Por Luis, desde Florida

Evolución de la investigación sobre Trump y los rusos.

La supuesta investigación sobre la colusión de Trump con los rusos para arreglar las elecciones presidenciales ha evolucionado dramáticamente. En el sentido contrario. Llevamos más de un año con dicha acusación y su consecuente investigación, la cual, a día de hoy no ha encontrado la más mínima prueba de colusión alguna. Hay algunos cargos contra individuos que fueron parte de la campaña de Trump, pero de ninguna forma relacionadas a ninguna colusión con los rusos sobre las elecciones. Ni nada sobre el hecho de que las injerencias de los rusos hayan tenido el más mínimo impacto en el resultado que se dio. Pero eso no ha sido suficiente para que los demócratas rehusen a bajarse del burro y  “resistir” a la presidencia de Trump hasta que sea anulada, desprestigiada o por lo menos tenga dificultades para ejercer con su agenda.

Y el problema en que se están encontrando los demócratas, no es sólo que no puedan lograr sus objetivos, sino que los investigadores son ahora objeto de investigaciones sobre su conducta partidaria en el ejercicio de la justicia que debe ser ciega y exenta de partidismos.

En este laberinto del Profundo Estado (burócratas leales a Obama/Clinton todavía en la administración de Trump) se han descubierto varios personajes en actividades nada dignas del Departamento de Justicia.

Ya se ha establecido que el dosier anti-Trump que se ha usado para la justificación de la investigación sobre la colusión Trump/Rusia fue financiada por comité nacional del partido demócrata, cuyo control total era de Hillary Clinton. (Ilegal también). Para entonces, Nellie Ohr trabajaba con Fusion GPS que recibió $8 millones de los demócratas. Fusion GPS procedió a contratar al  ex-espía británico Christopher Steele y éste, supuestamente se puso en contacto con agentes rusos para construir el dosier anti-Trump. Mucho del dosier, conteniendo actividades sexuales de Trump más allá de interesantes, ha sido desprestigiado por numerosas falsedades y el resto no ha podido ser verificado como cierto por el FBI  después de un año (?). Pero lo han usado. La parte interesante de este punto es que “coincidentemente” la empleada de Fusion GPS, Nellie Ohr es la esposa de Bruce Ohr quien era uno de los asistentes adjuntos al fiscal general y fue degradado por Robert Muller por el obvio conflicto.

trumo-dossier

Otro personaje es Peter Strzok, el nº 2 del FBI bajo Comey, y jefe de la sección de contraespionaje en la investigación del uso indebido por parte de Hillary Clinton de decenas de miles de emails conteniendo secretos y hasta Top Secrets. Y fue Peter Strzok quien cambió las palabras de “negligencia grave” a “extremadamente descuidada” en el documento que el director James Comey utilizó para darnos públicamente el resultado de la investigación, juicio y exoneración (como las impresoras todo-en-uno). Negligencia grave está escrito en los estatutos como acto criminal para los burócratas, pero sus sinónimos no aparecen y por ende, justifica la exoneración a ojos de los demócratas. Mantengo lo que he dicho por décadas: Los progresistas tienen tremenda habilidad con las palabras y sabemos con quienes sirven. Sólo un email con secretos es justificación para terminar en la cárcel, pero Hillary queda exonerada de exhibir decenas de miles con secretos, no por un juez después de un juicio, sino por el mismo investigador que la ha encontrado culpable. Fue un acto sin precedentes y nos da una idea de la mentalidad del Profundo Estado (Deep State). Strzok fue asignado posteriormente a la investigación de Trump/Rusia para lo cual no sería precisamente imparcial, digo yo.

Fue el investigador independiente, Robert Muller, quien encontró emails y textos de Strzok a su amante Lisa Page (también del FBI) y uno de agosto 2016 decía:

Quiero creer en la ruta que has propuesto en la oficina de Andrew McCabe (ahora segundo del Departamento de Justicia) que no hay posibilidades de que Trump sea elegido. Pero me temo que no podemos arriesgarnos. Es como una póliza de seguro en el caso de que te mueras a los 40 años.

En otro intercambio, la amante le envía un artículo y añade:

Quizás tú seas el indicado para ese puesto y proteger así la nación de esta amenaza (Trump).

En agosto del 2016, este representante del Departamento de Justicia escribió otro texto a su amante diciendo:

He ido a un Walmart (almacén de precios bajos) del sur de Virginia y he podido OLER  a los que apoyan a Trump.

También escribió otros en el que enviaba a Trump copularse consigo mismo. Y a consecuencia de estas revelaciones, Robert Muller lo marginó a otro departamento. El total de los textos entre Strzok y Lisa superan los 10.000.  Ver link. Me pregunto cuánto tiempo le quedaba para su trabajo y familia, en especial su esposa.

Conectando los puntos tenemos:

-James Comey permite que su asistente asociado le “corrija” el resultado de una investigación de grave negligencia a extremadamente descuidada que facilita la exoneración de HIllary. Sólo en América. Y posterior, este asistente es nombrado para la investigación de Trump.

– Hillary Clinton que controla (ilegalmente) los fondos del Partido Democrático paga $8 millones por un dosier anti-Trump a Fusion GPS

-Bruce Ohr que es parte del Departamento de Justicia tiene contactos con el director de Fusion GPS, Glen Simpson y el ex-espía ingles Christopher Steele

-La esposa de Bruce Ohr, Nellie, es empleada por Fusion GPS y encargada de construir el dosier anti-Trump.

-Peter Strzok, que asiste a Comey en la exoneración de Hillary, es uno de los encargados en la investigación Trump/Rusia y menciona “una póliza de seguro” en las oficinas de Andrew McCabe, que sigue como asistente adjunto del Departamento de Justicia. ¿Cuál es la póliza de seguro a que se refiere? ¿El dosier y la investigación consecuente?

– Y no debemos olvidar, que el investigador Robert Muller es muy amigo de James Comey, ambos directores del FBI durante Obama.

Devin Nunes (R), jefe del comité de inteligencia del congreso y al cargo del funcionamiento apropiado del FBI y Dept. de Justicia, ha acusado a ambas agencias de atrasar la entrega de documentación exigida hace cuatro meses. Y que los procesará por desacato criminal contra el Congreso si no atienden a tiempo su petición.

La importancia de dicha documentación es para comprobar lo que se sospecha, de que el falso dosier, obra de la campaña de Hillary, se haya usado como evidencia en la corte de FISA  para espiar a los miembros de la campaña de Trump. Comparado con Watergate, esto sería un crimen monumental. Aclaro, que FISA es una corte secreta y especial usada para casos de contraespionaje. Investigan a extranjeros pero de paso pueden “investigar” a los americanos. El potencial de poder espiar a políticos de la oposición sin las debidas razones y pruebas necesarias violarían la 4ª Enmienda de la Constitución en favor de los derechos del individuo y en contra de abusos de la autoridad. Y obviamente, sería el fin de la democracia. Alguien ha dejado caer que Robert Muller está investigando estilo soviético: “Muéstrame el hombre y te proporcionaré el crimen”. A cualquiera le sale algún trapo sucio por algún lado. Le ha ocurrido al general Flynn. La mayoría del pueblo americano cree que Muller tiene un conflicto de interés muy serio (aún el 40% de los demٗcratas) y no cabe duda que la investigación “independiente” está considerablemente desprestigiada.

O sea, que en vez de colusión de Trump con los rusos para arreglar las elecciones, de lo cual no existe la más mínima evidencia, lo que estamos viendo es una muy seria colusión entre el Dept de Justicia, el FBI y la Hillary Clinton para prevenir o destruir la presidencia de Trump.

¿Por qué los burócratas del Dept de Justicia nombrados por Obama y el FBI atrasan la entrega de los documentos exigidos, especialmente los que se usaron en las cortes de FISA para espiar en los miembros de la campaña de Trump? Parece sumamente raro si no hay nada para esconder.

En los 12 del equipo investigativo de Robert Muller todos menos uno han sido abogados que han apoyado a Hillary y Obama en sus elecciones. Personajes como Aaron Zebley, Justin Cooper, Andrew Weisman……… lo cual tampoco ayuda a la credibilidad en cuanto imparcialidad.

Y es donde estamos. Uno se hubiese imaginado que con todo este trama, que podría leerse en una novela de Agatha Christie, la Adminiistración de Trump hubiese colapsado o hubiese sido de mínimo rendimiento. Y escuchando a los medios tradicionales, parece ser así. Pero para los conservadores ha sido un año de muchos triunfos, sobre todo en el aspecto económico. Sólo la subida del DOW JONES desde que Trump ha sido elegido, ha supuesto una riqueza adicional de unos $7 trillones (billones europeos) o seis veces la economía total de España. El número está deducido de cuando el DOW estaba a 23.000 y el valor añadido fue de $5.2 trillones.

Hay otros factores económicos muy favorables de los que hablaremos en otra ocasión. Sólo los medios tradicionales y los progresistas andan disgustados de la presidencia de Trump.

Enlace de referencia. Town Hall: