epstein-boxer

No tengo ni idea de los méritos de este estudio, ni ninguna predisposición a tomar muy en serio los estudios de psicología. Pero no quiero dejar de mencionarlo porque la idea que investiga es muy original, potente, y verosímil. Diría que de una simplicidad brillante; de esas que te da rabia no haber pensado tú mismo.

Los psicólogos llevan mucho tiempo con la digestión del “problema de la inteligencia”. Son abrumadoramente kindergarten, y por tanto lo que les sale es negarla. Negar que haya notables diferencias entre individuos (de la razas ya ni hablemos); negar que los test de IQ midan algo real y consistente; negar que en buena medida se hereda; y negar que los test de IQ sean predictores decentes de resultados en los estudios y en la vida. Pero la realidad golpea, y al final hasta el kindergarten se entera.

Por otra parte hay dos elementos fácilmente observables respecto a la IQ que son más que peculiares.

1. Es experiencia común y extendida ver a gente de IQ apabullante pensando imbecilidades de órdago. Ejemplos hay para repartir camiones, pero por poner uno reciente pensemos en Stephen Hawking diciendo que Trump va a convertir la Tierra en Venus (y luego dicen que aquí el payaso es Trump).

2. Hay elementos bien conocidos que invariablemente convierten a la gente en perfectos idiotas (como en tontos que no paran de decir y hacer chorradas), y lo consiguen sin bajar un ápice su IQ. La ideología; el ingreso en una secta; una adicción; el kindergarten; todos tenemos ejemplos. Y es algo que no les pasa menos a los más inteligentes; les pasa igual. Y se nota más en su caso, porque porque tienen más altura de la que descender.

Problema teórico: ¿los test de IQ miden la costumbre de decir / hacer chorradas? No. Miden algo muy distinto. Miden “potencia” de pensamiento, por decirlo de una forma castiza. Pero esa potencia no le impide a Hawking la chorrada de Venus. Y como chorrada es de récord Guinness. Y nada infrecuente en camepones IQ.

Hipótesis. Debe haber algo más que afecta a lo que se conoce comunmente como inteligencia, pero que no miden los test de IQ. Y una especulación de avance: tal vez ese algo sí quede muy afectado por la ideología, y los otros factores conocidos de hecatombe intelectual.

¿Ha dicho alguien pensamiento crítico?

Probablemente todos conocemos alguien que es muy inteligente pero que hace cosas desvergonzadamente idiotas. A pesar de la evidencia de que la inteligencia (IQ) predice una variedad de resultados en la vida, la relación entre la inteligencia y el buen pensar es menos clara. Esta investigación explora si es la habilidad de pensamiento crítico, o la inteligencia, el mejor predictor de los sucesos de la vida real.

Claves:

  • El pensamiento crítico y la inteligencia predicen la ocurrencia de resultados del mundo real.
  • Los que puntúan más alto en ambas tienen menos sucesos negativos en la vida.
  • El pensamiento crítico es un predictor más fuerte de los resultados en la vida real que la inteligencia.

Así arranca el estudio que no quería dejar de mencionar.

¿A qué se refieren cuando hablan de pensamiento crítico? Creo que queda mas que claro con esta frase de la presentación en Research Digest.

Mientras que la IQ -hablando crudamente- es una medida de la potencia mental al manejar conceptos abstractos, algunos investigadores dicen que el “pensamiento crítico” -la habilidad para hacer juicios desapasionadamente sin saltar a conclusiones falsas- es una habilidad separada.

Nota: Lo de la diferencia en los frenos de uno y otro elemento es una morcilla que he metido yo, no está en el trabajo. Pero sale oro si te internas por ahí. Porque explica muy bien ese curioso fenómeno de ver a gente, por lo demás inteligente, diciendo chorradas de infarto cuando están mediados por una ideología, o por el kindergarten, etcétera. Simplemente se han quedado sin la perspectiva necesaria para llegar a un análisis medio normal, sin haber perdido su potencia de pensamiento.

Hay otras sugerencias de mucho interés. Mientras que lo de aprender inteligencia está bastante crudo, con el pensamiento crítico no pasa. Pensar con claridad es algo que se aprende, y se entrena y se avanza. Aunque nuestro sistema educativo tenga esa idea por el pecado original. El kindergarten entero está convencido de no tener nada que aprender respecto a pensar con claridad (pensamiento crítico). Pero si cualquier chorrada vale porque la digan “los buenos”, lo que llega es Trump. Con un razonamiento muy fácil; chorrada por chorrada, prefiero mi chorrada.

Sirva esta nota como apunte de anteproyecto de camino para ir reduciendo el insoportable nivel de las payasadas. Poder, se puede. Querer es otra cuestión.

Fuentes

BBC:

Research Digest (presentación):

Elsevier, el estudio (se encuentra en Sci-hub):