James Hansen es el padre científico, o abuelo ya, del Calentamiento Global Acojonante. En 1988 hizo una comparecencia en el Congreso para avisar del fin del mundo si la gente no cambiaba sus costumbres y su economía.  Y para conseguir mayor efecto psicológico mandó reducir el aire acondicionado en la sala de plenos, en un día de esos achicharrantes de Washington. Era finales de junio.

Consiguió lo que quería, alarmar al mundo, y de paso se convirtió en el científico vivo más popular de su época. A raíz de aquello, Hansen era una especie de portavoz no tan oficioso del miedo del clima. Y vamos a rescatar una entrevista de justo después de su intervención en el Congreso, con predicciones para este año (2018).

Hace mucho tiempo que Salon retiró de la internet el artículo. Es de 2001, recordando una entrevista de 1988. Pero quedan muchos rastros en las “máquinas del tiempo”, y Tony Heller, especialista en la historia del cuento del clima, la tiene muy fichada. Resulta clave, porque en ella hacía Hansen unas predicciones muy muy claras, y de las que todos podemos entender. Predicciones sobre lo que tendríamos a la vista en 2018, desde la ventana de su mismo despacho.

El mérito es de la periodista, Suzy Hansen, porque le preguntó justamente eso:

Mientras investigaba hace doce o trece años, conocí a James Hansen, el científico que predijo el efecto invernadero ante el Congreso.  Me acerqué a la ventana con él y miramos hacia Broadway, y le pregunté: “¿Si lo que está dicendo sobre el efecto invernadero es cierto, hay algo que se vaya a ver distinto ahí abajo en 20 años? Miró hacia afuera, y no dijo nada en un par de segundos. Y entonces dijo: “Bien, habrá más tráfico”. Yo, por supuesto, pensé que no había oído bien la pregunta. Pero explicó: “”La autopista de West Side (que va a lo largo del río Hudson) estará bajo el agua. Y habrá cinta cruzando las ventanas de la calle, por los vientos desmesurados. Y no habrá los mismos pájaros. Los árboles de la mediana cambiarán”. Y añadió: “Habrá más coches de policía”. ¿Por qué? “Ya sabes lo que pasa cuando sube la temperatura”.

¿Y cuándo dijo que ocurrirá esto?

En 20 o 30 años. Y recuerda que lo decía en 1988 o 1989.

Todavía cree que ocurrirá (en 2001)?

Sí, todavía cree en todo ello. Hablé con él hace unos meses (2001), y me aseguró que no cambiaría nada de lo que dijo entonces (1988).

Supongo que se entiende por qué en Salon esconden ese artículo. La West Side Highway no tiene, funcionalmente, un aspecto distinto de cuando la construyeron. Esta foto es de 2015, y sigue estando bien seca. Para Hansen debe ser el milagro de Moisés en el Mar Rojo.

west-side-higway-2015

Tampoco han cambiado los pájaros, ni los árboles. Y las ventanas de la calle están muy bien, gracias. Sin cintas que las crucen.

¿Y el crimen? Bueno, el crimen sí ha cambiado. Pero al revés de lo que decía el abuelo del Calentamiento Global Acojonante.

nypd-overallcrimenew

Y no es una anormalidad de Nueva York:

crimen-ciudades-usa

¿Quiere esto decir que no hay calentaniento global? ¿O que el CO2 no debería producir algún calentamiento? No, en absoluto. Pero les gusta usar mucho la metáfora del médico, así que les voy a copiar. Preguntan: ¿Si 97 médicos de dicen una cosa, y 3 te dicen otra, a quién le haces caso? La pregunta es, a la vez, mentira, y profundamente idiota. Es mentira porque no hay ningún consenso -tipo 97%- sobre la cantidad de calentamiento que puede producir el CO2. Y es idiota, porque una respuesta muy posible sería: A los médicos a los que no hice caso son a los que me dijeron que me quedaría ciego por masturbame. Sencillamente, no hay tantos ciegos.

Este es el cuento de hoy. Creo que había que rescatarlo el año que se cumplen las predicciones de James Hansen — y en su plazo más largo.

Añadido (algo posterior). El nivel del mar en Nueva York:

new-york-slr

Fuentes

Tony Heller:

Way Back Archive:

ABC sobre NYC crime statistics:

El pantallazo es también de Tony Heller:

Hansen-ManhattanUnderwater