Lo de Trump sigue teniendo efectos en la discusión de “el cambio climático”. Sus ministros se atreven a opinar sin ningún rubor. Por ejemplo Rick Perry, Secretario del Departamento de Energía, acaba de decir en una entrevista que no cree que el CO2 es la llave de control del clima. La causa principal del calentamiento reciente. Y se ha montado la marimorena.

La American Meteorological Society le ha contestado mediante una carta pública. Le montan una bronca, porque hay tanta evidencia que no se puede decir lo que anda diciendo. Y sería un magnífico argumento … si presentaran la puta evidencia. Pero todo lo que hacen se resumen perfectamente en la cita de su propio manifiesto — que ponen en la carta.

It is clear from extensive scientific evidence that the dominant cause of the rapid change in climate of the past half century is human-induced increases in the amount of atmospheric greenhouse gases, including carbon dioxide (CO2), chlorofluorocarbons, methane, and nitrous oide. The most important of these over the long term is CO2, whose concentration in the atmosphere is rising principally as a result of fossil-fuel combustion and deforestation.

A lo que añaden lo que parece ser el argumento definitivo; la bomba nuclear:

We are not familiar with any scientific institution with relevant subject matter expertise that has reached a different conclusion.

Es bastante alucinante porque todo el mundo sabe, y ha visto, que se puede decir exactamente lo mismo de un montón de supuestas “evidencias científicas” que, simplemente, eran falsas. Pongamos.

Está muy claro a partir de una extensa evidencia que las grasas animales son muy perjudiciales para la salud, especialmente el corazón. Y no conocemos ninguna institución científica con una experiencia relevante en la materia que llegue a una conclusion diferente.

He puesto este ejemplo por ser el más reciente, pero se pueden poner un montón. También está muy claro que se limitan a afirmar con no poca pompa la existencia de la evidencia incuestionable … sin presentar la evidencia. Presentan, sí, la conclusión. Pero no parece que les parezca en absoluto relevante mostrar cómo se llega a tal conclusión. Y parece que alguna relevancia debería tener la forma en que llegan a la conclusión, puesto que sabemos que esas conclusiones están equivocadas no pocas veces.

Sí, podrían contestar que los macro informes del IPCC muestran cómo se llega a su conclusión. Y es relativamente verdad (son más un ejercicio de ocultación que de clarificación). Pero entonces la AMS podría (debería) decir: los modelos climáticos son la evidencia que nos asegura que las emisiones de gases invernadero son la principal causa del calentamiento reciente. Con un 95% de confianza. Y empezamos todos a reírnos, y no paramos. Porque eso puede suponer una “evidencia racional” (como la de los racionalisas), pero no una evidencia empírica — como normalmente se entendía que debe ser la “evidencia científica”.

Por cierto, esas afrmaciones de la AMS no vienen de la multitud de sus miembros, sino exclusivamente de su junta directiva.

Por ejemplo, en marzo de 2016 la AMS hizo una encuesta entre sus asociados. ¡Y el 29% de ellos pensaba como Rick Perry! ¿Por qué no empieza la AMS por convencer a sus miembos, y si eso ya después le da la tabarra al público. ¿Será porque sus socios exigen las pruebas por encima de una vaporosa afirmación de que existen?

Roy Spencer le pega una buena andanada a la asociación de los meteorólogos. De la que. por cierto, se salió hace tiempo — precisamente por estas monadas. Está completamente de acuerdo con el secretario Perry (y con el 29% de la propia AMS).

Si no hubiera una crisis con el calentamiento global, habría poca financiación del Congreso para estudiarlo, y miles de carreras dependientes del clima dejarían de existir. Incluyendo la mía.

Y sobre la supuesta “evidencia” lo tiene muy claro, después de tirarse años y años buscándola.

Lo cierto es que nadie sabe cuánto del calentamiento reciente es causado por el hombre, incluyendo los miles de científicos “independientes”. Le echan la culpa al CO2 en parte porque es todo lo que se les ocurre, y porque no entendemos bien las fuentes naturales de cambio climático.

Esa es la clave. A la evidencia que la AMS oculta se llega de una forma tan sencilla como irrelevate. Como no se nos ocurren formas de cambio climático natural que duren más allá de unos diez años (ni ganas que tenemos de que se nos ocurran), fabricamos unos modelos sin cambio climático natural y entonces tenemos un 95% de “seguridad” de que este calentamiento (nada espectacular) ha de ser por las emisiones. Pero claro, una “evidencia” así es mucho mejor ocultarla debajo de unos miles de páginas del último informe del IPCC. ¿Quién se iba a creer en frío que eso es una “evidencia”?

Judith Curry también está de acuerdo con Rick Perry. Curiosamente en Politifact han hecho un “fact check” de la afirmación de Perry, para concluir que es falsa. También le habían pedido la opinión por escrito a Curry, !y ni siquiera la mencionan en su artículo! Decía – entre más detalles:

Yo no tengo ningún problema con la afirmación de Perry.

Judith tiene una entrada en su blog muy completa sobre la movida Perry (enlace en las fuentes).

Y si quieres ver en acción a un alarmista confesando cuál es la prueba, lo tienes en la misma plaza. En vídeo:

Fuentes

Carta de la AMS a Perry:

Roy Spencer:

Encuesta AMS:

Judith Curry: