No suele fallar. Llega un fraile gordo, borrachín y fornicador, y trata de convencerte de que comas frugalmente, no bebas, y de follar ni hablemos. Para salvar el mundo, el alma, o el prodigio superior absoluto que sea.

El DNC es el Comité Nacional del Partido Demócrata en EEUU. Recauda y organiza los dineros para las campañas, y tal. En junio tomó la decisión de no aceptar dinero de las pecadoras compañías de combustibles fósiles. Una forma virtuosa de luchar contra el “cambio climático”. Decían. Pero entre la virtud ajena y la propia hay una barrera muy difícil de superar. Y dos meses después se han cascado un Pedro Sánchez que no lo podría mejorar ni Tóntez mismo.

dnc-climate

Ya te haces a la idea. La monada es cara, pero no importa porque la vas a pagar tú.

Fuentes

Huffpost:

The Hill: