Este es un fracaso muy fuerte. Lo de los osos polares que no desaparecen, sino que aumentan de población, es el fracaso de una alarma de índole sentimental. Esos animales tan grandes y blancos, como puros, nos dan una imagen entre paternal y angelical. Hasta que te acercas y te comen, claro. Pero la pornografía ecologista es basicamente televisiva, y nadie vive realmente las imágenes que proporciona. Es una excitación exclusivamente mental.

El nivel del mar funciona en otro plano. Es una amenaza directa, y física. ¡Te vas a ahogar! Y si no eres tú, porque vives lejos de la costa, serán otros humanos menos privilegiados. No animalitos más o menos lindos, no; humanos. Un nivel muy superior de pornografía.

A este respecto, Tuvalu es el ejemplo lacrimógeno ideal. Está en una zona en la que el nivel del mar sube casi tres veces más rápido que la media global, según algunos estudios. Por ejemplo Becker 2011:

nivel-del-mar-zonas

Y es un sitio, un archipiélago, tan bajo como puedas soñar para crear una alarma. Al punto que el Gobierno de Tuvalu lanzó un mensaje de socorro al mundo.

El gobierno concluyó que Tuvalu está destinada a convertirse en la primera nación sumergida por el calentamiento global, porque es uno de los países más pequeños y más bajos del mundo.

El argumento parece obvio: localidad muy baja + subida del nivel especialmente fuerte = ¡nos vamos a ahogar los primeros! Pero como pasa siempre con el cuento del clima, el argumento está basado en una descontextualización que te ocultan. A saber: ¿Ese supuesto problema es nuevo, o viene pasando desde hace mucho tiempo, sin que nadie se haya ahogado ni desplazado? Es un detalle clave, ¿no? Pero es un detalle fuera del alcance de los chicos de la alarma del clima. Ellos son un poco limitaditos, al parecer.

En el estudio recién citado, Aung et al 2009, lo exponen muy claramente.

Is the rate of sea level rise accelerating?: The sea level rise issue is not really a new problem to our daily lives. But the real danger may be if the rate of sea level rise increases with time. The main question for us is to find out if sea level rise rate is accelerating in the recent past.

Un asunto muy obvio, pero que en seguida olvidan porque es muy difícil presentar una aceleración en la subida del nivel del mar en ningún sitio. ¡No hay!

Vale, en el caso de Tuvalu, ciertamente excepcional, podría no haber una aceleración y aun así ser un problema gordo. Porque ya estuvieran jugando con el último resto de la tierra que les queda. Pero hablamos de diez mil personas de una cultura que no destaca por su terrorismo, ni por su incapacidad de adaptación, ni por ninguna otra lacra. Los polinesios son una gente estupenda. No parece un problema que el mundo no pueda digerir. Si hubiera un problema, porque …

Ahora viene la novedad muy inconveniente. Paul Kench, que ya ha hecho otros estudios sobre la evolución de las islas bajas del Pacífico con el Calentamiento Global Acojonante mencionados en la plaza, acaba de publicar una investigación específica sobre Tuvalu. Junto a Murray Ford y Susan Owen, en Nature Communications:

Sea-level rise and climatic change threaten the existence of atoll nations. Inundation and erosion are expected to render islands uninhabitable over the next century, forcing human migration. Here we present analysis of shoreline change in all 101 islands in the Pacific atoll nation of Tuvalu. Using remotely sensed data, change is analysed over the past four decades, a period when local sea level has risen at twice the global average (~3.90 ± 0.4 mm.yr−1).

Results highlight a net increase in land area in Tuvalu of 73.5 ha (2.9%), despite sea-level rise, and land area increase in eight of nine atolls. Island change has lacked uniformity with 74% increasing and 27% decreasing in size. Results challenge perceptions of island loss, showing islands are dynamic features that will persist as sites for habitation over the next century, presenting alternate opportunities for adaptation that embrace the heterogeneity of island types and their dynamics.

La negrita es mía. Y el mensaje muy claro: ¡Tuvalu no se está hundiendo! Está emergiendo, a pesar de una subida del nivel del mar francamente superior a la media global.

tuvalu-kench

Ya es muy aburrido tener que repetir, una y otra vez, que sabemos desde Darwin que las islas coralinas son sistemas dinámicos. Y se adaptan al nivel del mar, siempre cambiante, desde que el mundo es mundo. Y los isleños también saben, desde que llegaron allí hace unos mil años, que su tierra cambia. Crece y decrece de forma natural, y es a lo que están acostumbrados.

Esta vez, sorprendentemente, la noticia del crecimiento neto de Tuvalu, sí se ha extendido bastante. Pero seguro que tu periódico y tu televisión favoritos no lo dicen. Imagina el problema cuando resulta que el ejemplo prototípico que usan para mostrar el drama de la subia del nivel del mar, en realidad ni siquiera es un problema pequeñito. La gente va a creer que son vendedores de burras cojas. Hmmm, ¿creer o saber?