlos de vez en cuando; a todos nos puede gustar hacer el cafre ocasionalmente. La gracia es que no se desmadraba, si esa era tu elección.

Pero Twitter, así, perdía dinero. La base era muy buena. Millones y millones de usuarios que lo han adoptado como una parte imprescindible de su vida. Y sin embargo, no daba dinero. Tenían que hacer algo. Y lo hicieron.

Pero lo que hicieron fue un sistema basura para ordeñar el ganado. De repente ya no te encontrabas en la aplicación lo que esperabas de ella, ni de coña. Te tropezabas con lo que claramente no habías elegido. Lo malo eso que eso no querías, estaba muy bien seleccionado. Era, digamos, mierda estimulante. En el peor sentido posible del término. Por poner un ejemplo claro entre muchísimos posibles, Bea Talegón. Una máquina de decir chorradas y burradas, a las que es muy fácil y divertido contestar. Pero hacerlo es francamente contraproducente para ti, y muy bueno para Twitter. Se convierte en una especie de competición sobre la respuesta mas ingeniosa a la imbecilidad. Y pierdes miserablemente el tiempo usando el programa, mientras que Twitter te tiene más tiempo enganchado y expuesto. Digamos que te ordeña más, y a un precio mucho más barato. Es mucho más fácil ser Bea Talegón que Sam Harris, y por eso hay muchas más. Y si te has apuntado a Twitter para encontrar lo que dice Harris, pero el sistema consigue que te enganches con las Talegones, tú estás haciendo el idiota, y Twitter está haciendo su agosto.

Este sistema de Twitter basura empezó a ser obvio hace un par de años. Y librarse de la basura, sin dejar de usar Twitter, no es nada fácil. Puedes ponerte a bloquear Beas; pero no resulta, porque son infinitas, y porque la gente te las acaba metiendo por saco en forma de pantallazo. Puedes dejar de seguir, o silenciar, a la gente que te larga muchas Beas. Pero es delicado; porque hay amistades, y también te fastidia perderte la parte no-Bea de lo que ponen. Y al final no haces nada, y acabas tragando basura en modo industrial. Convencido de que el mundo sería un lugar mucho mejor si desapareciera Twitter. O sea, literalmente como un drogata.

Bien, imagina que quieres estar al día, de una forma rápida y eficaz, de alguno de los asuntos interesantes en curso. Pongamos el Brexit. ¿Qué haces? Una lista, claro. Lo impresionante es lo corta que puede ser esa lista para que tengas un sistema perfecto. Sólo necesitas un puñado cuentas que sepan del asunto, que lo sigan en tiempo real, y que nunca, nunca, nunca, te planten a una Bea Talegón en su time line. Entre lo que escriben ellos, y lo que enlazan, tienes todo lo que puedas desear. Y sin perder ningún tiempo con Bea. Mira qué fácil.

Sí, dos de los tres son periodistas, y eso suena muy mal. Pero sonar no es ser, y el caso es que sigue habiendo muy buenos periodistas que hacen exactamente la función que siempre se les ha supuesto. Lo único necesario es meterlos en una lista, y tener muy claro que a lista tiene que ser pequeña y selecta (sin Beas). Vaya, la idea original de los clubes de Londres. Poner una valla para que el zoo quede al otro lado.

Y claro, si funciona para el Brexit, ¿por qué no va a funcionar para el resto? Y sí; funciona de narices. Es muy difícil seguir a muy poca gente muy selecta en Twitter; pero es muy fácil ver que con muy pocos miembros, una lista hace muy muy bien su función. Tampoco necesitas tantas listas. Y son mucho más fáciles de manejar, por su brevedad. En seguida te das cuenta si alguien no se corresponde con lo que esperas en ese club, y lo sustituyes.

¡Twitter vuelve a ser estupendo! Y sin quitarle tiempo a otras cosas. Ni siquiera pierdes del todo el chascarrillo y el cafrerío, porque siempre te puedes dar una vuelta por el zoo (la parte fuera de las listas) cuando estás en ese plan. Pero es muy distinto tropezarte con Bea, cuando estás en ese plan, que por obligación. Es otro mundo.

