Por Luis, desde Florida

A regañadientes y amenazando que no lo hará la siguiente vez, Trump ha firmado el presupuesto del año fiscal 2018.

Análisis conservador. Por el think tank Heritage Foundation que asesoró a Trump en varios puntos del programa económico y han coincidido hasta ahora en casi todo.

Análisis progresista

Desafortunadamente, el presupuesto es un punto importante en el que el gobierno muestra su incapacidad para cumplir debidamente las funciones que implanta la Constitución. Negocian y negocian diversos programas hasta que llega el momento que no tienen fondos adicionales y pasan una (CR) “resolución a continuar” de la forma existente, sin reformarlo debidamente, retirando los fondos de aquellos programas que han sido un fracaso e incrementando los necesarios para nuevos proyectos. Por pura política y posicionamiento hacia sus bases, lo que hacen es algo parecido al desafío sobre quién de los dos pilotos es el último en parar el automóvil antes de estrellarse en el barranco. El presupuesto necesita 60 votos (de 100) en el senado y los republicanos tienen sólo 52. Necesitan cooperación de la oposición, pero típicamente los demócratas (como se ha demostrado en las últimas votaciones, aunque no en ésta) mantienen la línea del partido al 100%. Y el salirse de la línea significa que en las siguientes elecciones no recibes fondos ni apoyo del Partido Nacional. Un voto puede significar el futuro del político, a no ser que sea una figura importante en su propio estado. Como en esta situación tenían los votos necesarios para sus objetivos, los demás tienen permiso de disentir. Así dan la impresión que son bi-partidistas.

Y para evitar el cierre del gobierno una vez más y verse obligados a pasar las vacaciones de Semana Santa trabajando en Washington, han decidido pasar un presupuesto general de 2.232 páginas, las cuales han sido incapaces de leer por falta de tiempo. Algo parecido a la frase famosa de Nancy Pelosi: Hay que pasar la ley para saber lo que hay en ella. Seguido una ilustrativa foto de las páginas que se necesitaron en aquella ocasión.

Estoy sorprendido de que Pelosi no sufriera algún tipo de fallo cerebral o al menos emocional al expresar con seriedad semejante broma. En aquella ocasión fueron los demócratas que controlaban totalmente las dos cámaras, pero esta vez con el control (aunque incompleto) de los republicanos, han hecho algo parecido cuando se esperaba un presupuesto mucho más ajustado a la realidad del presente, así como a la agenda de Trump. Felices y sonrientes, 40 de los 48 demócratas han votado a favor y con la ayuda de 25 republicanos del Establishment han pasado el presupuesto con un precio de $1.3 billones (europeos). 24 de los senadores republicanos conservadores han votado en contra, sintiéndose traicionados como el presidente Trump que amenazó con rechazarlo. Con una mayoría republicana han ganado más los demócratas que los republicanos. El colmo! Con toda la fama de fundamentalistas radicales que tenemos, los representantes en Washington resultan ser unos merengues. ¿Será por el miedo que tienen a los medios? Deben saber que los medios les van a tirotear si hacen A o si hacen B.  A todo esto, Peter Schweizer, autor del libro Clinton Cash sobre su incalculable corrupción, ha escrito ahora otro libro sobre los métodos en los que Obama, Joe Biden, John Kerry… y sí, el republicano Mitch McConnnell, líder del Senado, han acumulado fortunas a través de familiares. La mujer de McConnell se llama Elaine Chao. Es hija de un inmigrante chino de Taiwan, James Chao. Éste tiene una empresa de transporte marino. No le ha faltado trabajo, aparentemente preferencial, y tiene 17 barcos. Hace un par de años, Elaine, que fue Ministro de Trabajo con Bush W y ahora es Ministro de Transportes, recibió un regalo entre $5 y $25 millones de su padre. (5 a 25 es la forma que exige el gobierno en la declaración)

El libro se titula Imperios Secretos: Cómo los políticos esconden la corrupción a través de familiares y amigos.

Volviendo al tema original y como dice la introducción del análisis de Heritage Foundation, el presupuesto ignora totalmente la situación inestable del fisco al aumentar la deuda que ya se halla en una situación muy peligrosa. El primer año de Trump ha sido muy esperanzador por las políticas de crecimiento implementadas. En estas situaciones, los recortes de impuestos deben ir ligados por cortes de gastos para evitar el aumento de la deuda que tanto hemos criticado a la Administración de Obama. Cuando los republicanos han logrado el control de los 2 poderes administrativos, ignoran la necesidad de recortar las partes del presupuesto que no son esenciales, aumentando la deuda a $21 billones (europeos) que será complicado afrontar aún contando con el crecimiento de la economía. Con el dólar debilitado y el desafío de China al usar el yuan para la compra de petróleo a Arabia Saudita, hace que este presupuesto ponga en mayor peligro la estabilidad económica en un futuro próximo. Los intereses de la deuda ya representan más de $400.000 millones anuales, que es la mitad de lo que se gasta en defensa.

Los conservadores están defraudados con los republicanos del Establishment, así como con Trump por no vetarlo. Aunque los votos estaban muy cerca de las dos terceras partes necesarias en ambas cámaras para invalidar el veto, quizás hubiese enviado un mensaje sobre la necesidad de evitar el aumento de la deuda. Pero también se hubiese armado un revolú político, porque (a) se hubiese cerrado el gobierno una vez más y hubiesen apuntado al culpable. (b) Los militares, con enormes necesidades, incluyendo sus salarios, hubiesen sufrido demasiado después de haber sido enormemente debilitados por las políticas de Obama. Las fuerzas armadas están al 45% de su nivel necesario. Yo creo que la presión de los militares (el Gen Mattis) le ha influenciado para firmar.

Este artículo de abajo ofrece un diagrama. En la parte izquierda muestra los cortes que pidió Trump. Y a la derecha los porcentajes que no obstante incrementó el Congreso a los mismos programas. Es obvio que los líderes republicanos de las dos cámaras han negociado de forma desastrosa.

Y ¿quiénes han salido beneficiados y perjudicados?

Bueno, para empezar, los perjudicados son los contribuyentes. Los militares han respirado con gran alivio. Un programa de infraestructura para los trenes y túneles que conectan New Jersey con New York, ha resultado muy beneficiado a pesar de las objeciones de Trump. El senador Schumer (D-NY) se estaba frotando las manos cuando anunció la adopción del presupuesto. La Pared de Trump ha recibido unas migajas: el 10% de lo que necesita. Está sugiriendo que, como la Pared representa seguridad nacional, el jugoso presupuesto del Pentágono le ayude. Pero me temo que es una idea infantilmente optimista y/o de negociante manipulador, porque las leyes del Congreso no lo permiten. Además sería otro “escándalo” que los medios aprovecharían para machacarlo. Algún tipo de malversación de fondos.

Otra organización beneficiada ha sido la de Paternidad Planificada cuyo negocio es el aborto y recibe $500 millones en ayudas, a pesar que les han encontrado vendiendo órganos de fetos, lo cual es un delito en EEUU. Los conservadores y Trump prometieron retirar dichas ayudas, pero los demócratas exigen fondos para la asistencia a la “salud” de la mujer. Un golpe duro para la base cristiana. También salió perdiendo la Ministro de Educación, Betsy DeVos, que estaba planificando un recorte para escuelas públicas controladas por las uniones de maestros y avanzar programas que dieran la opción a los padres del lugar donde irían a estudiar sus hijos. También el uso de cupones para poder ser usados en escuelas privadas y fomentar las escuelas magnet. Esperemos que en el presupuesto del año que viene tenga la oportunidad de implementar cambios, ya que las escuelas públicas no podían hacer menos con las enormes cantidades de fondos que reciben. Peor aún, los textos, la educación de valores, historia nacional y civismo están super-manipulados por la mentalidad progresista y lo políticamente correcto. Si los padres no hacen de contrapeso al inicio es difícil saber dónde va a terminar todo esto. Compararía al problema de la educación (adoctrinamiento) en catalán. Tengo una sobrina de 17 años,  brillante, educada normalmente y de corazón muy generoso. Sabía que yo había votado por Trump y en una charla familiar me grita a la cara que Trump es un malvado. O sea, ni siquiera se pregunta por qué su tío, que en otros conceptos le cae muy bien, puede votar por un malvado.

Abajo un high school visto por Google Earth de la clase media baja, del condado de Palm Beach. Vean el estadio de fútbol americano, las dos canchas de béisbol, las 8 de tenis y otras dos de baloncesto. En adición, en el interior hay un pabellón de baloncesto. Una muestra de la forma en que se gasta el dinero. (clic)

leonard

El presupuesto del condado para sus 190.000 estudiantes es de $2.500 millones, lo cual significa unos $13.000 por estudiante. Las escuelas católicas donde van mis nietos cobran $10.000/alumno y la educación, sobre todo en valores, civismo y preparación para la universidad, no tiene ni comparación. Otra prueba, que el gobierno no hace su trabajo al nivel del sector privado en la mayoría de los casos. Por eso precisamente, el objetivo de Trump, en la reforma de la educación debe ser una de las prioridades.