Luís

Para poder tener una comprensión más completa de lo que se trata el tema de la divulgación de la declaración de renta durante la campaña electoral en EEUU, conviene saber lo siguiente.

El primer personaje de “interés” es el Senador Harry Reid que era pobre de cuna y para hacerse abogado trabajaba de noche como guardia de seguridad. Una vez conseguido su diploma, trabajó de funcionario y político toda su vida. En la cúspide de su carrera (acaba de retirarse siendo el líder de los demócratas del Senado) ganaba $190.000/año. Y según sus propias declaraciones el Sen Reid tiene un valor de $10 millones. En un debate, la rival a su puesto le preguntó: ¿Cómo los has logrado? Y sin pelos en la lengua le responde: Con buenas Inversiones. Pues vamos a analizar si es verdad lo que dice.

Harry Reid fue por los 1970’s,  presidente de la Comisión de Apuestas de Nevada y su responsabilidad eran los casinos en los tiempos de los mafiosos Tony “La Hormiga” Spilotro y Frank “El Zurdo” Rosenthal. La película Casino, de Robert de Niro, está basada en hechos reales de esos tiempos. En el link de abajo podréis leer las numerosas veces que Harry Reid era una persona de “interés” para el FBI y tuvieron mucha evidencia para imputar cargos en su contra. Pero la falta de recursos y las prioridades del momento impidieron esa opción.

Además de la información de arriba, por mediación de documentos públicos, se sabe que en el 1998 estaba asociado en negocios con un tal Jay Brown, quien según un investigador retirado del FBI, era una persona de interés en todo momento. Más interesante que Reid todavía.

-Con este señor invirtió en un terreno $120.000 y se vendió en el 2004 por $700.000.

-En el 2005, Reid invirtió entre $50.000 y $100.000 (según su declaración al gobierno) en fondos mutuos de varias petroleras a $29.15/acción y las vendió a $41.82 en el 2008. Justo un mes antes de que las acciones bajaran a $24.42. Sabía que iban a pasar unas leyes que afectaban a las petroleras con las regulaciones e impuestos que les venían.

-Reid colocó $10.000 en un fondo de pensiones con Clair Haycock para comprar un terreno de 65 hectáreas muy por debajo de su tasación. Era un terreno que quedaba cerca de donde se iba a construir un puente sobre el rio Colorado entre Laughlin, Nevada y Arizona. En el senado, Reid aprobó una ley financiada por $18 millones del gobierno federal para construir el puente. Y ese terreno se vendió en los 1990’s por $1.3 millones. También hay muchos reportajes sobre el hecho de que sus hijos, todos ellos abogados, han heredado sus virtudes y esa confusión para interpretar claramente las leyes.  Es lo que alego un hijo en la Corte para defender su inocencia.

Volviendo a la campaña presidencial del 2012, entre Romney y Obama, el Sen Harry Reid observó que Romney, conocido multimillonario (los hizo reorganizando corporaciones como la Burger King y otras multinacionales que rozaban la bancarrota), no había pagado los impuestos. Y como siempre, los medios comenzaron a atacar al ricachón para dar viento en popa a las creencias de muchos ciudadanos, que los republicanos actúan para los ricos y que no pagan impuestos porque encuentran formas de evadir. Romney, valorado en $200 millones, pagó los impuestos correspondientes (39%) cuando los ganó y puso el dinero en la Islas Caymán para pagar sólo el 15% por segunda vez al mismo capital. Ésto muestra la causa por la que el dinero se escapa a otras naciones. Total que Romney decidió mostrar que había pagado los impuestos y obviamente, Reid dijo una gran mentira. Pero levantó una gran polvareda en los medios. Cuando se retiró, hace unos meses, le preguntaron si estaba arrepentido por la mentira. Y responde: Romney perdió las elecciones ¿no? Y se queda tan tranquilo. ¿Cómo coños se va a arrepentir un político corrupto y con contactos mafiosos de haber mentido? Hacen cada pregunta…….

La verdad es que no sabremos si Romney perdió por esa mentira precisamente y probablemente es que no. Pero seguro que es por la cantidad de falsedades de todo tipo que arrojan contra los republicanos y logran pintarnos con esa imagen de malvados, sin sentimientos, codiciosos…. Ése es el objetivo!

La gran mayoría de los demócratas, no estarán enterados que el benefactor de sus causas, Soros, ha estado atrasando (legalmente) su pago de impuestos desde el 2008. Para evitar el pago de  impuestos altos, puso todo su dinero ($13,000 millones) en Irlanda. Se calcula que en el 2017 a Soros le toca pagar $7.000 millones que ha diferido hasta el momento. Ver link

Zuckerberg, fundador del Facebook, otro demócrata, se llevó todo su capital para Singapur.

El General del Victimismo, Al Sharpton, también conocido por ser defensor de los derechos civiles de los afro-americanos, debe $4.5 millones a Hacienda. ¿Cómo un pastor/activista puede haber ganado tanto dinero que debe $4.5 millones a Hacienda? Nadie en los medios tradicionales lo pregunta.

Tampoco los medios tradicionales piden cuentas a la pareja de los Clinton, cuyo valor es de $200 millones y su fundación caritativa de en $2.000 millones.

La General Electric ganó en el 2010, 14.2 mil millones y no pagó NADA en impuestos corporativos. Encima, su CEO, Jeffrey Immelt, fue asesor de Obama por un par de años en la  creación de puestos de trabajo. Quizás Obama no le hizo caso. O quizás Immelt le aconsejó muy mal. Porque los resultados han sido fatales.

Y éstos se preocupan enormemente sobre los impuestos que paga Trump……. porque es republicano.

Por fin sabemos ahora lo que Trump pagó en el 2005. Pero hay que apuntar, que Hacienda le hace una auditoría de sus ingresos todos los años. Y está MUY difícil que uno como Trump (u otro por el estilo)  haga algo ilegal en la declaración. Así y todo, el NY Times titula su artículo diciendo: Trump descontó 100 millones de pérdidas en el 2005. Como si estuviera haciendo algo criminal. Me figuro que en el mundo civilizado todo kiski descuenta las pérdidas. Vaya descubrimiento. Pero sabemos cuál es la intención. Y al final del día Trump pagó $38 millones en impuestos federales, más muchas decenas adicionales en IVA, impuestos de inmobiliaria, impuestos por los miles de empleados…

No es cuestión de defender a Trump, tanto como poner en perspectiva la hipocresía de los medios y la de los demócratas. No tiene fronteras. Y definitivamente, el mostrarles la declaración de renta es igual que darles cuchillos y ponerte una diana en la espalda.