Últimamente están saliendo varias reconstrucciones de paleo-temperatura de la península. Traemos la última, con anillos de árboles. Una serie de pinos en el Pirineo. Se supone que reconstruyen las temperaturas de verano, los meses de mayo y junio, y agosto y septiembre. Si quieres saber por qué esos meses en concreto, lee el trabajo; es muy largo. El mensaje resulta maravillosamente anti-alarmista.

Extendiéndose durante el período de los años 1186 a 2014, la nueva reconstrucción revela en general unas condiciones más cálidas hacia 1200 y 1400, y de nuevo después de hacia 1850. El verano más frío fue en 1258 (-4.4°C respecto al período de referencia 1961-1990), tras la erupción volcánica más fuerte conocida de la era. El siglo XX se caracteriza por un fuerte enfriamiento de verano en la década de  1970, seguido de un aumnto de temperatura hasta 2003, y un descenso posterior. Se encuentra muy poco acuerdo con las simulaciones de modelos climáticos, que sobreestiman consistentemente el calentamiento de verano reciente, y subestiman los cambios de temperatura pre-industriales.

Lo que más me gusta es la comparación con los modelos climáticos. La línea roja es la nueva recontrucción, y las verdelinas son cuatro modelos climáticos. Todas llevan un filtro paso bajo de 20 años.

buengten-et-al-2017-fig7

Está claro que los modelos se apuntan a que no existe cambio climático natural más allá de unas oscilaciones de corto plazo. ¡Son negacionistas del cambio climático natural! — como dice Roy Spencer. Sobe todo si haces una media entre ellos, y frenas las alegrías del modelo verde fosfrito (CCSM-4) – que es el extravagante del grupo. También destaca que el calentamiento moderno no tiene nada de especial. Como sabe todo el mundo, menos los cantamañanas de la marcha por la ciencia.

¡Se parecen a Rawandi! 😉

Pero yo tampoco lanzaría las campanas al vuelo con esta reconstrucción del Pirineo. Aunque sea muy importante por estar en el patio trasero de Bilbao. Porque si comparas con la reconstrucción que vimos hace poco tiempo, que era con árboles en la zona de Soria y desde 1600, no se parecen ni castaña. A pesar de que también sea patio trasero de la capital de la galaxia.

buengten-con-tejedor

Mejor prescindimos de los detalles, tan poco convincentes, y nos quedamos con la literatura. Entre los autores está Zorita, que ya ha visto muchas veces que los modelos climáticos no son capaces de simular la variabilidad natural de siglos pasados, relativamente bien conocida.

La variabilidad de largo plazo reconstruida excede la variabilidad de décadas a siglos simulada en cuatro modelos climáticos de última generación. Esta ddiscordancia está en línea con una tendencia general de los modelos a subestimar la amplitud de la variabilidad natural de baja frecuencia reconstruida durante e último milenio (Bothe et al. 2013; Fernández-Donado et al. 2013; Phipps et al. 2013; Luterbacher et al. 2016; Ljungqvist et al. 2012). Este desacuerdo podría indicar que el papel de la variabilidad interna no forzada es mayor que el esperado (Goosse 2017; Matsikaris et al. 2016), y/o que la sensibilidad climática a los forzamientos prescritos necesita ajustes.

Explico. La Climatología del Calentamiento Global Acojonante, que es lo mismo que decir los modelos climáticos, ven el cambio climático como una simplificación pasmosa. Los modelos serán muy complicados, pero la película no podría ser más sencilla. El clima tiene una oscilaciones rápidas (de alta frecuencia), caóticas, que se promedian al cabo de poco más de una década. A partir de ese plazo, los cambios se deben a los “forzamientos climáticos”. Que son, o naturales o artificiales. Y dentro del plazo de uno o dos milenios sólo son estos:

Naturales:

  1. Volcanes. Enfrian, y cada uno dura poco. Puede ser un efecto grande.
  2. El sol, Calienta y enfría, y sus variaciones apenas tienen efecto en los últimos 2.000 años.

Artificiales (hombre pecador):

  1. Contaminación: Enfría.
  2. Gases invernadero. Calientan.

Con esta película es obvio que entre el año 0 DC y 1850 DC (lo preindustrial, o natural) no pueden tener cambio climático. Sólo un muy ligero enfriamiento por lo de los ciclos de Milankovitch, y unas bajadas fuertes por los volcanes — que desaparecen al cabo de poco tiempo. Y eso es justo lo que se ve en las líneas verdes del gráfico.

buengten-et-al-2017-fig7

Y es lo que NO se ve en la línea roja de temperatura reconstruida a partir de anillos de los árboles. Que no será de confianza (a mi no me parece), pero es que sabemos por los textos históricos que el clima variaba, y un huevo. Y lo sabemos por el rango geográfico de las distintos tipos de árboles, según se expande / contrae el rango en latitud y en altitud. Y por los glaciares, que también se expandían ¡y retrocedían! antes de la era industrial. O sea, sabemos que el clima sí se puede calentar en plazo de décadas / siglos (sin que cuente el ciclo de Milankovitch), pero los modelos climáticos no pueden hacerlo.

Por eso dicen los autores del trabajo que, o bien el clima puede cambiar por sí mismo (caos, o la variabilidad interna no forzada que dicen), o bien los forzamientos que tienen en cuenta en los modelos necesitan ajustes (están mal). O ambas. Y eso hace que la “evidencia” (es sólo teórica) del Calentamiento Gobal Acojonante quede francamente en cuestión.

Fuentes:

Büngten et al 2017:

Tejedor et al 2017:

Gracias a: