chomsky-cambio-climatico

ED: Usted le llamó al partido republicano la organización más peligrosa de la tierra …

NC: … de la historia de la humanidad. Fue una burrada de afirmación; cuando lo dije, lo que dije fue:

Mira, esto es una pasada total, pero, ¿es verdad?

ED: Pero los estás calificando como peores que Kim Yong Un de Corea del Norte, que el ISIS …

NC: ¿Está el ISIS dedicado a tratar de destruir la posibilidad de la existencia organizada de la humanidad?

ED: ¿Tan malo es el partido republicano?

NC: ¿Qué significa decir: no sólo no vamos a hacer nada respecto al cambio climático, sino que vamos a acelerar la carrera hacia el precipicio?

ED: ¿Y no contempla la posibilidad de que sean sinceros en su creencia …?

NC: No importa que lo crean o no. Si la consecuencia es: usemos más combustibles fósiles; rechacemos subsidiar a los países en desarrollo; si esa es la consecuencia, resulta extremadamente peligroso.

NC es Noam Chomsky. El alucinado ED es David Evans, un conocido escritor y activista de izquierdas, y presentador del programa de la BBC. Un poco más adelante en la entrevista, el mundialmente famoso lingüista y filósofo político precisa que no se trata del problema de un individuo -Trump- sino del partido republicano al completo. Y sus votantes, de los que el 40% no se preocupan por el cambio climático.

No estamos hablando de un profesorzucho cantamañanas de la Complu. Chomsky es muy probablemente uno de los mejores cerebros de la humanidad. Y no sólo en el sentido de la capacidad de alcanzar conocimientos, y de creatividad, sino también en el sentido más ampliamente moral. Es literalmente un gigante; pensando y preocupándose por los demás. De los mejores productos de nuestra especie. Y no lo estoy diciendo en broma. Intenta medirlo. Mide inteligencia, profundidad, creatividad, producción intelectual; y mide moralidad. Aunque no nos pongamos de acuerdo en cuál es la escala más adecuada, es casi seguro que Chomsky va a alcanzar la más alta cota en cualquier baremo que sea medianamente objetivo. Y a pesar de ello, o tal vez precisamente por eso, es perfectamente capaz de creer y de afirmar que la mitad de sus conciudadanos son peor que el ISIS, que Kim Yong Un, o que cualquier otra aberración que haya producido la humanidad en toda su historia.

Probablemente también estaban entre los mejores cerebros de su época los que defendían la eugenesia y el racismo. No menos preocupados por otra crisis imaginaria que afectaba existencialmente a la especie humana. Y hoy nos producen una mezcla entre desprecio, asco y risa.

La moraleja la dejo en manos del respetable. Pero siempre conviene fijarse en la primera piedra de cualquier discurso. La que sostiene el edificio. Chomsky no la ha escondido mucho. Y es extraño, porque esa ocultación suele ser la característica de la buena filosofía. Pero en este caso está en primer plano: la existencia organizada de la humanidad, aka cambio climático.

Es imposible amenazar la existencia organizada de la humanidad. Los humanos tienen la característica de auto-organizarse de forma natural. Lo hacen hasta sin darse cuenta. Pero sí hay muchas formas de llevarlo a cabo. Tal vez Chomsky teme por la forma que él considera adecuada. Y si no puede ser de su forma, la mitad de sus conciudadanos son mierda peligrosa. Literalmente. Esto es lo que parece dar de sí el cerebro humano, en su mejor nivel. Vaya depre.

Añadido (14 mayo 21:00). El amigo José carlos Rodríguez manda este texto de Chomsky, explicando:  te envío la respuesta de Chomsky a una pregunta en la conferencia de Delhi de enero de 1966. Fue publicada con el título de “la arquitectura del lenguaje”.

La pregunta tiene relación con el Chomsky activista político y el científico, después se toca el tema del bilingüismo también en su aspecto político y lingüístico.

Creo que puede aportar el punto de vista de Chomsky a tu entrada de ayer, pero el texto es un poco largo, lo dejo en tus manos.

Un abrazo. José Carlos



P: Lo que tiene de común su ciencia de lenguaje y sus posturas políticas es la inexistencia de un papel preponderante que corresponda a la comunidad y la cultura. La conciencia de la comunidad es lo que halla expresión en la justicia, como la halla en el lenguaje. En el estudio del lenguaje, ¿no le parece que se obtendrían mejores resultados si se otorgasen valores positivos a la diferencia existente entre lenguas, a las relaciones de complementariedad entre dos o más lenguas que se hablan simultáneamente en una misma comunidad, y si supiéramos que el estado de bilingüismo es normal en la especie?

CH: Mis posturas políticas sólo a mi me incumben. Todo lo que uno diga de política, por descontado, guarda relación con la comunidad y la cultura. ¿Cómo iba a ser de otro modo? Eso es cierto no sólo en cualquier intento de comprender el mundo, sino también en los esfuerzos por cambiarlo. En mi propio caso, esto debería ser particularmente evidente, aun cuando sólo fuera por y mi interés y por mi compromiso con el anarquismo, sobre todo con aquellas tendencias anarquistas que han hecho hincapié en la significación de la comunidad, la asociación y la cultura.

En cuanto a la ciencia del lenguaje, no es mía. Pertenece a todo el que se halle trabajando en ese campo. Nadie es dueño de una ciencia, de modo que no tiene sentido hablar de la ciencia del lenguaje de Chomsky. La búsqueda del entendimiento del modo en que funciona el mundo es una empresa cooperativa; a nada se le podría llamar <<la ciencia X de Y>>; y si sí fuera, seguramente no tendría el menor interés . Sí existe un campo que a menudo de denomina <<gramática generativa>>, que no es mío ni de nadie.

Esta rama del estudio del lenguaje se halla, en efecto, marcada por la ausencia de cualquier papel que puedan desempeñar la comunidad y la cultura, aunque ello se debe a la razón que ya señalé antes. No hay nada relevante acerca de la comunidad y la cultura, al menos que yo conozca, y que mantenga una relación significativa con todas estas cuestiones relativas a la naturaleza de un determinado sistema biológico. Si existe algo que se me escapa, me encantaría saberlo, pero hasta hoy no conozco nada al respecto. Por lo que alcanzo a saber, no existe la menor relación.

Ahora bien, con esto no quiero decir que las cuestiones propias de la comunidad, de la cultura y el lenguaje carezcan de importancia. Son sumamente importantes, como lo es todo lo que sea propio de la vida humana; lo único que sucede es que es muy escasa la comprensión científica de estas cuestiones. Deberíamos se muy claros, muy explícitos acerca de lo que sabemos, acerca de lo que tenemos conocimientos técnicos, máxime si estamos en el mismo barco que todos los demás. Tan solo procuramos hallar nuestro camino de la mejor de las maneras, pero sin la menor comprensión teórica de verdadera hondura. Si me equivoco en esto, me encantaría recibir la instrucción pertinente, pero no hay ninguna razón que me lleve a creer que esté en un error.

Todos los que trabajamos sobre el lenguaje, y me incluyo, concentramos nuestra atención en <<las diferencias existentes entre las lenguas>>. Si no lo hiciéramos, no podríamos llegar a la conclusión de que sea cual sea la lengua que estudiamos el lenguaje es algo innato, lo cual sin lugar a dudas <<resolvería>> muchos interrogantes a propósito de la facultad lingüística, de la adquisición del lenguaje, etcétera. El primer libro moderno de gramática generativa versaba sobre el hebreo. La primera gramática generativa que se publicó trataba sobre la sintaxis de la lengua hidatsa. Y así siguen las cosas. No se trata de que los resultados sean mejores o peores, como tampoco sería pertinente responder a una pregunta sobre si obtenemos mejores o peores resultados mediante el estudio exclusivo del hidrógeno o de las diferencias entre el hidrógeno y el helio, o si solo estudiásemos las moscas de la fruta en vez de estudiar las moscas de la fruta y los simios. En todo momento se concentra uno en preguntas que parecen prometedoras.

En cuanto al valor positivo de las diferencias entre las lenguas y el bilingüismo, etcétera, la verdad es que no dispongo de una opinión meditada. Es evidente que uno tiene una personalidad más rica si posee experiencias de diversas clases, de eso no cabe la menor duda. Así pues , la exposición a culturas diversas, la inmersión en culturas varias, en lenguas distintas, etcétera, añade cierta riqueza a la vida, y, desde luego, la riqueza vital tiene un valor positivo, pero desconozco qué más puede añadirse al respecto.

El bilingüismo es normal en la especie, aunque en el sentido trivial de que el mundo es tan complejo que un monolingüismo estricto es algo casi inimaginable. Incluso en la sociedad más reducida, una tribu de cazadores y recolectores que no pase de quince miembros, habrá cierta diversidad. Los seres humanos no somos clones, y en la medida en que haya cierta diversidad habrá alguna variedad multilingüe, por pequeña que sea. Puede ser tan pequeña que ni siquiera sea posible llamarla <<multilingüismo>>, pero será, sin embargo, variedad. En este sentido es connatural a la especie, pero no veo en ello nada de mayor profundidad.

También es aconsejable tener en mente que el <<multilingüismo>> es una noción difusa e intuitiva; todas las personas son multilingües múltiples en un sentido más estricto. Decir que las personas  hablan diversas lenguas es un poco como decir que viven en lugares distintos, o que tiene diferencias de aspecto físico, nociones muy útiles para la vida cotidiana, aunque sean de un interés sumamente relativo. Decimos que una persona habla varias lenguas, en vez de señalar que habla diversas variedades de una misma lengua, si las diferencias importan de cara a un determinado propósito.

Noam Chomsky, la arquitectura del lenguaje,

(conferencia de Delhi, enero 1996 y coloquio)

Fuentes:

Rita Panahi en Twitter:

RT: