Por Luis, desde Florida

trump-dossier

El Comité de Inteligencia del Congreso, cuya misión es la de supervisar el funcionamiento legal, constitucional y apropiado del FBI, la CIA, la NSA y demás servicios de inteligencia, ha llevado a cabo una investigación propia sobre las acusaciones de colusión de Trump con los rusos. Realizó interrogaciones, obtuvo mensajes en twitter de los responsables (miembros de la campaña de Trump e investigadores) así como las aplicaciones y justificaciones para obtener de la corte FISA permisos para que el FBI pudiera espiar a la Torre Trump de NY, residencia de los miembros de su campaña. FISA significa Acta de Vigilancia e Inteligencia Extranjera. Y esa corte secreta no escucha a un “abogado defensor” en sí, porque allí recurren las autoridades con las justificaciones debidas para “escuchar” a extranjeros y de paso a los ciudadanos americanos que se comunican con ellos. En el caso de que se recoja información incidental de un americano quien está protegido por derechos civiles, sus nombres deben ser ocultados. Para evitar abuso gubernamental, la corte exige un rigor serio en la presentación de la justificación para la vigilancia.

En julio del 2016, cuando era casi seguro que Trump sería el candidato republicano, El FBI fue a la corte FISA en busca de un permiso para vigilar la campaña de Trump. Se les negó el permiso. Volvieron a aplicar, esta vez con un dosier sobre Trump, que según el mismo director James Comey, lo calificó más tarde de porno/obsceno y no verificado. De todas formas, presentaron el documento a la corte sin detallar debidamente el origen, las fuentes, si hubo prejuicios al elaborarlo, ni sin indicar quién lo financió. Y después de la investigación del Comité del Congreso, sabemos hasta los mensajes por twitter que los del 7º piso del edificio del FBI (la dirección) intercambiaban. El Congreso tiene miles de documentos y han indicado que SOLO EL 10% se han usado para el memorando (resumen de 4 páginas) que han divulgado. O sea, hay para rato. Y lo que se ha comprobado por ahora es:

1.- El autor del dosier anti-Trump fue el ex-agente inglés del MI6, Christopher Steele. Mr Steele fue contratado por Fusion GPS para construir dicho dosier y a su vez, los directores del Partido Demócrata controlado totalmente por Hillary Clinton, pagaron más de $9 millones a Fusion GPS por mediación de la firma de abogados Perkins Coie. Tienen hasta las cuentas bancarias de Fusion GPS, por lo que no es especulación.

2.- Christopher Steele manifestó en una de las comunicaciones con Bruce Ohr, un alto cargo del Departamento de Justicia, que estaba “desesperado para que Trump no fuera presidente y que apasionado para que no llegara a la Casa Blanca”. Factor claro que indica que su trabajo no podía ser imparcial.

3.- ¿Por qué razón Bruce Ohr estuvo en contacto con Christopher Steele? Porque su esposa, Nellie Ohr trabajaba con Fusion GPS en un claro conflicto de intereses, por el cual, el mismo fiscal independiente Robert Muller lo transfirió a otro puesto.

4.- Una vez obtenido el dosier anti-Trump (obsceno y no verificado) el FBI volvió a la corte FISA y sin informar de los prejuicios de Christopher Steele, ni el hecho que el partido político opuesto pagó por el dosier. Así es como la corte les concedió el permiso de espiar a los miembros de la campaña Trump. Los que firmaron la petición han cometido un acto igual que jurar en falso al juez.

5.- El dosier, aún después de comprobarse que incluía falsedades, no sólo se usó para iniciar una investigación a miembros de la campaña de Trump, sino que fue distribuida por Steele a los medios para generar una narrativa contra Trump. Por ello y por manifestar que era un contacto con el FBI, Steele fue despedido, pero el daño ya estaba hecho. Lo que supuestamente era un dosier secreto, se divulgó en su totalidad en algunos medios después de haber ganado las elecciones. Esta persistencia sólo apunta a que querían la destitución de Trump por colusión con el enemigo para ganar las elecciones. Otros medios, aunque lo mencionaron, decidieron no publicarlo por no haber sido verificado. Pero el relato de la colusión Trump-Rusia era ya imparable. Su publicación aquí.

https://www.buzzfeed.com/kenbensinger/these-reports-allege-trump-has-deep-ties-to-russia?utm_term=.oxneVaoKN#.rad915vZV

6.- Andrew McCabe, que era el protegido del ex-director James Comey y temporalmente director del FBI, declaró bajo juramento ante el Congreso que sin el fabricado dosier no hubiesen podido obtener permiso para espiar. También se debe indicar que su mujer se postuló para senadora estatal de Virginia por el partido demócrata y recibió unos $700.000 para la campaña por parte del ex-gobernador Terry McCauliffe, uno de los aliados políticos más cercanos de Hillary. McCabe era sumamente leal a Comey y después, segundo de abordo con el nuevo director Christopher Wray. El domingo pasado, Wray, preocupado por la revelación del memorando y su impacto sobre la imagen y moral del FBI, fue al Congreso para ver las conclusiones de la investigación en el memorando. Al día siguiente, su lugarteniente McCabe dimitió. Es lo que ha dicho a sus amigos, pero se rumorea que “le dimitieron” porque Wray salió enfurecido del Congreso.

7.- Ahora también se sabe, que el FBI de Comey, supo de los ilegales emails de Hillary Clinton, por lo menos un mes antes de su admisión al Congreso. Y también se sabe que, Comey, sabiendo bien el crimen que significaba la propagación de miles de emails secretos desde un servidor desprotegido y privado, comenzó a escribir la exoneración de Hillary antes de entrevistarla. Es prácticamente imposible que su superior, la fiscal general del momento, Loretta Lynch, no supiera lo que estaba ocurriendo. Por lo que igual está en la diana de las investigaciones. Obama tendrá sus cohartadas bien estudiadas.

8.- Otro de los agentes del 7º piso, Peter Strzok, que participó en la “investigación/exhoneración” de Hillary, después de haber enviado cientos de mensajes anti-Trump a su amante, fue transferido por Comey a la investigación del caso Trump/Rusia. Claro que al de poco, Muller lo sacó del equipo al conocer sus sectarios mensajes. Por lo cual envió otro mensaje a su amante que “tampoco le molestaba mucho, porque no había nada por investigar”. Pero meses después, Muller, muy amigo de Comey, sigue investigando a ver qué pesca. Comenzó a pescar atún y parece que no pescará ni siquiera un chicharro.

9.- Comey, cuando se reunió con Trump antes de despedirlo, le dijo: “No voy a ser como Edgar Hoover (famoso porque mantenía archivos de todos los políticos) y no eres foco de una investigación. Pero tengo un dosier sobre tí…..”  Hay que ser descarado, falso y narcisista para hablar de esa forma sabiendo lo que estaban cocinando.

¿Qué nos mostrará el Congreso con el resto (90%) de los documentos?

La investigación de Muller sobre la colusión Trump/Rusia ya no tiene en qué agarrarse. Quizás pueda perseguir otros derroteros como obstrucción a la justicia o algún cargo de proceso por alguna mentira irrelevante que se haya dicho durante las interrogaciones, aunque no tengan nada que ver con la acusación inicial. Se usa mucho para tirar de la lengua. De todas formas, abogados constitucionalistas dicen que no hay forma con la que puedan destituir a Trump, ya que no existe ninguna ofensa que lo justifique. Además, tiene que ser el Congreso quien le impute cargos significativos y el Senado quien le juzgue. Para ser destituido, el 60% de los senadores deben encontrarle culpable. Para que esto ocurra, lo cual sería claramente por razones claramente políticas y no legales, en el 2019 debe haber una mayoría de congresistas demócratas con 60 senadores del mismo partido. Y probablemente, como se espera ahora por la forma que sopla el viento, es más fácil que haya 60 republicanos. Una de las razones es que la popularidad de Trump ha subido al 49% después del discurso, cosa que los medios omiten por ser un dato inconveniente.

http://www.rasmussenreports.com/public_content/politics/trump_administration/prez_track_feb02

Hay que apuntar en adición, que existe otra investigación: la del Inspector General del Gobierno, Michale Horowitz. Y se dice que hay nubarrones en el horizonte de los demócratas por todas las violaciones de leyes y estatutos por parte de la corrupta burocracia de Obama, que fue “armada” con fines políticos. Obama “armó” a Hacienda para impedir la obtención de permisos por parte de organizaciones conservadoras, además de auditorías abusivas contra los mismos. Una forma de persecución política como lo indica hasta Alejandro Chafuen en LibertadDigital. También cambió las reglas del gobierno para facilitar la divulgación indebida de información sobre ciudadanos americanos a través de todos los servicios de Inteligencia, incluyendo el Dept de Estado (Exteriores) que por cierto, también es foco de investigación.

Obama fue un presidente con una labia llena de grandiosidades: “este es el momento en que los mares dejarán de crecer y el planeta se sanará”. nos dijo. Fue muy locuaz y con una infinidad de referencias a sí mismo: 75 veces en el último discurso. Un narcisista nato que se negó a escuchar a los militares y hasta sus propios Ministros de Defensa, Robert Gates y Leon Panetta en la lucha contra ISIS. Muchos han quedado impresionados por la elegancia de sus discursos, pero no oigo a nadie recordando ni siquiera una frase profunda e inspiradora. Lo que más recuerdo de él es la ausencia de conexión entre lo que nos decía y lo que ocurría. Por lo que me quedo con el este “tuitero insoportable”, odiado por los medios y el otro 49%, a pesar de sus excelentes resultados.

De los artículos escritos en España, el que más se acerca al que escribo es el de LD, del cual voy a aclarar un par de cosas.

http://www.libertaddigital.com/internacional/estados-unidos/2018-02-02/el-fbi-de-obama-uso-un-informe-pagado-por-clinton-para-espiar-la-campana-de-trump-1276613241/

No ha sido el bombazo que algunos pensaban, en especial viendo la extraordinaria resistencia que han presentado los congresistas demócratas a su publicación, ni tampoco puede entenderse bajo qué óptica pone en peligro la seguridad nacional, la excusa de quienes se oponían a que saliera la luz, entre ellos el Washington Post, ese que lleva como lema “La democracia muere en la oscuridad”.

¿No ha sido un bombazo? ¿Si el PSOE utilizara un documento fabricado de forma corrupta en los medios, la guardia civil y los jueces para retirarle del poder a Rajoy no sería un bombazo? Estamos apañados!

Y “La extraordinaria resistencia”, después que les agarran con las manos en la masa me parece totalmente normal. No porque sean inocentes, ya que está más que claro lo que han hecho. Patalean para por lo menos seguir engañando a los que les engañan desde siempre. Mantener la imagen de víctima al igual que los golpistas de Cataluña. Un congresista republicano sugiere que se realice una audiencia pública para dar transparencia al memorando. Pero dudo mucho que los demócratas accedan a la petición.

La posición del Washington Post, NY Times, CNN, etc siempre va a ser la de minimizar el mal de los demócratas o desacreditar a los republicanos con argumentos dudosos, como el de “seguridad nacional”. Escrúpulo que nunca lo tuvieron con Los Papeles del Pentágono o el caso Irán/Contra. Sólo se vuelven investigadores implacables cuando lo hacen contra los republicanos. Otra de las acusaciones contra los republicanos ahora es, que estamos atacando y desprestigiando el FBI, lo cual es totalmente falso. Nadie acusa a los 35.000 agentes, sino a unas manzanas podridas de la cúpula. Muchos agentes están mostrando su agradecimiento por la limpieza y por la doble vara usada con Hillary Clinton y sus emails.

Lo escrito en El Mundo por Marta Torres a quien le he leído otras barbaridades en La Razón anteriormente, parece otro dosier pagado por la Hillary y Fusion GPS. Sin comentario.

El de Julio Valdeón, sobre este tema, en La Razón, se aproxima bastante a la realidad, aunque no ofrece suficientes detalles que dejan clara la situación.

La realidad del momento es, que los jefes del FBI, McCabe y Comey van a tener problemas legales por mentir bajo juramento y volverán a ser interrogados. Como las elecciones del Congreso y Senado se celebrarán este noviembre, los republicanos sacarán a relucir la información con cuenta gotas y cada gota a su debido tiempo, para que la marca “demócrata” quede desprestigiada. Si nos acusan de ser del KKK sin motivos, no vamos a quedarnos con los brazos cruzados cuando actúan como los soviéticos. Es la naturaleza de la bestia y esperemos que dé resultado por el bien de la nación.