Esto es algo muy muy sabido desde hace decenios, pero el alarmismo climático es una de esas filosofías kindergarten en las que los niños creen estar descubriendo el mundo. Pero se conocía por experimentos de laboratorio y por pruebas de campo. Aunque eso tampoco les vale a los chicos del clima; ellos necesitan un mundo “global”. Y si no miden global, la medición no existe. Aunque se entiendan los procesos, se predigan correctamente, y se vea repetido vez tras vez.

Vale, ya habían aceptado que “globalmente” la tierra reverdece. Perfectamente previsible, y previsto por los “negacionistas”. Pero como los cambios siempre tienen que ser malos, y tú -humano- has de ser pecador, sostenían que esa ventaja era relativa o inexistente. Porque las plantas iban a gastar mucha agua al crecer más, y la ventaja se iba a fastidiar.

Y se han llevado una sorpresa. Solo los alarmistas, claro.

water-efficency

Traduzco de la presentación en The Conversation.

Las plantas terrestes están absrobiendo un 17% más de carbono de la atmósfera, según muestra nuestro estudio publicado hoy. Igualmente extraordinario, también muestra que la vegetación apenas está usando agua extra para hacerlo, lo que sugiere que el cambio global está causando que las plantas del mundo crezcan de forma más eficiente en su uso del agua.

Traducción para personas: En el globo hay un notable aumento  de vegetación, sin un aumento del uso del agua. ¡Algo muy bueno!

Los gráficos más claros son estos dos:

No creo que necesite explicación. “CO2 uptake” y crecimiento de las plantas (o aumento de la masa vegetal) es lo mismo, porque de lo que crecen es del carbono que toman del CO2. “Evapotranspiration” es lo que los alarmistas -y solo los alarmistas- creían que iba a aumentar, dejando a las plantas sin agua. Y no ocurre. “Water use efficiency” es la cantidad de agua que necesitan para crecer. Si crecen, sin mayor uso de agua, todo el crecimiento es aumento de la eficiencia. La pera.

El otro gráfico ilustrativo:

No es un mapa de reverdecimiento, como los que estamos acostumbrados. Es de aumento de eficiencia en el uso del agua. Los rojos pueden parecer muy llamativos, pero la escala va desde +40 hasta -5. O sea, el rojo fuerte es ocho veces menos cambio que el verde fuerte. Estamos hablando de una auténtica bendición. Bendito CO2.

Sigo traduciendo:

Hemos encontrado que, a lo largo del globo, los bosques boreales y tropicales son particularmente buenos en este aumento de eficiencia y de toma de CO2. Esto se debe en gran parte al efecto de fertilización del CO2 y al incremento en la superficie total de hojas.

Al miso tiempo, en los eco sistemas semi-áridos del mundo, el ahorro de agua es muy importante. Hallamos que en Australia por ejemplo hay un aumento de la toma de carbono, especialmente en las sabanas del norte. Esta tendencia podría no haber sido posible sin un incremento en la eficiencia del uso del agua del ecosistema.

Estudios anteriores también han mostrado cómo un incremento en la eficiencia con el agua está reverdeciendo las regiones semi-áridas y pueden haber contribuido a un incremento en la captura de carbono en los sistemas semi-áridos de Australia, África y Sudamérica.

Nota. Cada vez que dicen “captura de carbono” hay que traducir por “aumento de la vegetación”. Es lo mismo. Lo dicen de forma tan rara por su obsesión carbonofóbica.

La explicación de lo que ocurre es sencilla. Sigo copiando:

El aumento de toma de carbono típicamente tiene un coste. Para dejar entrar el CO2 las plantas tienen que abrir unos poros de sus hojas, llamados estomas. Estos a su vez permiten que el agua se escape. Así que las plantas necesitan hallar un balance entre tomar carbono para fabricar nuevas hojas, tallos y raíces, pero minimizar la pérdida de agua en el proceso. Esto ha llevado a elaboradas adaptaciones que ha permitido a muchas especies de plantas conquistar un rango de ambientes áridos.

Una de esas adaptaciones es cerrar los estomas ligeramente, para dejar entrar el CO2 con menos agua escapando fuera. Con un aumento del CO2, el resultado total es que la toma de carbono aumenta sin aumentar el consumo de agua. Esto es exactamente lo que hemos encontrado a una escala global en nuestro nuevo estudio. De hecho, hemos encontrado que el aumento del CO2 está causando que las plantas sean más eficientes en el uso del agua, casi en todas partes, tanto en lugares secos como húmedos.

Lo que todo el mundo daba por supuesto, menos los alarmistas.

Fuentes

The Conversation:

Nature:

Más entradas en la plaza sobre la bendición del CO2 extra para las plantas y la vida: