Imagina que alguien te casca un explicación como esta:

La mayor parte de la gente no rechaza la ciencia en general porque tengan un problema con la ciencia. Las mismas ecuaciones de transporte radiativo y de la dinámica no lineal de fluidos que explican cómo funcionan nuestros hornos, o cómo vuelan los aviones, proporcionan también la base de nuestros modelos climáticos. Al contrario, la gente rechaza selectivamente un conjunto específico de hallazgos científicos: aquellos que perciben como una amenaza a su ideología o a su visión del mundo, y por tanto a su identidad.

El problema es que no estamos hablando de un turista cantamañanas, sino de alguien con la inteligencia suficiente como para tener un doctorado en física, y los concimientos del especialista en la materia (física atmosférica).

katherine-hayhoe

Pero toda esa inteligencia y conocimientos no son suficientes para una operación mental que debería estar al aclance de un adolescente de inteligencia media. Comprender que tener “la misma base” no asegura tener la misma fiabilidad. Todo dependerá de cuántos añadidos se sumen a “la base”, y de la fiabilidad total de ese conjunto de añadidos. También se puede sospechar que la posibilidad de hacer experimentos, o no, influirá mucho en el asunto. Todas las ecuaciones prodigiosas imaginables no van a sustituir la capacidad de hacer un horno para medir qué pasa dentro … y con ello comprobar empíricamente que a las ecuaciones no les falta nada. O nada tan relevante como para cambiar significativamente el resultado. También se debería notar que se hacían veleros y molinos de viento sin que nadie supiera nada de dinámica de fluidos; y hornos de piedra sin ecuaciones de transporte radiativo.

La gente se fía de las vacunas, y no se fía de los consensos sobre nutrición, a pesar de que compartan mucha base. ¿Puede haber un motivo “ideológico”? Poder, seguro que puede. Pero sería sumamente extravagante descartar, de antemano, que la diferencia en el historial de aciertos de ambas disciplinas no intervenga en la fiabilidad que les otorga el personal. Las vacunas impiden enfermedades; los hornos cocinan los alimentos; y los aviones vuelan. Pero las grasas y la carne -por poner sólo dos ejemplos- son mortales, o son estupendas, al albur de algo que sólo se puede describir como moda. Y la nieve es un asunto del pasado, por culpa del Calentameinto Global Acojonante; cuando también dicen que las grandes nevadas son el producto obvio del mismo fenómeno. Contradicciones a gogó … ¡a pesar de tener “la misma base” que lo de los hornos y lo de los aviones! ¿Podría ser la diferencia entre un sistema complicado y un sistema complejo?

Wikipedia para Katherine Hayhoe: Sistema complejo.

Es muy posible que la gente rechaze selectivamente el conjunto específico de hallazgos científicos que perciben como una amenaza a su ideología. Hay estudios que dicen haberlo medido. Ver Kahan. Y además suena muy verosímil. Pero la gente cree en la evolución, sin mayores problemas — si exceptuamos el extraño caso de EEUU. Y es difícil encontrar algo más “ideológico” y divisivo. Bueno, también hay la excepción de las feministas. Creen en la evolución … hasta la mujer humana, que no le afecta. Pero incluso entre las feministas, sólo ocurre entre las más radicales. Y además, entre las más “analfabetas”: las académicas de “estudios de género” y similares, no entre las de ciencias. O sea, en este caso el resultado no depende tanto de la ideología.

Y es que hay otra posibilidad que Katherine Hayhoe no es capaz de contemplar. Que lo que llama “hallazgos científicos” sean meras opiniones (especulaciones) científicas. Y estamos en la operación circular de siempre. Hallazgo científico viene definido por consenso científico. Como el de las grasas y la carne. Y entonces, ¿quién actúa razonablemente? ¿El #kindergarten que cree que consenso define hallazgo, o el recalcitrante (por ejemplo de “identidad empirista”) que necesita que le muestren el cadáver antes de creer en el crimen?

El problema es que no estamos hablando de un turista cantamañanas, sino de alguien con la inteligencia suficiente como para tener un doctorado en física, y los concimientos del especialista en la materia (física atmosférica).

Te habías olvidado del factor #kindergarten, hermano.

Fuentes

Hayhoe:

Kahan:

Plaza, crítica de Kahan: