Esta es muy indicativa. Muestra que la cabeza les funciona al revés a los alarmistas del clima. Bueno, al revés de lo que se supone en un sistema racional; pero que es el sistema por defecto entre los orangutanes y antropomorfos en general; los frailes; los políticos; los activistas; y los periodistas con causa. O sea, el kindergarten.

Sale un nuevo estudio de esos del cambio climático sobre el hielo marino del hemisferio sur. El que rodea la Antártida. Ese hielo se había visto aumentar desde que se mide (1979), para estupor de alarmistas y modelistas climáticos. Pero en 2016 tuvo un bajón espectacular, y la tribu se animó mucho. ¡Ya se nota el cambio climático también en el extremo sur! Pero resulta que este estudio nuevo les fastidia la idea, porque concluye que el descenso reciente se debe a una serie de temporales extraordinarios, y no a una tendencia de fondo que se podría achacar a las emisiones de CO2. Menos alegrías, Macarena.

Y aquí llega la azotea que nos muestra el funcionamiento en modo lógica invertida, sin bambalinas ni distracciones. Ojo, mira el escudo que lleva; no hablamos de la facultad de Pablemos ni de chistes similares. Es uno de los primeros espadas mundiales en criósfera.

Hasta este declive reciente, el hielo de la Antártida había tenido un ligero incremento desde que los satélites empezaron a medirlo en los 1970s. Pero este aumento no quiere decir que el cambio climático no haya afectado a la Antártida, dijo Walt Meier, un científico del hielo en el Goddard Space Flight Center de la NASA, que no está conectado al nuevo estudio.

“Esto no significa que el cambio climático no esté ocurriendo, sino que -al menos hasta 2015 para el hielo de la Antártida- la señal del cambio climático no se ha podido distinguir de la variabilidad natural”, explicó.

walt-meier

Hay dos prodigios obvios, y muy preocupantes respecto del funcionamiento de ese cerebro. Si el hielo aumentó de 1979 a 2015 quiere decir que cambió. Y como el hielo es un índice climático y lo usan en ese sentido, quiere decir que se trata de cambio climático. Por definición de cambio; por definición de climático; y por normativa sintáctica. Pero para Meier la presencia de ese cambio climático no significa la ausencia de EL cambio climático. ¿Mande? Sí, porque en su cabeza cambio climático no es que el clima cambie, sino que cambie en el sentido de la película que lleva en la cabeza. Que en este caso es que el hielo disminuya, no que aumente. Y si aumenta, por mucho que la aumento sea cambio, y sea clima, no es el cambio climático.

Nota: lo de la película que lleva en la cabeza es bastante delicado. Podría (debería) pensarse que es lo que dicen los modelos climáticos de los alarmistas. Y cambio climático sería lo que predicen los modelos (por ejemplo más temperatura y menos hielo), pero otros cambios en el clima no serían el cambio climático. En este caso coincidiría, y “cambio climático” sería una sustitución de “el cambio climático que esperamos / predecimos”. O “cambio climático” sería el “cambio climático no natural”. Pero luego en la realidad se observa que no funcionan así. Le llaman cambio climático a cualquier cambio que se puede vender como pernicioso, con independencia de lo que digan los modelos. Por ejemplo, el reverdecimiento de la tierra no es cambio climático, a pesar de que los modelos que incluyen vegetación sí lo predicen. ¡Porque no hay crisitiano que pueda vender un reverdecimiento como algo  pernicioso!

La segunda es el pensamiento inverso propiamente dicho. Que no lo observemos no significa que no ocurra. Ya, seguro. Pero la no observación está mucho mas cerca de significar que no está ocurriendo, que de significar que sí está ocurriendo. No es seguro, desde luego; pero con esa inversión de la carga de la prueba sería imposible observar en la práctica que el cambio climático (el de la película) no está ocurriendo. Ocurra lo que ocurra.  Sólo tienes que aumentar el margen que le das a variabilidad natural. Que es exactamente lo que hicieron cuando llegó la pausa en el aumento de la temperatura global. Cambiaron de una variabilidad natural que sólo afectaba en escala de menos de diez años, a una de más de veinte.

Es un truco bastante pasmoso para gente supuestamente adulta y seria. Cuando tienen que atribuir el calentamiento del siglo pasado al CO2, la variabilidad natural es tan pequeña que se puede despreciar más allá de la década. Pero cuando las observaciones del futuro (las predicciones) no coinciden con los modelos, se le da a la variabilidad natural todo el margen necesario. Sólo hace falta tener una buena cortina en el escenario, de forma que el público nunca vea los dos trucos al mismo tiempo.

Esto es muy relevante en la discusión del Calentamiento Global Acojonante. Todo se basa en modelos climáticos. Y hay tres partes.

  1. El pasado, o retro-predicción. Es predecir algo que conoces. Lo usan para hacer la atribución. Decidir cuánto del calentamiento observado se debe al CO2.
  2. El futuro. Lo usan para hacer la predicción. Lo que nos vamos a achicharrar.
  3. El presente. La zona intermedia, digamos gris. La parte de la predicción desde que cerraron los modelos que ya ha ocurrido. Por ejemplo los que usan ahora se cerraron en 2005. Conocían el pasado hasta 2005, y están tuneados para reproducir ese pasado. Lo que ha ocurrido desde entones es la única parte en la que se pueden comprobar los modelos.

Y es clave mirar lo que pasa en la parte (1) cuando hacen cambios para justificar el desajuste entre los modelos y la realidad en la parte (3). Por ejemplo, si tienen que aumentar la variabilidad natural en (3) para que los modelos no se queden fuera de la realidad, hay que mirar qué ocurre con la atribución en la parte (1). Porque como mínimo aumenta la incertidumbre de la atribución, si es que no la manda entera a tomar por flai.

Fuente, WUWT: