Uno de los cuentos modernos más retorcidos e incomprensibles es el del coral, y su muerte debida al Calentamiento Global Acojonante. Pongamos ejemplos.

New York Times, 15 de marzo de 2017.

gran-barrera-de-coral-muerto

El estado de los arrecifes de coral es un claro signo de la salud de los océanos.  Su sufrimiento y muerte es una nueva señal de los estragos del calentamieto global.

ABC News, 29 de spetiembre de 2017:

great-barrier-reef-recovering

Estamos viendo coral que muestra signos tempranos de desarrollo reproductivo, huevos realmente visibles a ojo desnudo, dijo el Dr. Cantin.

Es muy sorprendente porque estudios anteriores han mostrado un retardo de dos o tres años en la actividad reproductiva tras los eventos de blanqueamiento.

Significa que tienen suficiente energía, han recuperado las zooxantelas y la simbiosis. E incuso tienen la suficiente energía para invertir en la reproducción y desarrollo de huevos.

¿Se entiende el problema? ¿En qué mundo es posible que algo que está “muerto” se dedique a recupear las zooxantelas (ya veremos qué es eso)? Todo lo que pueden hacer los muertos es descomponerse, pero en ningún caso recuperan nada. Y mucho menos se reproducen. Los muertos del Calentamiento Global Acojonante son muertos vivientes, porque reproducirse es la definición de ser vivo.

Es verdad que si uno lee con mucho cuidado las noticias de “muerte”, a menudo ve que están redactadas de forma que parece una muerte muy sospsechosa.

nyt-blanqueamiento-coral

Habrá que insistir; lo muerto no se recupera. La muerte es la transición más definitiva e irreversible que conocemos. La única forma de que ese párrafo del New York Times tuviera sentido sería que una zona de coral haya muerto, y que con el tiempo sea recolonizada por coral nuevo proviniente de otra zona. Ya sea en forma de larvas que nadan, ya sea en forma de desove. Son los dos procedimientos que usan las distintas especies de coral. Y es algo muy fácil de observar. Si dejas flotando cualquier objeto duro en el Pacífico tropical, con el tiempo verás que prácticamente siempre le acaban saliendo incrustaciones coralinas. Y puede estar a cientos de millas del arrecife más cercano, que le crecerá el coral.

Pero esto no es muy conveniente para el cuento de terror. Daría igual la muerte de coral en una zona, porque sería recolonizada en un tiempo más o menos breve. Aunque sí hay algo que lo puede impedir. Si al macizo de coral muerto le salen algas, estás impiden la recolonización. Pero entonces, para hablarnos de “problema” tendrían que mostrar fotos con el coral muerto cubierto por algas. No valen las típicas del coral blanqueado, porque aunque estuviera muerto puedes esperar que sea recolonizado.

Donde ya no tiene ningún sentido lo de la muerte es si te hablan de la recuperación de las zooxantelas. Eso no es una recolonización, sino una clara no-muerte. Un proceso natural. Las zooxantelas son unas algas que viven en simbiosis dentro de los pólipos de coral. Le proporcionan el 90% de la energía al huésped, a través de la fotosíntesis, y reciben nutrientes y una buena posición de cara a la luz del sol. Pero los pólipos pueden elegir el tipo de zooxantelas que usan, que depende de las condiciones del entorno. Siempre usan las que les permiten crecer más rápido en esas condiciones. Y cuando las condiciones cambian, empiezan por expulsar a las algas simbióticas que estaban usando. Eso los deja de color blanco — el color les viene de las algas. Y después se hacen con otro equipo más conveniente de zooxantelas, y siguen con su vida.

Este proceso natural es lo que están describiendo como “muerte”. Y no es algo desconocido, o a lo que le falte literatura científica. Ver enlaces al final. Pero como no encaja con la narrativa de moda, nunca lo mencionan en la prensa.

Resumiendo. Olvidemos el término “muerte” que usan con tan impropia alegría. Para que el coral este desapareciendo, sea globalmente o sea en una zona, la prueba sería la sustitución del coral por algas. Por ejemplo esto:

Y ni siquiera es definitivo, porque siempre han convivido y ha habido una “guerra” entre el coral y las “lechugas marinas”. A largo plazo, en general gana el coral. Los muertos vivientes. Los peces se comen a las “lechugas” y las mantienen a raya, o en una especie de equilibrio.

Con esto ya se pueden entender esas noticias del coral que con el cuento de terror de la prensa no hay forma de digerir. La “muerte” es una licencia poética, y el coral está muy bien, gracias. Menos en las zonas en las que está mal por causas completamente ajenas a ningún cambio climático. Contaminación, sobrepesca, etcétera. Ese es el problema, y se arregla con simple higiene.

Fuentes

De la noticia, Jo Nova:

New York Times:

ABC News:

Florida Keys National Marine Sanctuary:

Wikipedia, zooxantelas:

Sobre la estrategia natural de blanqueamiento del coral (Adpatative Bleaching Hypothesis):