rajoy-nacion-de-naciones

Si no se tratara de España, y no se tratara de Rajoy, me parecería una idea estupenda. Cuando alguien dice una tontería lo mejor es analizarla con cierto fuste. Pero aquí las ideas estupendas suelen dar muy malos resultados y favorecer siempre a los mismos. Y con Rajoy, más. Pero imagina trolear a la comisión:

Señorías, si vamos a hablar de la nación de naciones, tenemos que resolver tres asuntillos. Y lo tenemos que hacer antes de empezar a hablar de la criatura. Vaya, si queremos crear alguna oportunidad de saber de qué diablos estamos hablando.

Por orden.

1. Tenemos que saber qué es una nación. Porque nunca podríamos saber si es verdad que en España hay naciones (Tóntez) si no sabemos qué son las naciones. Y el negativo del problema también es muy interesante. ¿Qué es una no-nación? ¿Hay elementos de esos en España? Esto es; ¿todas las partes de España son de una nación, aunque no sepamos todavía de qué nación, o hay partes no-naciones? Lo que nos lleva al siguiente punto.

2. ¿Es España una nación? La aserción de Tóntez parece sugerirlo; nación de naciones. Pero eso crea un problema lógico y humanitario de primer orden. El cerebro humano no funciona así, con la presumible excepción del de Tóntez. Es posible que sea extraterrestre, pero los humanos no lo vamos a entender. La construcción algo de algos no cabe en nuestra mollera. Piensen sus señorías. Busquen ejemplos en los que el conjunto sea lo mismo que las partes. No lo van a encontrar. Tal vez lo más parecido sería la arena. ¿Podríamos pensar en una arena de arenas? Nein. La arena no tiene arenas; tiene partículas. Preferiblemente desagregadas de las rocas, y mayormente silíceas. O el aire. No es un aire de aires, sino de moléculas. Etcétera. Da igual en lo que quieran pensar; no funciona. En mente humana, quiero decir; los extraterrestres, ellos sabrán.

¿Entonces, qué será España a partir de esta comisión? Sugiero, por mor de la tradición, llamarle imperio. Es el nombre clásico para varias naciones con un rey. También cabría ex-imperio, estilo la Commonwealth. Pero en ese caso todas las naciones no serían España, que es lo que también afirma Tóntez. Para hacerle caso, o hacemos un imperio, o quitamos el rey. Pero esta no es la comisión de la Monarquía, o sea que hacemos un imperio.

3. ¿Cuál va a ser la diferencia práctica (política, jurídica) entre ser una nación y ser una no-nación? Alguna tiene que haber, porque si no van a pensar por ahí fuera que estamos haciendo el gilipollas. Tal vez no totalmente exentos de razón.

Alguien podría proponer que todos los cachos sean de una de las naciones del imperio, y eso justificaría una no diferencia. Pero no saldríamos de gilipollas. Bastaría con decir: ahora las autonomías se van a llamar naciones, y España imperio, porque nos sale del pirindolo. ¡Y ahí queda esa! Pero no habríamos hecho nada. ¿Cómo justificamos tanta comisión, y tanta sabiduría, para un simple cambiazo semántico? Y sobre todo, ¿qué problema, de qué campeón, íbamos a arreglar con ese cambiazo? Para no hacer nada, lo mejor es no hacer nada. Y gastamos menos dinero de los paganos.

Propongo que se suspenda provisionalmente toda ulterior actividad de esta comisión, a la espera de que se resuelvan, primero, estos tres asuntillos. Hemos empezado la casa por el tejado.

Añadido posterior (5 sep 12:15). En El Español traen otro detalle de Tóntez el extraterrestre.

Para el líder del PSOE, España es una nación de naciones. “Aquellos que niegan que España es una nación de naciones… ¿Que están diciendo, que ser español es la única identidad posible?”, se interrogó.

Tóntez, eso no quiere decir que España sea una nación de naciones, sino una identidad compleja, o con matices. Que es exactamente lo que les pasa a todas las naciones. Y entonces vemos en todo su esplendor tu abismal imbecilidad. Tu propuesta significa que todas las naciones serían naciones de naciones (en tu cerebro) y no has dicho nada.