Yo es que flipo. Pegué un salto, literalmente, al oír elecciones el 21 de diciembre. ¿¿¿Comorrr??? ¿No habíamos quedado que los seis meses anunciados previamente eran claramente cortos e iba a tener que ampliarlos? Pero, aun antes de volver al suelo, lo miré desde el punto de vista de los separatas. Y vi un agujero indisimulable en medio de la linea de flotación.

Tiene guasa. La derechona está que se sube por las paredes. O estaba anoche; no sé si hoy habrán caído. Como un niño berreando porque le acaban de quitar el juguete.

– ¡Hay que desnazificar Cataluña antes! ¡Ha que quitarles le educación! ¿Cómo va a haber elecciones sin previamente cerrar -o al menos cambiar- la TV3?

Joder, pues exactamente igual que ha habido elecciones hasta ahora. El 155 no está pensado para corregir 40 años de dejación del estado en Cataluña. No te dejarían los jueces usarlo con ese propósito.

– ¿Y si vuelven a ganar los separatas -o peor, ganan incluso en votos-  qué pasa?

Pues pasan un montón de cosas bien importantes. Como primera medida los separatas tienen que decidir si presentarse o no. Si se presentan, se estarían metiendo por el culo su flamante república recién estrenada. No parece el mejor aliciente del voto. Y si no se presentan, que es lo obligado para seguir adelante con su revolución de chichinabo, necesitan justificar una revuelta a dos meses de unas elecciones. Se lo tendrían que explicar al mundo, y a aquellos de sus votantes que conserven alguna neurona funcional.

– El orbe, atónito: ¿No pedían democracia? ¿No pedían poder votar? ¿Qué cojones tienen en la cabeza para rechazar lo que estaban pidiendo?

Un papelón de los buenos. ¿Cómo quieres hacer la revolución en esas condiciones; con qué fuerza moral? ¿Dónde queda el relato épico del pueblo oprimido que lucha por liberarse, y por la democracia? Todo el mundo va a ver, en vez de Eslovenia, el Ulster.

También pasa que España se ha quitado de un golpe todos los sambenitos y leyendas negras que algunos le encaloman. ¿Quitar la autonomía de Cataluña? ¿En serio? ¿Y cómo va eso? Con un poco de suerte incluso se podrá presentar a las elecciones toda esa tropa que nadie en toda la galaxia duda que sea culpable de un delito de rebelión. Algunos de la extrema derecha internacional simpatizan con ellos, pero nadie duda del delito. Digo con suerte, en la esperanza de que los plazos judiciales no lleguen a tiempo para inhabilitarlos. Y a ver cómo le llamas estado opresor al que tiene como candidatos a delincuentes contra el estado, en espera de juicio. Es un puto chiste. Y suma además la inmediatez de la convocatoria; el hacerla simultánea a la “toma” de la autonomía. ¿Cómo se puede tener mayor fair play? ¿Quién es aquí el malo de la película?

Por otra parte, sean candidatos o no, nadie va a dejar de ver el futuro de 25 años detrás de barrotes que les espera. Normalmente suele ser un estimulante de buena conducta de primer orden. Vaya, para el 99% de la gente.

puchi-junqueras-carcel

Por resumir. Rajoy les ha jodido al mismo tiempo la revolución, y la marcha atrás.

Sí, elecciones. Puede pasar cualquier cosa. Pero es completamente inimaginable otra circunstancia electoral más favorable para los constitucionalistas.  Y el 155 no está pensado para arreglar el problema de Cataluña, sino una actuación concreta contra la Consti o los intereses generales de España. Es imposible sacarle mejor partido – y probablemente los jueces no te dejarían hacerlo. De momento el PSC ya ha anunciado que acudirá a la mani del domingo convocada por Sociedad Civil Catalana. O sea, el constitucionalismo unido por primera vez. ¿Qué más quieres, derechona?

Imaginemos que los separatas ganan las elecciones más difíciles que van a tener. ¿Y? ¿Qué van a hacer? Habrían aprendido (y aceptado) quién manda. Habrían visto el caminito de Jerez. Conocerían lo que da de sí una proclamación, sea en versión suspendida, en el limbo, o mixta. También tendrán muy visible la locura de forzar las cosas en contra de (al menos) la mitad de la población. Y supongo que recordarán que el PNV se tuvo que quitar a Ibarretxe de en medio. Estaríamos como antes de la monada, pero con algunas lecciones encima de la mesa. Y las empresas en fuga, y tal.

Aunque no todo es bueno. Nunca suele serlo. ¿Te imaginas lo que duele reconocer que Rajoy, ese memo, es mucho más inteligente que tú? Hay que joderse.

Añadido para los comentarios:

inicio-proceso-constituyente