Por Al, desde Vasquilandia

Lo ocurrido esta semana (y lo que sigue ocurriendo, la prensa y las tvs siguen mintiendo ( “¡Por Dios! ¿cómo ha pasado esto?”) e intoxicando revela hasta que punto el amarillismo impregna los medios pretendidamente informativos hasta unos niveles realmente alarmantes.

Tras una ida en la que los moscovitas trataron con absoluta corrección a la hinchada del Atletico de Bilbao, antes y después de perder su equipo ese partido, 0-3, la prensa y las tvs comenzaron una campaña del miedo contra la afición del Spartak que ya me hizo temer lo peor. Vean el video de la sexta por ejemplo que se compartía por internet y que a mi me llegó por wassap, que me alarmó por su amarillismo;

https://youtu.be/AystbJ-PQ_A

De resultas de la alarma y el miedo creados por los periodistas se cerraron bares y colegios cercanos el dia del partido y los ultras bilbainos de peñas que se autotitulan “antifascistas” (dime de que presumes y te diré de que careces) convocaron ya antes del partido manifestaciones/algaradas en las que iban persiguiendo e insultando a los aficionados rusos que se encontraban por el camino. Gracias a a que los aficionados rusos mayormente se alojaron en ciudades cercanas como Donosti o Santander encontraron pocos y no hubo disgustos serios.

El día del partido los hinchas rusos fueron conducidos entre cordones de la Ertzaina desde la plaza Moyúa hasta el estadio de forma totalmente pacífica hasta que al llegar a San Mames los ultras bilbainos los recibieron a botellazos y se montó una gresca exclusivamente entre la policía y los “antifascistas”, algo realmente curioso esto de los ultras bilbainos insultando como fascistas a los rusos que en sus banderas llevan a Lenin.

En medio del fregao y mientras los ultras de Bilbao se enfrentaban a la policía, lanzaban bengalas y botellas y volcaban contenedores, mientras los rusos miraban lo que ocurría, un ertzaina de 51 años que llevaba 13 horas de servicio y ya manifestó a sus compañeros al bajar de la furgoneta que no se encontraba bien, cae fulminado al suelo por un ataque cardíaco que no tuvo en absoluto nada que ver con lo que ocurría y mucho menos con la acción de ningún aficionado ruso, como se decía en un principio.

Todo esto queda perfectamente reflejado en el siguiente vídeo que ha colgado Pablo Gonzalez, (@PabVis) al que sigo en Twitter y que ya antes del partido avisaba de que en Rusia estaban tomando buena nota de cómo se les estaba retratando e insultando a sus nacionales;

https://www.pscp.tv/w/1djGXdaEYjdGZ

Mientras se jugaba el partido en la ETB ya se juzgaban los hechos, se atribuía la muerte del ertzaina a los hinchas del Spartak y se pedía que se suspendiese el partido y se exigiesen responsabilidades a la UEFA sobre lo ocurrido. De mear y no echar gota. Y días después siguen dando la misma matraca, mintiendo como bellacos, (La impotencia de los peñistas y aficionados rojiblancos: “Se veían venir”) echando culpas a los hinchas rusos y si acaso comentando al final que hombre, también aquí tenemos ultras.

Original en el blog de Al: