vox

Si la histeria con Vox afectara solo al kindergarten, tendría hasta gracia. Imagina un planteaminto que podría ser muy convencional:

A mi Vox no me dice nada, pero visto el baile el San Vito que le ha entrado a toda la recua posmoderna, dan hasta ganas.

Podría servir para una estrategia del tipo: nene, o te portas bien, o llamo a Vox. Y cuanta más histeria, más posibilidades tendría la jugada.

Lo que no se entiende es que el síndrome también afecta a bastante gente dentro de lo que podríamos llamar “normal”. Esto es, adulta y razonablemente ajena al kindergarten. ¿De dónde viene esa histeria? Y no explican mucho; se limitan a repetir las etiquetas mágicas de los niños. Extrema derecha; ultra derecha; fascistas. Como si eso quisiera decir algo claro y definido, y todos tuviéramos que entender su significado. Pues no, mira; NPI. La etiqueta se le ha aplicado al PP, y a Ciudadanos, con notable frecuencia; y al PSOE, a veces. Y en ese plan solo podría significar: ni comunistas tropicales, ni etno-nacionalistas, ni filo-terroristas. Y eso es imposible que describa algo “malo”, ni siquiera inconveniente. Al contrario, sería una medalla; un título de virtud.

Estamos hablando de la histeria con Vox, no el desacuerdo con ese partido. Concretamente, esa idea de que son apestados con los que no se puede tratar, como propone Manuel Valls. Obviamente tiene un alcance mucho mas restingido; ni en sueños alcanzaría a otros partidos que no sean Vox. Bien, pero, ¿por qué? Si lo de extrema o ultra derecha va de designar una zona de la geografía política, o bien no tendría por qué ser automáticamente pecaminosa, o bien -si uno abomina de las posiciones alejadas del centro- debería afectar tanto a la derecha como a la izquierda alejadas del centro. Y serían tabú, tanto la extrema-ultra derecha como la extrema-ultra izquierda. Así tendría un sentido, pero Valls y compañía no van por ahí. Para ellos hay algo malo en un extremo que, al parecer, no hay en el otro. Lo de ¡fascistas!, supongo.

Vale, ¿y qué quiere decir fascistas en este contexto? ¿Que proponen un partido único, con totalitarismo, y un control estatal de la economía con grandes dosis de estado del bienestar – a la Mussolini? Eso no puede ser, porque no es lo que propone Vox. Ni de lejos. Hay otras inconveniencias que sí parecen padecer los de Vox, a juzgar por sus propuestas. Y pueden ser rechazables para Valls (o para mi), pero que ni de coña definen algo que se pueda llamar “fascismo”.

  • Nacionalistas. Vale, pero ni eso hace fascistas por sí solo, ni los etno-nacionalistas separatistas lo son en menor medida. Al contrario.
  • Meapilas. Como si la clásica Democracia Cristiana fuera a ser fascismo.
  • Xenófobos. Sí se les puede achacar un matiz de xenofobia. Pero en cualquier caso, estarían a años luz de los egregios racistas que hacen política con supuestos baches en el ADN, o el RH, o los genes ¡franceses!; y directamente largan insultos étnicos sin el menor complejo. Quiero decir que si se ha de considerar xenófobo a Vox, serían como un convento de delicadas monjitas dentro del mercado de la xenofobia. Salvo que la hispanofobia no entre en xenofobia, y me cuesta creer que Valls y compañía sean capaces de defender eso.

Y ya solo nos queda la posibilidad de que “fascistas” sea un término genérico para decir “malos”. Como el pecado, el maligno, los intocables. Puede ser. Pero, fuera de la religión, los malos son los que se comportan mal. Y en política, comportarse bien o mal depende de lo que el sistema político concreto defina como deseable, o a evitar. En un sistema basado en la libertad de expresión, el voto, y los derechos ciudadanos, no tiene duda de que la quintaesencia del mal comportamiento ha de ser lo que atente contra esos principios. En el máximo grado, la violencia contra la libertad de expresión, los derechos políticos, o el voto. Y entonces no hay más que preguntarle a Valls (o a cualquiera). ¿Quién crees que te va a impedir violentamente dar un mitin; Vox, o más bien esos otros extremos para los que no ha sugerido ninguna medida sanitaria? ¿O quién apuestas que se va a manifestar contra el resultado de unas elecciones?

Menos lobos, Caperucita. Discrepancias con Vox, todas. Pero no más que con otros extremos. Y de “fascistas” o intocables, nada. Para hacer de algo un pecado en política, tienes la violencia de motivación política. Hay que mejorar esas gafas.

mitin-violencia