Si tú ves Mann y Rahmstorf en el mismo “paper” ya sabes que tienes el circo asegurado.

“Hemos llegado tan cerca como se puede de demostrar una relación directa entre el cambio climático y una gran familia de extremos meteorológicos recientes”, dijo Michael Mann, distinguido profesor de ciencias atmosféricas, y afamado Fake Nobel (por escrito); así como inventor del truco para esconder el declive, y el falso palo de hockey que pretendía negar el cambio climático natural. “Falta identificar de hecho los eventos en los modelos climáticos”, añadió.

casi-llegan

Y ahí, en dos frases de Mickey Mann, tienes el cuento del clima en todo su esplendor. Los científicos de la movida tienen una meta que alcanzar. Pero no es la sana meta -motivada por la curiosidad- de saber cómo funciona el sistema que estudian, sino la de demostrar la relación entre el hombre pecador y todos los males imaginables. Y para colmo, no estudian el sistema real, sino los juegos de computadora que han creado ellos mismos como herramienta de asustar.

El truco va así. Por una parte se han fijado en unos cuantos extremos meteorológicos recientes. Como la ola europea de calor en 2003; las inundaciones de Pakistán en 2010; la ola de calor rusa de 2011; las de Tejas y Oklahoma de 2013; y los incendios de California en 2015. Y han econtrado (ya se sabía) que ese tipo de fenómenos suelen estar relacionados con ondulaciones más pronunciadas y persistentes del jet stream.

También dicen que esas ondulaciones potentes han sido más frecuentes recientemente. No dicen (creo) que entre 1950 y 1970 también vieron lo mismo, en una fase de enfriamiento global.

Y ahora llega la magia. En casi un setenta por ciento de “una combinación (docenas) de los aproximadamente 50 modelos climáticos” del grupo CMIP5, aumentaba, desde la época preindustrial, la distribución de temperatura que favorece la formación de esas ondulaciones exageradas del jet stream. Y el juego se llama concurso de popularidad entre modelos.

Pregunta: ¿van a tirar a la basura el más de 30% de los modelos de esa selección porque no dan la respuesta adecuada? No señor. Porque en otro experimento futuro, ante otra problema distinto, puede ocurrir que sean, precisamente los modelos que ahora no contestan bien, los que nos digan lo que queremos. Los que nos acerquen a esa meta que tenemos de demostrar que la culpa es del hombre pecador. Tenemos modelos para todos los gustos; los removemos, y ¡hops! sale lo que queremos. Por eso nunca descartan modelos. Por eso no hay modelos mejores que otros. No tienen selección natural, salvo los que claramente nunca van a dar la respuesta predeterminada en ningún caso.

Y luego te encuentras con que a los modelistas del cuento este resultado de abajo les parece muy bueno. (Es de otro tema distinto, pero es un ejemplo espectacular).

modelos-climaticos-y-realidad-tmt-trop-gavin-curry

Normal. ¿Han medido en ese estudio que los extremos meteorológicos sean más frecuentes o peores? No, no lo son. O al menos el IPCC, que también quiere demostrar lo mismo, no lo ha encontrado. Ni las compañías de seguros tampoco, y les importa mucho saberlo. La realidad no dice tal cosa. Pero como en casi el 70% de una parte de los modelos ocurren unas condiciones que favorecen los extremos climáticos, y a pesar de que bien pudiera tener la razón el más de 30% que dice lo contrario (o ninguno), resulta que hemos llegado lo más cerca que se puede a demostrar que tenemos que cobrarte un pastón. ¡Somos unos machotes!

Por cierto, en la primera frase hablan de “la actual sequía sin precedentes de California”. Realidad: en absoluto es sin precedentes, y ya se ha acabado para la fecha de publicación del artículo.

Fuente, WUWT: