puigdemont-en-el-jura

Lo de Yupilunya es fantástico. Andan siempre desesperados, buscando dos elementos de apoyo moral: amigos internacionales y precedentes internacionales. Y esta semana, previa a la Díada, han cosechado dos éxitos formidaplas. Se han ligado a la extrema derecha racista de la UE, 13 parlamentarios entre 751, y han puesto una pica en el Jura.

– ¿El Jura? ¿Qué coño pinta el Jura en esta historia?

Es un precedente internacional de secesión. Pero, típico de Yupilunya, es un precedente que va en contra de lo que pretenden. Como lo de Quebec, que tanto citan.

Durante más de 800 años el Jura fue un estado soberano dentro del Sacro Imperio. Tras la paz de Westfalia (1648), estableció lazos estrechos con la Confederación Helvética. Y en el congreso de Viena (1815), entró a formar parte del cantón suizo de Berna.

Tenía un asunto lingüístico y religioso de esos que tanto nos entretienen. Con una población mayoritariamente franco-parlante y católica, era una “identidad” distinta dentro del cantón de Berna, germano-parlante y protestante. Y en 1979 organizaron un referéndum para separarse de Berna y crear un cantón propio. ¡El precedente! Un referendo de secesión en la civilizada Suiza.

El problema es que se trata de un precedente ideal para Tabarnia, y para la no secesión de España. Contiene los siguientes elementos que destrozan las pretensiones de Yupilunya:

  1. Los cuatro distritos, de siete, en los que no ganó el voto de secesión, se quedaron en el cantón de Berna. O sea, el Jura se separó en Jura Norte, con cantón propio, y Jura Sur, que se quedó dentro del cantón de Berna.
  2. La operación tuvo que ser aprobada por un referéndum en toda Suiza. En el que se exigían dos mayorías: de la población suiza, y de los cantones de Suiza.
  3. No era una separación de Suiza, sino dentro de Suiza.
  4. Para separarse de Suiza necesitaría el mismo acuerdo. De una mayoría de suizos, y de una mayoría de cantones. ¡Porque haría falta cambiar la constitución de la Confederación Helvética!

(Nota: lo de Canadá es aun más restictivo que lo de Suiza. Necesita la aprobación de todas las provincias, no de una mayoría de ellas).

O sea que Puchi nos acaba de traer un ejemplo perfecto … para lo que no quiere. Y además con mucho morbo, porque aquel referendo de secesión no fue nada definitivo. Todavía colea, y andan cambiando fronteras. El 1996, el distrito de Laufen cambió del cantón de Jura Norte al de Basilea Campiña. Y en 2007, la pequeña ciudad de Moutier, de mayoría francófona, pasó de Berna al Jura Norte.

¡Viva Tabarnia! Tiene un precedente impecablemente democrático, e impecablemente suizo. Lo que no tiene precedente, ni democrático ni suizo, es cepillarse una constitución sin tener en cuenta a sus constituyentes. Eso no se llama democracia, se llama revolución. Y tiene una dinámica bien distinta.

Gracias, Puchi.