Este es al arranque de un artículo del profesor australiano Peter Ridd publicado en Fox News:

A lo largo del mundo, la gente ha escuchado sobre la inminente extinción de la Gran Barrera de Coral. Unas 133.000 millas cuadradas de magnífico coral que se alarga 1.400 millas en la costa nordeste de Australia.

El arrecife está supuestamente muerto, por el efecto combinado del calentamiento global, polución de nutrientes de las granjas australianas, y el efecto de ahogamiento debido a los dragados costeros.

Excepto que muy probablemente no es cierto, y así lo he dicho públicamente como investigador científico que ha estudiado el arrecife durante los últimos 30 años.

Y solo por decirlo, y por poner en cuestión el tipo de ciencia publicada que ha dado pie a esas predicciones pesimistas, mi universidad me ha aplicado una orden de silencio (gag order). Y ahora tengo que demandarles para defender mi derecho a la libertad académica, y llamar la atención sobre la crisis de la verdad científica.

El asunto suena a broma, pero está muy lejos de serlo. Parece algo propio de un estado policial, y es lo opuesto de lo que se espera de una institución científica. Primero le prohibieron a Ridd hacer públicas sus críticas científicas, y además le prohibieron mencionar a nadie que tenía esa orden de silencio. ¡Incluso contárselo a su mujer! Luego le acusaron de haber comunicado a otra gente que tenía la orden de silencio, con objeto de expulsarle de la universidad. Revisaron todos sus emails de la cuenta de la universidad, para encontrar una prueba de haber roto la orden de silencio. Y al final desistieron de la expulsión, pero manteniéndole la boca cerrada. Llegando a la amabilidad de permitirle la excepción de poderlo hablar con su mujer.

Conviene en este momento fijarse en Ridd como científico. Es profesor e investigador del Centre for Tropical Water and Aquatic Ecosystem Research. Sus áreas de trabajo son oceanografía costera, el efecto de los sedimentos en el coral,  medición geofísica, climas pasados y futuros, y modelización atmosférica. Además, trabaja en el desarrollo de instrumentos de medición y análisis para el Marine Geophysics Lab.

peter-ridd

Y sí, a menudo es crítico del trabajo científico. Una función sin la que la ciencia no podría ni existir — o no sería ciencia. Por ejemplo, uno de sus trabajos recientes, Should the pre-1986 coral cover record be used to determine system-wide long-term trends for the Great barrier Reef? Boer M, Marchant R and Ridd P (2014), estudiaba la fiabilidad de los datos de plazo largo sobre el estado de la Gran Barrera de Coral. Los anteriores a 1.986. Revisaron la literatura científica y los datos al respecto, y llegaron a la conclusión de que no eran en absoluto suficientes para hacer ninguna afirmación sobre la variación del estado del coral anterior a esa fecha. Son muy pocos datos, sin continuidad en el tiempo, inconsistentes entre sí, y sobre todo que son sobre tan pocos sitios concretos que no permiten hacerse una idea sobre el estado general de la Gran Barrera de Coral antes de 1.986. No permiten ver el efecto de los ciclos oceánicos que muy presumiblemente afectarán al coral, como la PDO (Pacific Decadal Oscillation) y ENSO (EL Niño Southern Oscillation).

En palabras del mismo Ridd:

These allegedly major catastrophic effects that recent science says were almost unknown before the 1980s are mainly the result of a simple fact: large-scale marine science did not get started on the reef until the 1970s.

El resumen general es que muchas de las afirmaciones que se hacen sobre el coral no tienen un soporte científico real, contrastable, replicable, por mucho que sean científicos los que lo afirman.  Y claro, la solución obvia es aplicarle un bozal silenciador al atrevido que señala que el rey está desnudo.

Ya hemos mencionado a Ridd antes en la plaza.

En WUWT hay una entrada sobre esta orden de silencio, en la que se puede participar con un donativo para su demanda contra la universidad y contra el silencio impuesto:

En fin, que cuando oigas lo de “la ciencia dice”, ya te puedes hacer una idea de cómo lo consigue. ¡Silenciando al discrepante! Especialmente cuando se refiere a cualquier asunto relacionado con ese Calentamiento Global Acojonante que no nos deja dormir.