Bueno, podría pensarse en un peligro. Que Twitter volviera a perder dinero si este tipo de trucos se generalizara. Pero no creo que haya ese peligro. Por una parte, ya habíamos quedado que el mundo sería mejor si Twitter desapareciera; y por otra parte, los clubes son un coñazo para los animales … ¡porque no son el zoo! La valla tiene una función en los dos sentidos.

Que no se me enfade Bea. Quien dice Bea, dice Trump, etcétera. Es una forma de hablar rápido, y que se entienda fácil.

El caos del Brexit esta produciendo lecciones que deberíamos aprovechar. Y muchas de ellas van completamente en la línea del caso de la secesión de Quebec,  con el dictamen del Tribunal Supremo de Canadá del que salió la famosa Clarity Act. En ambos casos la clave es esa, la claridad. Evitar la falta de claridad y el votar a oscuras, obteniendo un resultado que muy bien puede no ser el que se pensaba al votar.

En Canadá lo hicieron por dos medios. Por una parte, elevando la barrera. Exigiendo una “mayoría clara”, mayor que una mayoría simple. Para no jugarse una decisión tan grave al albur del humor cambiante del momento. Y por otra, con un elemento menos conocido pero probablemente más relevante. Explicando, ¡antes de la votación!, toda una serie de cuestiones bastante complejas y delicadas que necesariamente habrá que negociar de cara a una eventual secesión. O sea, después del voto viene una negociación en la que hay que resolver, con un pacto, toda una serie de problemas … esencialmente imposibles de resolver.

En el Brexit está surgiendo una mayoría dentro de los laboristas, con apoyo de los nacionalistas escoceses, que quieren forzar a Corbyn para que exija lo que llaman un “voto de confirmación”. Que supone que, una vez que haya un acuerdo de salida, o la decisión de una salida sin acuerdo, volver la decisión al electorado para que elija si quiere esa forma de concreta Brexit, o prefiere dejar las cosas como están.

Es evidente que la diferencia en las soluciones viene por el distinto momento en el que se paren. Una antes, y la otra después de un referéndum diabólico. Pero las dos apuntan a lo mismo. Una respuesta binaria a un problema complejo es una respuesta a ciegas. No puedes saber qué coño estás votando. Por la sencilla y muy matemática razón de que, mientras que no cambiar lo que hay es una sola solución (seguir como estamos), un cambio indefinido tiene muchas soluciones posibles. Y normalmente no es el caso que todas esas posibles soluciones les gusten a todos más que el no cambio. Lo mayoritario tenderá a ser que si el cambio es de esta forma, lo prefiero; pero si es de esta otra forma, ni de coña.

Tiene guasa cómo se usa el “principio democrático”. Para todos los antisistema, y el secesionismo es lo más antisistema que cabe, su idea de la democracia parece ser del tipo de asamblea de kindergarten. Vota algo con nombre muy bonito, pero con concreción muy indefinida, que luego ya te diré yo cómo va el reglamento. O sea, literalmente, vota a ciegas. Pero para ellos un voto de confirmación, en el que se decide entre A (concreto) y B (ya concretado), resulta que no es nada democrático. ¡Porque el pueblo ya había decidido (lo que no podía saber cómo iba a ser)!

Cuando hablan tan pomposamente de democracia, conviene distinguir sin están hablando de democracia kindergarten.

democracia-kindergarten

 

 

 

Por Rafael Fernández-Cotta, desde el Sahel

No se si habéis oído hablar del cinturón verde que quieren hacer en el Sahel, desde Senegal a Egipto. A lo mejor no, porque el público de la plaza me parece que no tiene por costumbre leer las web ecolojetas. Valga esto como ejemplo (clic):

sahel-cinturon-verde

Joé con el articulito. En Senegal dice que van a plantar ni mas ni menos que 30 millones de acres, unos 13 millones de hectáreas, pero el país tiene 200.000 Km2, que son 20  millones de has. Y el Sahel ocupa menos de la mitad del país.  Y el  desierto no tiene sentido plantarlo si no es de riego.  La realidad es que hasta ahora de árboles se ha plantado poquísimo, porque es una mala idea.  Un disparate detrás de otro.

Todo es, no sé cómo decirlo, de retrasados mentales, como de idiotas. Y alucino con que el mundo mundial, o al menos el 90% del mismo, se lo crea y aplauda. Hay mucho, muchísimo  dinero por medio.  Yo tengo mi modesta parte. Suministro semilla de una hierba de alto rendimiento para alimentación animal y biocombustibles. En cuanto a alimentación animal funciona bien, y las plantas de bio están montándose, para complementar a pozos de petroleo que están empezando a producir. Veremos a ver, sobre el papel funciona. En Brasil funciona y nosotros la hierba que estamos plantando produce el triple que la caña de azúcar. En los cultivos se esta invirtiendo más que en el cinturón de árboles, aunque no se le dé la publicidad.

Yo de árboles no soy especialista, pero de hierba sé, y un ingeniero funcionario del estado, le explicó a la ministra un resumen de como funciona, mas o menos lo que comentamos juntos. La tía sale por la tele y en los periódicos diciendo una serie de disparates sin sentido. Daba algunas cifras correctas, pero todas las ideas disparatadas,  y poniéndole a algunas cosas un cero de mas.

El cultivo de la hierba es endemoniadamente complicado, con muchísima tecnología; sobre todo si es en ecológico, no es cosa de labriegos locales. Ni de ministras de letras. Es como darle una clase de cálculo diferencial a un grupo de analfabetos. Se quedan en blanco. Por eso todo está destinado al fracaso. Algunos grandes agricultores, algunas multinacionales,  por supuesto que cultivarán la hierba con maquinaria pesada y chuparán del bote ecolojeta. Eso claro que va a funcionar, pero a los pobres, que se suponen los destinatarios,  la cosa les va a afectar poco. O nada.

La hierba y los cursos para aprender a plantarla nos los aportó una ONG española. De los agricultores “locales”, hay  libaneses, españoles, algunos franceses y algún senegalés rico. Pequeños agricultores senegaleses,  tanto hombres como mujeres, CERO. Catapún chim pun, que el proyecto es para combatir la pobreza femenina en las aldeas.

Un amigo francés me lo resumía. En Toulouse está la central de Airbus. Y en Sevilla se fabrican muchas piezas. Y en los dos sitios hay buena agricultura. Si queremos que en los países africanos  puedan hacerlo igual, que las ONG empiecen a practicar construyendo aviones, antes de meterse en complicaciones con la agricultura.

La retraca es el cinturón de árboles, porque los arboles llevan 30 años extendiéndose ellos solos, por el CO2, que en regiones frías mejora algo la producción, pero en el Sahel su efecto es muy fuerte, porque le ahorra agua a las plantas. Y está tan a la vista, y se ha publicado tantas veces que el planeta esta mucho más verde, en especial el Sahel …

¿Que les pasa a los políticos y a los periodistas?  Está demostrado que plantar arboles en sitios áridos sin riego es un sinsentido. Si llueve varios años seguidos, los árboles salen solos, no hace falta plantar, si no llueve en todo un año, los que se planten se secan. Pero qué tonterías digo. ¿A Senegal que coño le importa eso? Yo debería de callarme. Dinerito, dinerito calentito de los europeos, que van de sobrados. A ver si me cae alguna otra pedrea.

Esta es, para mi,  la mas surrealista de las estafas. Dentro de 20  años nos enseñarán el cinturón verde  que estáis pagando,  en buena parte, los europeos,  como gilipollas, pero que en realidad es gracias al  CO2, como modelo a seguir, para que veamos que el dispendio funciona.  Y la mayoría de la progresía comprará  la idea.