Por Luis, desde Florida

Cada vez que veo en TVE un reportaje sobre EEUU, la presión arterial me sube al máximo. Y es que sólo dicen aquello que les conviene para la narrativa a la que se pegan como una lapa.

Hablaron menos de un minuto para describir la enorme tragedia del pueblo Paradise de California. Reportaron acertadamente sobre la enorme tragedia y sobre el hecho de que Trump echó la culpa al mal manejo forestal. Pero se apresuraron a mencionar el mamorro del momento, el Cambio Climático, como la causa primordial del problema. Y me recuerda a lo que dijo el asesor político de Obama, Rahm Emanuel: “No desaproveches una crisis seria… [para avanzar un fin político]”. Hoy día, si llueve mucho, o hay sequía, o hay días calurosos, o llegan olas de frío polar…. la culpa es del Cambio Climático. No fallan!

Si vamos a hablar del clima de California, deberíamos saber también de su geografía. Para empezar, hace frontera con Nevada que es muy desértico. Yo he dado la vuelta al lago Tahoe, cuya orilla del este es parte de Nevada y la del oeste de California. Se podría describir como un cráter enorme al estar rodeado casi en su totalidad por Sierra Nevada. Estuve un 6 de junio y en la carretera, cerca de las cimas se veía todavía algo de nieve. A una hora de camino, abajo, en una de las playas del lago la temperatura era veraniega. Reno (Nevada) queda cerca y está prácticamente en el mismo paralelo que Sacramento (así como Paradise, lugar del incendio). Pero su altitud sobre el nivel del mar es de 1.300 mts (al doble que Madrid) y la de Sacramento 7 mts. Por la parte sur de California, cerca de Los Angeles se halla el desierto de Mojave que es dos tercios del tamaño de Portugal y se extiende hasta Arizona, atravesando la zona sur de Nevada (Las Vegas).

luis-california

Las Vegas se halla a una altitud de casi 700 mts (como Madrid) y Los Angeles, obviamente también al nivel del mar.

El aire de la cuenca entre la cordillera Rocky Mountains y Sierra Nevada, que abarca los estados de Utah, Nevada y Arizona, comienza a enfriarse en otoño y ello inicia un movimiento hacia las zonas bajas de California. Llegan a su máxima intensidad en noviembre y diciembre, reduciéndose en la primavera. El aire entre las cordilleras es seco y por razones de termodinámica en su viaje hacia la costa y al bajar de altitud, aumenta en temperatura y desciende en humedad relativa hasta menos del 10%. Los vientos producidos alcanzan unos 65 kms/hr. Wikipedia nos describe así:

Los vientos catabáticos calientes se originan al atravesar una masa de aire un obstáculo geográfico, como una cordillera. Se produce, en ese caso, una serie de procesos dinámicos y adiabáticos que provocan aumentos en la velocidad, la temperatura y la sequedad del aire a sotavento del obstáculo. Estos procesos tienen su culminación en el denominado efecto Foehn, que se produce cuando parte del vapor de agua que contiene el aire se condensa a barlovento del obstáculo.

luis-catabaticoEn la zona sur de California, los vientos tienen el nombre de Diablo o Santa Ana. Hay varias teorías sobre el origen de los nombres que datan hasta los indios tongva y tatavian de hace 5.000 años, así como a los conquistadores, pero prefiero no especular sobre teorías, especialmente cuando hay varias. De lo que no cabe duda es que las cordilleras, la cuenca, la diferencia en alturas y las condiciones del aire en los diversos lugares han sido así por miles de años y no cuando se han puesto a rodar las camionetas y los SUV’s para causar el supuesto Cambio Climático.

También se sabe que, sobre los mencionados vientos se escribió nada más llegar el colono a California, en los primeros años de los 1800’s. Además de los incendios, la primera gran sequía se registró en el 1841. Después en los 1863-64. En los 1930’s, las llanuras de EEUU sufrieron el famoso “dust bowl” (cuenca del polvo) que hizo emigrar a las ciudades a multitudes. También hubo otra sequía importante en California en los 1947-50 y por fin, el estado inició el proyecto de canales y pantanos para administrar el agua. Creo que queda claro, que los incendios no son principalmente por el Cambio Climático, sino por la geografía y las condiciones atmosféricas y topográficas del estado. En el 2015, el gobernador Jerry Brown estuvo quejándose de la sequía, hasta que el 2016-17 le llegaron enormes aguaceros y los embalses quedaron saturados de agua.

No le falta razón al presidente Trump al criticar al gobernador Jerry Brown, un ecologista sin fronteras, que ha administrado desastrosamente su estado. Entre el estado de California y sus municipalidades tienen una deuda combinada de 1.3 billones (europeos). Ver link

Y el artículo indica que hay infraestructuras sin las reparaciones necesarias, nuevas que se necesitan y en lo referente a los bosques e incendios hay más de un millón de árboles muertos que no se han talado y retirado debido a regulaciones ecológicas estrictas. Por las sequías, muchos árboles son víctimas de plagas y mueren. Encima, la densidad de los bosques está a niveles inaceptables y las zarzas y el chaparral tampoco es reducido con fuegos controlados que evitarían estos monumentales incendios. En vez, esta vegetación es gasolina para el fuego iniciado por un poste de electricidad impactado por un rayo, por ejemplo. Las dos cámaras de California pasaron una ley UNANIMEMENTE para mantener las zonas del tendido eléctrico limpias de vegetación seca en conjunto con las compañías eléctricas, pero Jerry Brown les sorprendió con un veto. Alegó que era redundante, aunque parece más bien que está siendo insuficiente.

Claro que parece ser que ha recapacitado y el gobernador ha admitido en privado que Trump tiene razón y que va a relajar dichas restricciones estrictas del talado de los bosques. Ver link

Trump, con la excepción de la crítica inicial por twitter sobre el mantenimiento de los bosques, ha estado al nivel de la magnitud de la tragedia por las pérdidas de vidas humanas, mostrando mucha gratitud a los que han arriesgado su vida y ofreciendo cooperación al gobernador Brown, quien ha sido algo así como Torra con el Rey. Brown no perdió la oportunidad de atacarle por no firmar el acuerdo de Paris. Brown ha desafiado las leyes federales pasando una ley que hace a California un santuario para ilegales y a quienes les ha dado 500.000 carnets de conducir para que con ellos tengan la opción de votar en sus elecciones. Brown ha insinuado que “le debe ocurrir algo a este tío, porque si no nos deshacemos de él nos va a torpedear América y el mundo”. Y encima, Brown se ha posicionado con sus propias palabras en el centro de la “resistencia” anti-Trump. Hay que admitir, que en su viaje a la tragedia de Paradise, Trump no podía ser más decoroso, considerando su historial y el de Jerry Brown.

Y para los de TVE tengo lo siguiente: Los americanos no son los únicos que no saben de geografía.