oswald

Por Luis, desde Florida

Yo llegué a Orlando, Florida en la era AMM (Antes de Mickey Mouse) que entonces era un pueblo dormido con muchos naranjales a su alrededor. Fue dos semanas antes del asesinato de Kennedy el 22 de noviembre del 1963. Y los americanos no nos olvidamos del lugar donde estuvimos cuando recibimos la noticia, de la misma forma que cuando ocurrió el 9/11. Yo tenía 18 años y apenas hablaba el inglés. Y mi perspectiva hoy (no pretendo considerarme “imparcial/objetivo”) es la de un republicano conservador, convertido como muchos otros por la total ineptitud del buenista Carter (1976-80). Que conste que las políticas de Kennedy y los demócratas de los 60’s no eran muy diferentes a las de Reagan. Y eso de que la Derecha quisiera asesinarle no tiene demasiado sentido. Kennedy era profundamente anti-comunista y en lo económico, liberal clásico. Redujo los impuestos de gran manera nada más empezar su mandato. Y esta frase: “No preguntes lo que el gobierno puede hacer para tí, pregúntate lo que puedes hacer por tu país” , exige la responsabilidad personal, que es parte muy importante del conservador de EEUU. John Kennedy no es como lo pintan muchos hoy, ya que hasta su hermano Robert, fiscal general, espiaba a Martin Luther King. No implico que por racismo, ni mucho menos, sino por precaución social y la necesidad del apoyo de los demócratas del profundo Sur, que eran segregacionistas.

Y de los primeros factores que se deben mencionar para explicarnos las incalculables teorías sobre el asesinato son la tendenciosidad de los medios tradicionales y Hollywood. Los que influyen de gran manera en las masas menos informadas. De los casos graves con consecuencias históricas fueron:

– El NY Times ocultó al Presidente Roosevelt la hambruna de Ukrania causada por Stalin por sus simpatías con el comunismo.

-Creó injustamente la palabra McCartismo. El senador McCarthy fue precisamente amigo de John Kennedy. Robert Kennedy trabajó en su oficina de asistente. Y a su vez era novio de una de las hermanas del Clan Kennedy. Que quede claro que no defendemos los métodos de McCarthy, pero se sabe muy bien ahora por los archivos de la KGB y la lista de Venona, que en EEUU había brujas para cazar. Abundantes espías y colaboradores con los rusos. La película Good Night and Good Luck omitió este pequeño detalle.

-La publicación Veracidad en los Medios (www.aim.org) empieza su artículo titulado “Por qué los Comunistas Mataron a Kennedy”  con la frase “El amorío de los medios con Fidel pesa más que el que tuvieron con Kennedy y la era de Camelot. De otro modo….”

Y victima de este tipo de reportaje en EEUU fui también yo, porque hasta el 1971, no veía a Fidel de forma negativa por los reportajes positivos en la educación y en la medicina en Cuba. Hasta que llegó un amigo de su viaje a los familiares de Cuba y me dijo que, por la necesidad allí, dejó hasta los calzoncillos que tenía en la maleta. Fue el inicio de mi desconfianza en los medios tradicionales. Ahora que tengo dos yernos cubanos, las historias que cuentan de su niñez y adolescencia no le limpian la cara a Fidel, ni mucho menos, de la forma que lo han hecho nuestros medios. Por lo que enfatizo: si se lee “Lo ha dicho el NY Times, el WaPo, o la CNN” mejor se buscan otros medios para saber la historia total y/o real.

Las diferentes y numerosas teorías surgen a consecuencia de esa “programación” que hemos hecho cada uno a nuestra mente a través de los años. Algunos de Hollywood como Oliver Stone y Michael Moore, que propagan nociones por el mundo, no se dan cuenta que tienen un virus en su “software”. Por lo tanto, eso de clamar que uno es imparcial/objetivo es muy discutible. Este escrito enfoca en los artículos mencionados abajo, los cuales contienen amplia información documentada. Pero sin duda, tengo muy en cuenta  que lo que se desconoce,  puede cambiar lo que uno pueda deducir de lo que lee aquí. Aunque dudo mucho que los actores principales cambien, pero lo sabremos pronto.

La primera teoría que se debe descartar es la que nos hace Oliver Stone en su película JFK. Stone es un personaje que no hace mucho, con otras estrellas de Hollywood rindieron homenaje a Hugo Chavez. Y basó su película con una versión liberal de en un libro escrito por el fiscal de distrito de nueva Orleans, Jim Garrison, titulado  “On the Trail of Assassins”. Satisfaciendo el ego de Jim Garrison, Stone le dió el papel del Juez Earl Warren. Lo que los medios y Hollywood no nos han dicho es, que Garrison tenía un grave problema sicológico y a su propia hija le exigía identificarse a la entrada a su oficina con su huella digital para verificar que no era una espía de la CIA. Esta fué la declaración de un sicólogo en uno de los numerosos  juicios que provocó y perdió por falta de pruebas. Un articulista observa: “Es curioso que J Garrison pueda resolver el asesinato de Kennedy acusando a la CIA y FBI, mientras que se le hace imposible reconocer que uno de sus conocidos, Carlos Marcello, era capo de la mafia de Nueva Orleans. Stone admite que no todo lo que contó la película es verdad pero tenemos claro para donde se inclina su “software”. El Washington Post en un artículo del oct 21, 2017 sigue en su posición alucinadora, dando gracias a Oliver por su sensacionalizada y mayormente falsa versión del asesinato. Faltaría más! Nos dice que fue la película JFK la que empujó a pasar una ley para la divulgación de os documentos secretos, pero no nos dice que según la Constitución, es prerrogativa del presidente el hacerlo y no del Congreso.

Lo que ha escrito Ian Pacepa, director de inteligencia de Rumanía, que fue el comunista de mayor grado que desertó a EEUU, en su libro Programado para Matar: Oswald, la KGB y el asesinato de Kennedy, es que Lee Harvey Oswald fue reclutado por los rusos durante su servicio con los Marines, en Japón. Oswald se casó con una rusa y estuvo en Rusia unos 3 años. Volvió a EEUU y fue miembro de la asociación pro-castrista Comité de Juego Justo para Cuba. Después del asesinato, el hijo de Madelyn Murray O’Hair, escribió que su madre fue ordenada a destruir los documentos del Comité que le asociaban a Oswald.

Según el analista de inteligencia Kenneth Dillon, Oswald intentó matar al Gen Edwin A Walker. Su esposa Marina declara en un libro, que Oswald la pegaba y actuaba de forma paranoica y violenta. Practicaba mucho con el rifle y en un momento, quiso secuestrar un avión a Cuba. Pero la parte decisiva parece ser su viaje a Mexico, 55 días antes del asesinato, donde visitó las embajadas de Rusia y Cuba. En la embajada rusa estuvieron presentes, según declaraciones de él mismo, Oleg Nechiporenko con sus compatriotas Pavel Yayskov y Valery Kostikov. Los tres eran de la KGB y según la CIA, Kostikov era miembro del Departamento 13 del Primer Jefe del Directorado espacializado en “acción ejecutiva”: sabotaje y asesinatos. Según ellos, Oswald fue a pedir una visa para Rusia o Cuba pero se le negó y quedó afectado. Puede existir otra explicación ¿no?.

También se cree, que el Kremlin no estaba dispuesto a llevar a cabo el asesinato por las posibles consecuencias, pero Ivan Serov, supuestamente afectado por la “humillación” en la Crisis de los Misiles en Cuba, organizó un grupo díscolo, usando a Oswald para lograr su revancha. Difícil de verificar, claro.

De lo que sí hay información más fidedigna, es de la campaña de desinformación en los medios a la que la KGB llamó Operación Dragón.  Una de las publicaciones, Marzant y Munsell fue manejada por la KGB y publicó el libro con el autor Curtis McDougall, titulado Oswald, Asesino o Chivo Espiatorio?. Otro libro, titulado Rush to Judgement  (Apresurarse a Juicio) fue publicado por la misma organización usando a Mark Lane para culpar a la “extrema derecha”. El famoso periodista I F Stone, también participó culpando a la derecha, pero eventualmente se descubrió que era un espía. Sale en la lista de americanos espías rusos, publicada en Archivos Venona. Ver abajo.

Humberto Fontoya escribió dos libros excelentes sobre el apoyo que Castro recibió en Hollywood y los medios americanos. En uno de ellos escribe que, sabiendo Fidel que los hermanos Kennedy quisieron asesinarle ofreciendo $100.000 a la mafia, dijo: “Los líderes americanos que planifican asesinarme, no deberían pensar que están seguros tampoco. Pensamos responder de la misma forma”. Sus libros se titulan: Fidel el Tirano Favorito de Hollywood. Y El Romance Más Largo: Los Medios y Fidel. Una frase de Fidel: La propaganda es el corazón de nuestra lucha. Nunca debemos abandonar la propaganda.

Lo que sí puede aparecer en los documentos hasta ahora secretos, es que la CIA y el FBI tuvieron oportunidades claras para abortar el asesinato y bajaron la guardia, lo cual sería realmente vergonzoso ante el pueblo americano. Lo que hay que indicar también, es que en aquellos tiempos la CIA y el FBI no se comunicaban para nada. Igual que lo que ocurrió con las Torres. Claro que otros empezaran a especular que ese fue el plan, como con las Torres: falsa bandera. A los que les atraen las conspiraciones, difícilmente cambiarán de opinión.

Resumen recogido mayormente de los artículos de abajo, que a su vez, recogen información de libros y documentos pertinentes.

El Asesinato de Kennedy: El dedo apunta a la KGB

Por qué los comunistas mataron a Kennedy