junio 2017


Yo creo que no hemos hablado en la plaza de las propuestas de organizar en esquema tipo equipo rojo, para digerir y hacer transparente el debate del cambio climático acojonante. Puede ser un buen momento.

red-team

La terminología viene de los militares en sus juegos de guerra, con un equipo rojo que ataca y un equipo azul que defiende una posición. Pero lo usan muchas organizaciones bajo el nombre de ejercicio de equipo rojo, con la idea de desafiar una estrategia, un esquema, un paradigma, un diseño, y fortalecerlo a base de encontrar sus debilidades. O tirarlo a la basura si el ejercicio demuestra que tenía los pies de barro. Lo usan en general aquellas organizaciones que tienen que tomar decisiones cuyas consecuencias pueden ser graves. De todo índole, pero especialmente la comunidades de inteligencia, seguridad informática, y en operaciones industriales de grueso calibre. La idea base es obvia: un “abogado del diablo” que mire y ponga encima de la mesa lo que los “buenos” no están mirando.

En abril de este año Steve Kooning propuso en un artículo del New York Times la creación formal de un ejercicio red team. Kooning es un físico teórico, actualmente director del Center for Urban Science and Progress de la Universidad de Nueva York, que ha sido servido en cuerpos consultivos como la National Science Foundation, el Departamento de Defensa, el Departamento de Energía, varios laboratorios nacionales de EEUU, y el grupo de consulta defensa JASON.

Algunos científicos críticos de la alarma del clima saludaron la idea muy favorablemente. Más visiblemente Curry y Christy ante el congreso, y Spencer en su blog. Y en realidad todos los escépticos lo han propuesto de una forma u otra a lo largo de estos años.

Hace un par de semanas Pruitt, el director de la EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente), apuntó la posibilidad de que su agencia creara el ejercicio red team. Bajo una forma más o menos vaga: “es algo que esperamos proporcionar bajo nuestro liderazgo”.

Hasta lo de Pruitt, el consenso del kindergaten no se había dado por enterado de las propuestas. Ni para aplaudirlas ni para denostarlas; oficialmente no existían. Pero claro, un director de la EPA despierta todas las alarmas. Y ahora los alarmistas están en la tesitura de criticar una propuesta que caracteriza a las organizaciones que se toman su función (y sus consecuencias) con la seriedad necesaria. Un papelón.

Santer, Emanuel y Oreskes se lanzan a la piscina en el Wall Street Journal. Y es una joya. Una radiografía del kindergarten. Ya el título mismo es mentira:

Attention Scott Pruitt: Red teams and blue teams are no way to conduct climate science

Problema. Ni Pruitt ni Koonin hablan de la forma de conducir la ciencia, sino de la forma de digerirla. Literalmente: Preguntarse qué sabemos, qué no sabemos, y qué riesgo supone para la salud de EEUU y del mundo. Algo muy distinto de conducir la ciencia.

Sí afirman los alarmistas que la ciencia ya está bien digerida. Por los cuerpos científicos a la IPCC. Pero saltan por encima el punto clave que señala Koonin, y que supone nada menos que el motivo del ejercicio equipo rojo. La falta de un estrategia de controversia. El IPCC parte explícitamente de la creación de consenso (consensus building), y el esquema equipo rojo parte de exactamente lo contrario. Podrían intentar decir que el ejercicio equipo rojo (la pesquisa con contradicción) no tiene sentido en ningún caso. Pero saben que no pueden. Lo que es absurdo es que intenten decir que el caso muy especial de la ciencia del cambio climático no lo necesita, porque ya tiene algo … ¡que no es un ejercicio de contradicción!

Luego hacen un largo alegato en defensa del peer-rewiev. Pero esto no tiene nada que ver; hablamos de un paso más allá, para una decisión política cuyas consecuencias son graves. ¿Por qué no les dicen a las organizaciones que usan habitualmente el ejercicio equipo rojo que se limiten al peer-rewiev? ¡Porque tendría tan poco sentido como tiene con lo del clima!

Pero la guinda es esta. El kindergarten rompiendo aguas.

Esas propuestas de equipos especiales de investigadores no son sobre un debate científico honrado. Son intentos peligrosos de elevar el estatus de las opiniones minoritarias, y de reducir la legitimidad, objetividad y transparencia de la ciencia del clima existente.

¡Joder! ¿Ahora la popularidad concede mayor estatus y legitimidad a una opinión científica, a unos resultados, o a unas conclusiones? ¿Y qué puede haber más transparente que un ejercicio que asegure que todos los ángulos y todas las incertidumbres están encima de la mesa – con independencia de su popularidad? El sistema consenso garantiza que eso no va a ocurrir, y el sistema equipo rojo es la mejor forma conocida de facilitarlo. Estos mamones están diciendo que los policías ya saben y son los expertos, y tienen su peer-review y sus discusiones internas. Que juicios y abogados son una mierda que sólo sirve para elevar el estatus del puto culpable impopular.

Este es el cuento del clima. Tiene tan poca consistencia que no puede soportar la presencia de un equipo rojo. Ya lo sabíamos por sus actos, pero ahora consta por escrito.

¿Necesita ejemplos el kindergarten?

  • La filosofía
  • El derecho
  • La ciencia clásica (antes del consenso)
  • El periodismo
  • La democracia liberal

Todo eso son distintas versiones del sistema equipo rojo. También es la novedad que introdujo la cultura occidental en el mundo, pero no vamos a explicarle al kindergarten algo tan complicado, tan antinatural, y tan adulto.

Añadido casi inmediato. Pielke padre está de acuerdo. Probablemente es el científico del clima con más publicaciones, citaciones, y mejores índices,

Añadido 12 horas después. También puede ser que estemos hablando de otra cosa, y no de ciencia.

figueres-economy

Fuentes.

Wikipedia:

Wall Street Journal (artículo de Koonin):

Resumen en el Blog de Judith Curry del red team de Koonin:

Roy Spencer sobre red team:

Wikipedia / Koonin:

Wall Street Journal:

Hulme y Mahony (sobre IPCC y búsqueda de consenso):

UNRIC (ONU):

 

 

 

Jerónimo

jeronimo

Bueno, la verdad es que es la primera (y última, no os preocupéis) que visito esta web. Aun así, me veo en la obligación moral y científica de escribir un comentario para, si aun no convencer a nadie, poder mostrar mi opinión en vuestra vana e insustancial web. Me gustaría poder, en tan solo unos minutos, lanzaros una avalancha de pruebas que demuestran el cambio climático, la extinción masiva de especies, la sobreexplotación de los océanos, la deforestación y la contaminación de la que el ser humano es responsable. Me gustaría, pero no quiero. Y no quiero, no porque (tal y como algunos seguramente afirmaran) no existan tales pruebas, y tan solo venga con cuentos chinos. No. No quiero porque la cantidad de información disponible en casi cualquier sitio donde alguien quiera buscar, es sencillamente abrumadora. Tampoco quiero porque no hay mas ciego que aquel que no quiere ver, ni mas sordo que aquel que no quiere escuchar. Es natural en el ser humano negar aquellas ideas desagradables que nos hagan evocar peligros o desastres que no podemos evitar. Y es cierto que, desgraciadamente, no hay demasiada esperanza para que podamos evitar algo que ni si quiera podemos ver, y que tan solo un puñado de científicos locos previenen, tal como un pobre profeta viejo y chalado se pone a gritar en medio de la calle qué el mundo se acaba. Los científicos hoy en día no gozan de mucha credibilidad. Quizá es el precio a pagar por una mayor especialización científica, demasiado compleja y tediosa para que llegue al ciudadano medio. En cambio, a vosotros, a aquellos que simplemente niegan la evidencia agarrándose a clavos ardiendo en forma de datos sin demostrar en su totalidad (normalmente por falta de financiación, o voluntad política), o que ridiculizáis estudios serios realizados por cientos de investigadores en todo el mundo (porque es evidente que un puñado de blogueros fracasados son mucho mas inteligentes que gente realmente preparada que gasta su tiempo y esfuerzo, e incluso su capital, en intentar concienciar a la gente que desgraciadamente se cree vuestras patrañas), o que simplemente convencéis con vuestra burla y vuestro humor de mal gusto, sobre problemas reales que están sucediendo hoy en día y ponen de manifiesto la profunda ignorancia en la que se haya sumida esta sociedad… a vosotros, a vosotros si os creen. A vosotros os siguen, como a lideres religiosos que prometen paz y seguridad a cambio de fe, que afirman que no hay que preocuparse por nada y que todo va maravillosamente. Es evidente que vuestro mensaje arraiga simplemente por el hecho de que desea ser escuchado. Desean que sea cierto.

Y mientras, vosotros, que discutís la posibilidad de crear nuevas especies solo para justificar que se extingan las que ya existen, seguís en vuestra nube azul, creyendo que sois los únicos cuerdos en un mundo de locos. No puedo expresar el desagrado que me produce ver a gente tan perdida, tan atascada en la creencia de que el ser humano, con su infinita sabiduría y conocimiento, se librará de todas y seguirá su marcha por el mundo sin ninguna consecuencia. Con la seguridad de un necio caminando a través de un campo de minas. Porque claro, evidentemente, nada puede salir mal. Llevamos demasiado dentro ese espíritu del siglo XX, donde los grandes avances científicos nos pusieron a nosotros de nuevo como centro del universo. La especie imparable. Indomable. Indestructible. Como el Titanic saliendo del puerto con el orgullo de un dios traído a la tierra.

Pero lo cierto es que no dejamos de ser un bicho que se ha salido de su papel, que se ha puesto a hacer trampas (en un contexto evolutivo) y que ha alterado profundamente el equilibrio con una intensidad sobrecogedora. Lo cierto es que la vida no acepta demasiado bien esos cambios de equilibrio, y que si los acepta lo hace a regañadientes, y con tiempo y esfuerzo. Lo cierto es que nos iremos a tomar viento (por no utilizar una expresión más adecuada) y que al final, el que ria el último será el que no entendió el chiste. A buen seguro que al menos se aprenderá algo de todo esto, si es que queda alguien para contarlo, pero al fin y al cabo la evolución no es más que esto ¿no? ensayo y error.

Lo más gracioso es que es más fácil tumbar una teoría que construirla, y aquellos que no tienen capacidad para lo segundo, se entretienen con lo primero. Total, siempre se le puede buscar tres pies al gato, y realizar criticas destructivas con la intención de inflar el ego de aquellos que, básicamente, no tienen ni triste idea. Entiendo el porqué se crean este tipo de webs, y el porqué la gente las lee y se las cree. Entiendo el porqué hemos llegado a este punto y porqué la gente hace oídos sordos a los datos que tienen frente a sus narices. Entiendo todo eso y lo critico con conocimiento de causa. Lo critico porque, independientemente de que no duermas bien por ser un fracasado, alguien que se nombre a si mismo científico debe buscar la verdad, independientemente de que no sea de tu agrado. Y, sobretodo, lo critico porque emanas ignorancia y arrogancia en cada palabra de tus comentarios, y es increíble como tanta gente pueda leerte y seguirte siendo tan mentiroso como eres, Plazaeme.

Y esto es simplemente un mensaje dirigido a ti, personal y directo. No tengo intención de seguir el juego, tan solo quiero que sepas al menos lo que piensa un servidor, y lo que piensa mucha gente que seguramente lee este blog y pasa de largo, por ser una tanda de idioteces (menos mal). Borrarlo, denúncialo, censúrame o haz con ello lo que quieras. Poco me importa.Saludos.

Nota (pm). Nuestro amigo se ha puesto “Ánónimo” como apodo, pero yo prefiero llamarle Jerónimo.

Y tal vez convenga recordar  la entrada que tanto cabrea a Jerónimo, en la que cuelga el comentario original [–>] elevado aquí a entrada.

La “sexta extinción” en su contexto (es un mito)

Añadido para los comentarios (Jodeprinter).

tiempo

cafe-y-cambio-climatico

Después del oso polar, tal vez el café sea el segundo mayor icono acojonador de cuento del clima. Llevan también años y años diciendo que nos quedamos sin café. Y cada tanto, nuevo trompetazo de la muy alarmada BBC.

De hoy mismo, vía Twitter:

Y es un caso muy raro. Lo del oso, se entiende. Les gusta el frío, y si se lo quitas les va mal. Luego la realidad no lo confirma, pero como cuento está muy bien. ¿Pero el café? El café es una planta de los sitios más calientes. Imagina que fuera muy muy sensible, y que en esos sitios más calientes se saliera de su zona de confort. Pues vale, es cuestión de buscar una latitud un pelín más alta (fresca), y ya estamos donde estábamos. ¡Café de Almería! ¿Por qué nos vamos a quedar sin café si tenemos Almería? ¿Quién se va a tragar ese cuento?

Y luego también, ¿por qué eligen el café como metemiedos en vez de -no sé- las alcachofas o las berzas? Les gusta mucho mas el frío que al café. Ah, pero no es vicio; qué pillines. En realidad hubieran preferido elegir el tabaco o la marijuana, pero no pudieron porque es vicio con mala prensa. Tuvieron que elegir una droga bien vista, pero suficientemente vicio como para que todos nos hagamos a la idea de la tristeza que sería perderla. Y nos agobiemos. ¡El café de la mañana!

En general procuro no dedicarme demasiado a la parte payasa del alarmismo climático. Lo de los osos podía colar, pero no creo que el café se lo crea nadie. Ni el más fiel redactor de la BBC. Por hoy ya me he hartado un poco, y he ido a buscar la realidad. Por si a alguien le interesa, y para asegurarnos.

Veamos lo que está sufriendo el café.

produccion-mundial-de-cafe

Jó, a primera vista se parece un montón a un gráfico del Calentamiento Global Acojonante. Sin calentamiento entre 1950 y finales de los setenta, y suave calentamiento desde entonces. Pongamos los dos juntos para ver como se llevan el café y el cambio climático.

cafe-y-cambio-climatico

Se llevan de cine. Incuestionable. Irrefutable. Indudable. Indiscutible. No podemos decir que un cambio sea causa del otro, pero sí podemos decir que el cambio climático no está produciendo el deterioro que no existe en el café. También sería verosímil una causa en parte común a ambos cambios. Más CO2 produciendo algo del calentamiento, y a su vez produciendo una buena parte del aumento de la producción de café. ¡Porque es lo que está haciendo con la vegetación en general, y el café es una planta!

Coffee_trees_farm_USDAgov_wikicommons_CROPPED

Café ⇒ verde   planta  fotosíntesis   CO2 extra  bienestar alimenticio   alegría general.

Ya digo que han elegido un cuento muy muy raro con el café. Les ha perdido la jugada guarra de enredar con los vicios, y se han olvidado del resto de la película.

Esto es el alarmismo climático. Desde el punto el vista del relato. Lo de la plata es otro asunto, y bastante más serio.

Fuentes

BBC (ver “tuit”)

United States Department of Agriculture (USDA), Foreign Agriculture Service (FAS). 2014. Production, Supply, and Distribution Online. Available here

HadCrut4, anual

pollo-kindergarten

Me encuentro con este “tuit”:

Y lo primero que me sale es contarle mi solución cuando he estado en situaciones similares. Doy por supuesto que no se refiere darle un estacazo y tirarlo a la basura; o empujarlo suavemente hacia fuera de la casa, hacia su mundo. Para eso no suele hacer falta preguntar.

Vale; le puedo sugerir que, si es tan joven que ni medio vuela, le haga una papilla con agua, huevo crudo, y miga de pan; la meta en una jeringa sin la punta, y use eso para darle de comer. Probablemente sea bueno meter el pollo en una caja de cartón abierta, para que se sienta más seguro y se relaje. Yo tenía esa impresión. Y en cuanto le das en el pico unas pocas veces con la jeringa, en seguida lo abre pidiendo la comida. ¡Todo para adentro! Fácil.

Esto es una solución genérica, que yo he comprobado con pollos de gorrión y mirlo – pero sin plumas. Funciona muy bien. Y ya después puede buscar en internet algo más especializado para gaviotas. ¿Bonito o sardinas de lata en la papilla? Lo que sea. Seguro que las gaviotas son lo más omnívoro que existe. No creo que le hagan ascos a nada.

Pero pensando un poco, he descartado contestar algo tan obvio. Es una chica lista y que piensa con claridad. Seguro que está buscando el consejo del especialista, más allá de lo facilón. Y en todo caso siempre hay gente que contesta lo evidente. Eso no le va a faltar. No contestamos.

Pero queda la curiosidad. ¿Habrá alguna buena respuesta específica? Podría tener detalles interesantes. No es que vaya por el mundo buscando pollos de gaviota, ni que le tenga ninguna afición a las gaviotas de cerca, pero a un clic de distancia es un conocimiento no menos barato que inútil.  Sale a cuenta. Miremos.

Pues no. ¡Nada que ver! Ninguna respuesta va por ahí. Ninguna solución implica que la chica haga ella misma nada por el pollo. Y es torpeza mía, porque la pregunta era rara de cojones.

¿Debo hacer algo con este polluelo de gaviota?

¡¡¡Debo!!! ¿Eso qué es; un deber legal, moral, o qué? Y por ahí van los tiros, al parecer. Los animales nos producen deberes morales, cuando no los comemos. Y el deber moral despierta sentimientos y preocupación. Y para eso tenemos a Papá Estado para resolver la crisis.  A pesar de ser sentimental, es una relación completamente indirecta con la naturaleza — a través del presupuesto. Y con la inevitable participación de Twitter y la peña, que nos dirá cuál es el mejor camino para llegar a algún organismo oficial que se dedica a salvar los pollos en apuros.

Y es fenomenal, porque en el mundo kindergarten hay instrucciones para todas las situaciones. Esta venía en una de las respuestas.

pollo-en-el-suelo

La pregunta era ¿debo hacer algo?; y la respuesta es lo que debe hacer. Niquelado. Viven en el mismo mundo.

Y yo en la higuera, salvando a los pollos por mi cuenta. El último se llamaba Chiapucci, por el ciclista italiano – un gran escalador. Era gorrión, y superó todas las fases. Le tuve que ayudar a aprender a volar, por supuesto. Y a escaparse de los gatos. Los perros entendieron la jugada, y eran amigos. Y una vez ya joven independiente, se lanzaba desde los árboles cuando me veía llegar. Se posaba en el hombro, y me mordía la oreja. Luego se hizo adulto. Y me piaba desde el árbol de turno, entre sus compis, pero sin venir. Es muy estimulante saber que tienes un amigo entre los árboles, allí arriba. Amplía el mundo. Perspectivas.

chiapucci

Digamos que se trata de una forma distinta -y ahora tal vez extravagante- de cumplir la misma misión y la misma moralidad, pero sin presupuesto público. Vaya, con “skin in the game”. No en el sentido de dinero, que no es nada, sino de inversión sentimental. Si se muere después de toda esa dedicación te da mucha pena. Y te enteras, porque no lo has dejado en manos de una institución, y te olvidas. Pero Chiapucci salió muy bien, y nunca le olvidaré. Tampoco fue el único, pero fue más especial. Llegó en una fase más temprana, que parecía imposible. Rescatado de la boca de un perro.

Y aquí puede haber una lección interesante, además de la extraña relación del kindergarten con la naturaleza. Tan sentimental, pero tan distante y mediada. Y es que yo no sé si en España hay una crisis social provocada por el PP y la asquerosa derecha (no se puede uno creer sin más lo que diga Pablito); pero si fuera cierto, sería con ganas. Porque hay que ser un país rico de cojones para dedicar recursos públicos a atender los pollos ¡de gaviota! La rata voladora. Y no es sólo que se dediquen recursos, sino que todo el mundo, todo el kindergarten entero, da por supuesto que eso es lo suyo.  Lo suyo del estado, quiero decir; a mi no me líes con que me busque mis propias soluciones para mis sentimientos franciscanos.

Cierto; es muy limpio, muy cómodo, y muy bien. Yo prefiero Chiapucci. Más listo que el hambre desde ese cerebrín.

El PSOE no ha dicho que España sea plurinacional, como entienden tantos.

espana-plurinacional

Tal vez sea así, pero el congreso del PSOE habla, literalmente, del carácter plurinacional del Estado. Puede entenderse que intercambia alegremente España y Estado, y que cuando ha llegado lo de “plurinacional” la suerte lo ha emparejado con Estado, y no con España. Podría ser. Tiene pinta, porque justo antes dice que la soberanía reside en el conjunto del pueblo español. Y se puede entender que el pueblo español es un conjunto de fulanos sin nación, o con varias, pero con estado y con soberanía. Un imperio, por así decir. Pero también se podría entender que España es una de las naciones del Imperio plurinacional, que además tiene otras. Digo; si se trata de contentar sentimientos separatas, y su sentimiento es no ser españoles, entonces sería un desastre proponer una España plurinacional. No creo que quieran ser una nación española.

Y el caso es que la soberanía interna del PSOE no alcanza al PSC . Puede ser una pista para interpretar el galimatías. Por que, sea España la purinacional, o se trate de un Imperio que incluye España como nación, y además contiene otras naciones oportunamente indefinidas, lo que sí queda meridianemante claro es que el PSOE es plurinacional. A partir de ahora, PSOP.

Y llegará Jaimito. Que no, que queda claro que España no es una nación, sino un conjunto de naciones. ¿Seguro, Jimy? ¿Asturias va a ser una nación, o una no-nación? En el segundo caso, España sería un conjunto de naciones y no naciones. O sea, un conjunto; punto. Un conjunto indefinido. Un aborto. ¿Y las no-naciones, serían algo en conjunto entre sí? Ni idea, pero no podrían ser España si esta es el conjunto que incluye a las naciones y a las no-naciones. ¿Cómo se llamará a parte de las no-naciones de España.

Hay que ir al origen. A la raíz del problema. Una nación es un sentimiento que tiene alguna gente, blablablá. Y tenemos la solución. Hispania est divisa in partes duas: Hispania sentimentalis et Hispania non-sentimentalis. Como la Hispania Citerior y la Hispania Ulterior, pero repartido distinto. Y a su vez, Hispania Sentimentalis está dividida en varios sentimientos nacionales, que ya se explicitarán en el futuro cuando decante el invento.  Mientras que la parte de Hispania Non Sentimentalis está a su vez dividida en no sentimientos, pero distintos, que se conocen como Comunidades Autónomas. El cubo de la basura.

Hala, ya le hemos explicado España a Tóntez, y al PSOP. Queda el pequeño problema, no de España, sino de los españoles. Que, como dice Tóntez, algunos tienen sentimientos nacionales. Pero no todos los que tienen sentimientos nacionales los tienen no-españoles. Y en clara muestra de desorganización hispana, han tenido la mala idea de repartirse muy mal. Esto es, mezclados con los de los sentimientos contrarios. ¡Incluso con los que no tienen sentimientos!

¿Van a medirlo para repartir, o van a decidirlo a capón? ¿O acaso ya lo han decidido y están esperando a contarlo? No exageremos. ¿A quién se le ocurre pedirle a Tóntez que piense en todo? Y queda un consuelo: peor lo tenía la Gallia.

Fuente, PSOP:

tontez-plurinacional

Viene de un estudio de psicología, del que me entero por @pitiklinov. A mi me parece clave para entender el kindergarten. Y de paso su contrario, el populismo o geriátrico. Para entendernos, kindergarten es el conjunto de progres y separatas (siempre quieren bajar la edad del voto a los 16 e impedir votar a los abuelos), y el geriátrico son las federicas o los trumpistas, de notablemente avanzada edad media. La tesis es que el kindergarten lleva unas décadas moralizando la política en modo industrial, y que eso es un peligro social de primer grado. Y este trabajo que comentamos establece un enlace entre esa moralización del kindergarten, que es una tesis mía que no parece fácil de ver, y el sentimiento como zanahoria del voto, que ve todo el mundo. La acusación típica al kindergarten es que apela a sentimientos; y no a razón, argumentos, realidad, o datos. Y es obvia. Pero el mecanismo que traigo espero que explique cómo opera el kindergarten sobre los sentimientos para inducir el voto. Con la moral; o mejor dicho, con una neo-moral. Moralina barata (lo de “neo” la hace barata).

Explico. Al parecer, las teorías dominantes sobre la relación entre sentimientos y moral suponían que los sentimientos preceden y son un “input” para la salida del juicio moral. No tenía ni idea, y no entiendo cómo se puede pensar eso. Si la moral te dice qué es bueno y malo; quién somos nosotros y ellos; y cómo nos comportamos; quiere decir que para cumplir su función tiene que ser (1) universal en el grupo y (2) fuertemente consistente dentro del grupo. Y para lograr eso no puede andar al albur de sentimientos ajenos a la moral, que en ese casol tendrán demasiada variabilidad individual. Yo creo que los que pensaban eso se habrán preocupado de mirar el efecto de la moral en la persona, pero no su función en el grupo. Y un código de grupo sólo puede tener una función de grupo.

Esta trabajo hace cuatro pruebas discriminando los tiempos en los que ocurren los dos elementos. Para saber si el esquema es: evento ⇒ emoción ⇒ juicio moral; o es evento ⇒ juicio moral ⇒ emoción.

Because causality implies temporal precedence, we reasoned that if attended emotions cause moral evaluations, then participants ought to experience (and be able to report) certain emotions (such as feeling angry or upset) before being able to judge the moral status of that behavior. In contrast, if moral judgments guide affect or emotions based on perceived norm violations, causal and mental information , and so on, then felt emotions should follow moral judgments.

Y lo que les resulta es la segunda. Que los juicios morales preceden -y probablemente guían- los sentimientos. No creo que le sorprenda a nadie, salvo a los académicos y expertos de turno.

Y no creo que le sorprenda nada a los flautistas del kindegarten. Sea de forma consciente, intuitiva, o por prueba y error (pero sin formalización), el caso es que lo practican con notable maestría.

Imagina. El voto más barato y más seguro es el voto sentimental. Si despiertas el sentimiento tienes el voto casi asegurado, y no te va a andar pidiendo demasiadas cuentas — mientras el sentimiento dure. Pero despertar sentimientos no es un ejercicio precisamente baladí. ¿Interpretando la Quinta Sinfonía por las calles? ¿Concursos de poesía hagiográfica del líder máximo? Difícil; muy difícil. Salvo que sea a través de la moral. La moral despierta los sentimientos. La academia no lo sabía hasta este estudio, pero los políticos los saben desde mucho antes de Julio César.

Aunque tiene una gran pega. Una moral de peso, establecida, lo es de toda la sociedad. Por definición, código de conducta y opinión del grupo. Y si el equipo azul toca la flauta moral -!USA, USA!- lo mismo puede hacer el equipo rojo. No hay ventaja. A no ser que se trate de neo-moral y esté asociada con uno de los equipos, por haber sido auspiciada por él. Mientra sea “neo”, funcionará. Luego, o se abandonará, o se generalizará, y ya no será políticamente útil. Y hay que sacar una nueva a pasear.

Coño, que se ve. En las primeras elecciones ganadas por Obama, el matrimonio arco-iris no lo defendían ni Obama ni Hillary. En las segundas fue un ariete de la campaña. En las que ha perdido Hillary lo defendía hasta Trump, y ya no era políticamente útil.

Funciona. Funciona de cojones, y han aprendido el truco. Y lo que te espera es un carrusel acelerado de moralina kleenex. Todo es moral para estos. Desde el cambio climático (yo soy oficilamente criminal contra la humanidad) hasta el manspreading, pasando por el racismo inverso. Ya verás cómo ahora Podemos se sienta distinto en los mítines. Hasta que se pase.

podemos-manspreading

Pero el truco es estar siempre tirando de un hilo moral más o menos nuevo, que despiera unos sentimientos, que inducen el voto. Hay hilos de esos que son ocurrencias pegadizas y afortunadas, como una canción del verano; otros son sembrados a largo plazo. Como las neo-etnias y vernáculos. Pero es la misma estrategia para conseguir el voto con sentimientos y sin cerebro.

Decíamos que esta teoría explica el kindergarten, y el geriátrico. De este no hemos hablado, pero me refiero a la reacción de Trump a la moralina barata, que es literalmente una contra-moral. Pero la puede ejercer porque había una resistencia muy fuerte a la que se ha podido agarrar. Y es estrategia también, por supuesto. Le importa una higa. La usa. Como los otros,  por otra parte.

Fuente

Nota: Como es un paper de psicología, y yo no recomendaría mirarle los entresijos con atención. Da igual. Da igual, porque se sabe desde siempre, y funciona desde siempre. La novedad -tal vez- es que el sistema actual parece premiar el abuso industrial.

Así que si realmente estuviérmos en medio de una extinción masiva -empecé- no sería una cuestión de preocuparse de salvar tigres y elefantes …

Cierto, probablemente nos preocuparíamos por los coyotes y las ratas.

Viene de una entrada en WUWT, que a su vez refleja un artículo en The Atlantic. Con una entrevista A Doug Erwing, paleontólogo del Smithsonian, de lo mejorcito del circuito internacional.

Y la idea es muy obvia, y muestra el tipo de trampa que hacen siempre los vendedores de catástrofes. Usan mediciones totalmente diferentes, y completamente incompatibles, para comparar las cinco clásicas extinciones masivas con la actual extinción masiva imaginaria que dicen que hay en curso.

Imagina. Para enterarte que hace millones de años hubo una de esas extinciones, lo único que ven es la desaparición, a partir de una fecha, de unos tipos de fósiles. Generalmente de invertebrados marinos con cochas duras. Almejas y similares. Que es lo único relativamente abundante que queda en el registro fósil y que resulta válido para hacer comparaciones. Y ni siquiera miden desaparición de especies, sino de géneros enteros de gran disribución mundial.

“Y entonces puedes preguntar: vale, cuántos taxones de gran distribución geográfica, abundantes y de esqueleto duro, se han extingudo hasta el momento? Y la respuesta es, muy muy cerca de cero” -señaló Erwin. “De hecho, de entre los grupos de animales modernos mejor conocidos  -como los corales duros, anfibios, pájaros y mámíferos- las especies que han desaparecido durante la reciente historia humana reciente es algo parecido a entre el 0 y el 1 por ciento. Por comparación, el horror de la extinción masiva del final del Pérmico está por encima del 90% de todas las espceies de la tierra”.

Comparar ese tipo de datos entre las extinciones masivas, y hoy, sí sería comparar peras con peras. Una comparación correcta. En forma gráfica queda así.

la-sexta-extinción

Los puntos rojos son las cinco extinciones clásicas; el punto naranja es una nueva que están proponiendo recientemente; y el punto azul es la imaginaria “sexta extinción” en curso, usando la misma forma de medirla que las anteriores. Porcentaje de géneros de invertebrados marinos de esqueleto duro, y gran distribución, extinguidos. Que da una cifra indistinguible de 0%, o la perfecta no extinción masiva. Imagino, por el siguiente gráfico, que usan el 20% como frontera para extinción masiva. ¡Lo que queda del 0 al 20!

¿Y cómo venden los cantamatinas la “sexta extinción”? Nada más fácil que mirar los santos en Wikipedia. Remarco en rojo las cinco clásicas. La sexta actual sería la que pone (H), por Holoceno.

extinciones-wikipedia

Pero la han plantado en medio del cielo, a la altura de las otras, sin ningún dato debajo que la soporte.

extinciones-wikipedia-holoceno

Si hubieran querido no mentir lo hubieran tenido que representar así. Con la (H) bien abajo. O sea, entre las no-extinciones.

extinciones-holoceno-bien

Pero es peor. Si amplias el gráfico lo suficiente ves que el último punto está aun más abajo de lo que parecía, y coincide con los mínimos de extinciones de otros períodos.

sexta-extincion-ampliado

Tampoco es muy seguro, porque a saber qué fecha es el último punto. Lo que sí es válido es comparar los datos del pasado con los mismos datos del presente. Generos marinos de amplia distribución y esqueleto muy duro extintos, en porcentaje (no en número total). Que es el primer gáfico. Con estos datos de Wikipedia, y un cero papatero al final (he puesto 0,5, por darle un margen). O sea:

la-sexta-extinción

¿Donde está la sexta extinción? ¿En cero extinción? Vale.

Siempre conviene recordar este trabajo de Willis Eschenbach, contando extinciones presentas. Nada masivas. Y son de pájaros y mamíferos, que no se verían en el gráfico anterior. Y cuenta especies, no géneros. Y la mayor parte son de distribución marginal, como en islas. Las que no cuentan para las exticiones masivas. Y todo esto, en el gráfico anterior es cero. P a t a t e r o.

Joder, que no hace falta ser científico. Basta con no ser analfabeto. Basta con fijarse qué meten en los datos de los que salen los gráficos, y si son puntos comparables. Una media de temperaura de 300 años no es comparable a la media de un año, ni una década. Lo que hacen siempre para “mostrar” temperaturas modernas sin precedentes. Tampoco se puede comparar las especies de cualquier bicho, y cualquier distribucion, con géneros de bivalvos marinos de una distribución global. Y así siempre. Los caraduras del fin del mundo.

Y mientras se extinguen o no se extingen las almejas, disfruta del interglacial. Cuando se acabe, eso sí que será un problema. Gordo.

Añadido para los comentarios (Avinareta)

Przewalski

Añadido posterior (15-jul). Las cinco extinciones en el contexto de la bio-diversidad. Nótese que lo que se cuentan son los géneros, no las especies.

Añadido para los comentarios (Avinareta):

avinareta-especiacion

Otro, para Jerónimo.

pm-aviso

Fuentes

WUWT:

The Atlantic (Doug Erwin):

Wikipedia:

Eschenbach:

WUWT:

« Página anteriorPágina siguiente »