Por Luis, desde Florida

muro-trump

Muchos periodistas extranjeros se olvidan de poner los temas en el contexto histórico y político adecuado, porque La Pared no es un tema nuevo, ni mucho menos, y hay que estar alucinando para decir que no está totalmente relacionado a la inmigración ilegal. Ésta ha ascendido en progresión geométrica durante los últimos 20 años. Es más, hace ya 30, Ronald Reagan en una acción criticada por los conservadores, concedió amnistía a 2.5 millones de ilegales en 1986. Y para el 1995, Bill Clinton ofreció un discurso contra la inmigración ilegal porque ya teníamos 5.5 millones adicionales. Abajo un extracto que todavía se mantiene vivo en YouTube:

“Todos los americanos, no sólo los estados más afectados, se encuentran indignados con razón por la enorme cantidad de ilegales que entran a nuestro país. Quitan puestos de trabajos a los ciudadanos (y mantienen bajos los salarios, añado yo) La gran mayoría no tienen ni oficios, ni experiencia. Requieren demasiados fondos de los que necesitamos para nuestros servicios sociales y es por lo que esta Administración se va a mover agresivamente para asegurar las fronteras, bla, bla, bla.”

Durante los últimos 25 años, hemos oído numerosos discursos de políticos incluyendo el de otros demócratas como Obama, Hillary Clinton y el líder minoritario del Senado Chuck Schumer (D) exigiendo que se ha de frenar el flujo de inmigrantes y que se ha de reforzar la frontera. Aquí un video de 3 minutos recogiendo sus declaraciones en diversos momentos.

https://www.bing.com/videos/search?q=schumer+2009+illegal+immigration+video&&view=detail&mid=6732C71341602FF59C426732C71341602FF59C42&&FORM=VDRVRV

Pero ya antes de estas declaraciones, en el año 2006 Bush W firmó la ley que pasó por el Congreso y Senado con amplias mayorías e incluyendo el voto de los entonces senadores Obama y Hillary y Schumer, la llamada Acta de Valla Segura (Secure Fence Act of 2006).  En ella dice:

“Se autoriza la construcción de cientos de millas de valla adicional en la frontera del Sur. Vallas, barreras vehiculares, garitas y luces para evitar la entrada de ilegales. Se autoriza también al Departamento de Seguridad de la Patria incrementar el uso de tecnologías avanzadas como cámaras, satélites y drones para reforzar la infraestructura de la frontera.”

Bajo esa ley, se construyeron casi 670 millas de las 2.000 que hay entre México y EEUU. Ésto marca precedente y autorización al ejecutivo mediante el Dept de Seguridad de la Patria.

Viendo que la inmigración ilegal ha subido de 5.5 millones en el 1995, a 22 millones (según la Uni. de Yale) hoy día, y considerando las opiniones y discursos recientes, uno pensaría que los $5.700 millones pedidos por Trump para restaurar y construir unas 230 millas adicionales, no sería ningún problema. Pero desde que Trump lo ha pedido, no han querido dar un centavo. Y ambos lados han sacado todas las navajas y sables políticos para pelear por o contra dichos fondos. Pelosi dijo que no daba un dólar, pero al final cedió $1.375 millones. Trump pidió $5.700 millones y firmó por mucho menos. Al inicio, todos pensamos que claudicó y perdió la batalla política. Lo que no creo que se imaginaban los demócratas (ni nosotros), era que Trump iba a aceptar simplemente ese dinero, cosa que sin otra alternativa hubiese sido un fracaso político. Pero se sacó de la manga la Emergencia Nacional con sus alternativas desconocidas entonces.

Obviamente, la primera reacción de los demócratas y de los medios fue gritar que era inconstitucional. Yo no creo que los demócratas, que tachan de estúpido para arriba a Trump, se dieron cuenta de la maniobra que les hizo.

Explico la Constitucionalidad de la Emergencia. El alegato es que el Congreso ha dado una cantidad X para dicho uso y que el presidente no puede gastar dinero que no lo haya aprobado. Pero no es totalmente así. Primero, como se ha indicado, el Congreso ha autorizado en el pasado al Dept. de Seguridad de la Patria, que está bajo la dirección del ejecutivo para usar fondos en la frontera. Segundo, el presidente dispone de otros fondos que puede usar a su discreción. Por ejemplo, hay cientos de millones que se han expropiado a carteles/traficantes/criminales que los puede usar. Fue el senador Ted Cruz, experto en la Constitución quien sugirió: “que pague El Chapo por La Pared”. Tercero, que Trump y el ministro de Defensa se llevan bien y parece que de los fondos designados a la construcción de viviendas para los militares, hay algunos a plazo largo que los pueden utilizar con contabilidad y razonamientos artísticos: “La Pared es parte de la Defensa Nacional”. Y en el futuro pueden arreglarse con otros presupuestos.

Como era de esperar y lo predijo Trump, los 16 estados demócratas ya han puesto una demanda en la Corte alegando que no existe una Emergencia y que no se acata a la Constitución. Claro que, lo que significa una Emergencia depende mucho de las posiciones políticas. Lo que sabemos es que en el momento hay 31 emergencias vigentes y la gran mayoría en forma de sanciones.

Una “emergencia” vigente son las sanciones a los que afectaron el proceso de elecciones en Zimbawe, durante Robert Mugabe. Otra es la pandemia de la gripe H1N1. Otra, las sanciones de los colaboradores con los piratas de Somalia. Otra las sanciones a los miembros de las bandas Los Zetas (mejicanos), Circulo de Hermanos (rusos) Yakuza (japoneses) y Camorra (italianos). Por cierto, a Obama, que firmó las tres últimas, se le olvidó firmar otra para los numerosos crímenes que se cometen en ciertos vecindarios, de lo cual debería estar bien familiarizado, en vez de exhibirse por el extranjero.

Lo de Trump es tanta emergencia como las anteriores y hasta el fiscal general de California, Xavier Becerra, que está liderando la demanda contra Trump, ha admitido que tienen pocas posibilidades de ganar.

Como Trump no es precisamente uno que le gusta jugar a un ping-pong amigable con los adversarios políticos, ha iniciado un revanchismo contra California. Hace más de 10 años, California inició el ambicioso proyecto de construir un tren AV entre San Francisco y Los Ángeles. En el 2008, calcularon que costaría $33.000 millones por los 1.300 kms y que lo finalizarían para el 2020. Pero ahora calculan que les costará por lo menos el doble. Para el 2025 habrán construido unos 200 kms por el valle central y agrícola de San Joaquin y ya han gastado $10.000 millones. Han construido la parte más fácil y con menos población por mucho. Como para llegar del valle a las ciudades de San Francisco y Los Ángeles tienen que construir túneles que atraviesan las montañas de la costa, el costo incrementará enormemente. Hasta el punto que el nuevo gobernador ha declarado lo siguiente en un discurso:

“Tenemos que ser realistas. Por la forma que se planificó, este proyecto costará demasiado y respetuosamente, tomará demasiado tiempo. Ha habido muy poca vigilancia e insuficiente transparencia.”  

“Let’s be real,” Newsom continued. “The current project, as planned, would cost too much and respectfully take too long. There’s been too little oversight and not enough transparency.”

En el inicio, el gobierno federal aportó $3.500 millones en asistencia y recientemente había prometido otros $900 millones. Para iniciar, el Dept. de Transportes, bajo las órdenes de Trump ya ha retirado estos millones y se ha puesto a estudiar la legalidad para retirar los otros $3.500 millones. Veremos en qué queda esta batalla.

Es curiosa la posición del nuevo gobernador, considerando que ha declarado todo el estado “santuario” para los ilegales, quienes ya son cerca de 3 millones. Según este estudio de la organización FAIR (Federación para una Reforma de Inmigración) a California le cuestan $25.000 millones anuales, $12.000 de los cuales son en educación y otros $2.000 para enseñar el inglés a estudiantes que no lo saben. En total son unos $2.300 por familia californiana por esta posición que desafía las leyes federales.

Volviendo a la La Pared y la Emergencia, Trump ya tiene $1.375 millones asegurados para empezar y después otros más (no sabemos exactamente cuánto) para construir un porcentaje serio de lo que se propuso inicialmente. Parece que los demócratas subestiman demasiado a este presidente y hoy La Pared es un tema que ha desparecido del grueso de las noticias.

Abajo el artículo de Javier Ansorena, del ABC, con diferentes argumentos para contrastar.