Por Luis, desde Florida

(UNA HISTORIA MÁS COMPLETA)

Todo inició con un estudio del Dr Alexander Kogan, quien pidió permiso para obtener datos personales de 270.000 participantes de Facebook y al acceso a sus correspondientes amigos, faceta que se realizó con una petición a cada individuo y éstos proporcionaron la información voluntariamente. Y de esa forma se podría acceder hasta 50 millones de individuos. Facebook no tuvo ningún problema con Kogan y así se construyó una herramienta para obtener el perfil psicográfico de cada participante. Cambridge Analytica obtuvo esos datos del Dr Kogan (no sabemos si le compraron o era parte de alguna artimaña entre ellos) y diseñó una forma de utilizar los perfiles para enviar anuncios o mensajes que supuestamente tendrían el efecto deseado: persuadir al usuario de Facebook. Obviamente, a simple vista parece ser una herramienta muy buena para marketing y las campañas electorales. Y se pusieron a vender su producto.

Antes de ir más lejos, quiero indicar que no es mi intención justificar lo que hizo Facebook, ni Kogan y menos Cambridge Analytica. El no notificar al usuario lo que se estaba cocinando es una falta de ética profunda. Pero también es verdad, que cuando navegamos por Facebook, o simplemente caminamos con nuestro celular, estamos proporcionando información a Google, o la NSA, o quien fuera. Después de visitar un portal ¿no nos vienen anuncios de ese negocio? A mí me llegan notificaciones de El Confidencial, ABC y muchos otros lugares que han comprado mi email de otros negocios que he usado en la red: viajes, ropa, palos de golf…. you name it! Por supuesto que quiero mi privacidad, pero de la forma que están diseñados los diferentes portales, me parece que es mucho exigir. Seamos honestos! Por mi negocio, he tenido hasta 2.000 emails de clientes que los he usado en mis promociones. Se les da la opción de salirse de mi lista y a otra cosa.

Pero como se trata de Trump, pues todo eso se ha ganado el calificativo de “robar datos”. Aquí hay tres muestras de miles que habrá habido

Y digo que es Trump, porque con Obama, que hizo lo mismo, se calificó como el inteligente uso de las nuevas tecnologías de comunicación. Obama es inteligente y Trump un ladrón.

Estas caricaturas lo describen muy bien

two-facebook

Claro que la caricatura es una forma graciosa de explicar, pero los artículos de abajo son pruebas. Carol Davidson, “directora de integración y análisis de los medios, declara que Facebook ya sabía que la campaña de Obama (2012) eran capaces de “succionar en su totalidad el contenido social”. Y Facebook les permitió sin objeciones.

No es solamente este blog el que escribe sobre las recientes declaraciones de la directora de Obama de su campaña en la red. Esta declaración debería echar un jarro de agua helada a los escritores de fake news, pero no. También la publicación izquierdista Mother Jones, alardea de la capacidad de Harper Reed usando su micro-targeting publicitario en Facebook. Este artículo del 2012, nos cuenta sobre el uso de alta tecnología que le proporciona a Obama la oportunidad de conocer a la votante Jane Q. Lo describen como algo fuera de órbita.

¿Se puede observar la forma en que los medios siempre califican a los demócratas como grandes intelectuales, mientras que los republicanos son siempre estúpidos o malvados? Por los mismos actos! Yo ya observaba este  posicionamiento desde el presidente Gerald Ford, en el 1974, a mis 29 años. Como Gerald Ford era un buenazo, tocaba atacarle de estúpido.

Y es muy importante también apuntar que no fue Donald Trump el primero en usar a Cambridge Analytics en la última campaña electoral. Fue Ted Cruz quien los contrató primero pagando $5.8 millones. Como ha salido a luz y Ted Cruz está en campaña electoral para el Senado 2018, le han hecho preguntas incómodas. Por mediación de la asistente Cruz ha declarado que Cambridge Analytics mainfestó por escrito estar actuando de forma legal y Catherine Frazier añade que “el programa y análisis de los datos de la campaña fueron construidos sobre una exitosa modelación de datos y un enfoque de micro-targeting de lo cual Obama fue pionero en las campañas del 2008 y 2012”.

“The campaign hired Cambridge Analytica as a vendor to assist with data analysis and online advertising,” Frazier said in the statement. “The campaign’s data analysis program followed and built upon the successful data-modeling and micro-targeting approach pioneered by the Obama campaigns in 2008 and 2012.”

El artículo correspondiente.

Otro dato curioso es que Ted Cruz (mi candidato preferido) fue apoyado por el multimillonario ($900 millones) Robert Mercer que hizo su fortuna siendo uno de los primeros en utilizar inteligencia artificial. Es un científico que invirtió en Cambridge Analytics, y estos se dedican a la minería y análisis de datos. Me figuro que tendría mucho que ver con la construcción de la empresa, y mi pregunta es: ¿cómo es que siendo Ted Cruz un candidato excelente en todos los aspectos, utilizando Cambridge Analytics y sus artimañas, contando con el apoyo económico del multimillonario Mercer y millones de donaciones como la mía, no pudo lograr el nombramiento del partido republicano y Mercer con su Cambridge Analytics tuvo que irse a apoyar a Trump? ¿Podría ser que Cambridge Analytics no fue tan eficaz como lo pintan hoy por conveniencia? Es sólo una pregunta. Precisamente, este artículo de abajo se titula: “Los Abusos de Cambridge Analytics con los Datos de Facebook, no Debería Llevarse el Crédito de la Elección de Trump”.

Pero es que todavía hay más. Mark Zuckerberg ha sabido “jugar las bazas” de las donaciones políticas de forma inteligente. Ha donado la mitad a los republicanos y la otra mitad a los demócratas. Pero hay otras cosas que dejan las aguas algo turbias. Zuckerberg ha tenido (como muchos otros) su duelo a escupitajos con Trump, pero lo que nos causa más dudas es  que Dustin Moskovitz, el co-fundador y socio, donó a la campaña de Hillary Clinton y los demócratas la friolera de $20 millones, específicamente porque no quería a Trump en la Casa Blanca. Abajo:

Y no solo eso. Facebook, Twitter y Google tienen un prejuicio verficado contra mensajes conservadores, como se puede leer en los artículos siguientes. El primero se titula: “Cómo facebook y twitter silencian sistemáticamente a los conservadores

A mí me ocurre numerosas veces. Muchas veces, tengo conocimientos de ciertos hechos e introduzco las palabras claves. Pero como busco la versión conservadora y sus publicaciones, las primeras opciones que me salen son la versión progresista y todas las publicaciones del NY Times, Washington Post, CNN………  Hasta Politifact y FactCheck que deben ser totalmente imparciales, el primero es parte del periódico Tampa Bay Times, que desde el 2.000 no ha apoyado a ningún candidato republicano. FactCheck.org es parte de la organización Anneberg Public Policy Foundation, que también es progresista. Lo mismo con las “verificaciones” de ABC News y Snopes. Por lo que ya tenemos un Big Brother, que no sé si de forma coordinada o no, pero a efectos, nos están erosionando la libertad de expresión y por ende la democracia.

¿Por qué tanto revuelo y rasgadura de vestiduras por la falta de ética de Cambridge Analytics, así como la inocentada que le han hecho a Zuckerberg, cuando Obama hizo lo mismo con todo el beneplácito de Mark y Dustin? Especialmente considerando lo que han intentado contra Trump, con un dossier fabricado y el uso ilegal de los poderes de la justicia y agencias gubernamentales. Y es que los datos que no convienen, no se introducen en la ecuación y así sale el resultado que conviene. Qué inteligentes los progresistas!