– España es plurinacional.

– ¿Si? ¿Por qué?

– Porque lo dijo el 39 congreso del PSOE.

– Coño, pero lo dirían por algo. Supongo que vieron varias naciones, y se dijeron: ¡Tate, España es plurinacional!

– No creo. Porque cuando les preguntan qué naciones ven, no saben / no contestan. Dicen que tienen que debatirlo; y parece raro ver algo, llegar a una conclusión, y después tener que debatir lo que has visto. ¿Cómo puedes llegar a una conclusión, si todavía tienes que debatir lo que te ha llevado a la conclusión?

El País:

Hemos hecho una formulación y hay que desarrollarla

El Mundo:

(Adriana Lastra) ha evitado dictaminar a juicio de la dirección socialista cuántas nacionalidades hay o puede haber. Ningún número. Eso debe ser objeto de debate primero en el PSOE y después con el resto de partidos en el Congreso.

– ¡Que no, joé! No te enteras. Que es imposible ver un puñado de naciones (o de canicas, o lo que sea) sin poder decir cuáles son naciones (o canicas, o lo que sea), y cuáles no. La única forma de saber que has visto canicas, es sabiendo lo que es una canica, y muy especialmente lo que no es una canica. Tóntez no puede decir que en este tablero hay canicas, pero que no sabe si son cinco o diez. ¡Porque eso querría decir que no sabe lo que son canicas!

canicas

– ¡Acabáramos! Tienes razón, no han visto naciones. No podría ser. Lo que ocurre no es que España sea plurinacional, sino que la van a hacer así. ¡Van a crear naciones, y eliminar la que hay! El viejo sueño de los nacionatas.

– Pues ya tiene guasa la cosa. ¿Ahora nacen y mueren las naciones porque lo diga Tóntez?

– No; porque lo diga Tóntez, no. Es porque vives en un sitio (ex-nación), que pone a gente como Tóntez en la posición en la que está Tóntez. Y que tiene la constitución que tiene. Y la cultura que tiene. Y que vota inveteradamente lo que vota. No vayas a escurrir el bulto ahora. Todos tenemos la culpa. Donde se pueden inventar -verosímilmente- muchas naciones, es donde no hay una nación. Ahora ya, ajo y agua. Toca circo. Más.

Fuentes

El País:

El Mundo: