Lo habrán sacado en varios sitios. Yo lo he visto en The Hill. Tienen vídeo.

pruitt-co2-no-global-warming

Técnicamente lo dice de una forma muy fina. Que no está probado que el CO2 sea la causa principal del calentamiento global.

P: ¿Usted cree está probado que el CO2 sea la principal llave de control del clima, o no?

R: No. Yo creo que medir con precisión la actividad humana en el clima es un reto tremendo y hay un gran desacuerdo sobre el grado de impacto. Así que no estaría de acuerdo en que sea una contribución primordial al calentamiento que vemos. Pero no lo sabemos todavía; necesitamos continuar investigando y analizando.

En The Hill lo plantean de una manera curiosa.

Los mediambientalistas (los verdes, vaya) la llaman a Pruitt “negacionista climático” a pesar de su postura de que el cambio climático es real, puesto que no está de acuerdo con el consenso sobre la contribución de la actividad humana.

Este es un de los efectos beneficiosos que se le ven a Trump en la discusión del clima. El kindergarten se va enterando de algunas cosas. Por ejemplo, que nadie dice que el cambio climático no sea real, como ha sido toda la puta vida de Dios. ¡Progresamos! ¡Ya se han enterado han enterado de una cosa! El siguiente paso es que se enteren de lo del consenso.

Avancemos. Si el IPCC dice que lo “más probable” es que el CO2 caliente entre 1,5º y 4,5º si se dobla su concentración en la atmósfera; y que no pueden decir una cifra mas concreta por la discrepancia entre las distintas lineas de evidencia; es muy jodido que haya un consenso respecto de lo que calienta el CO2. Lo que sugiere es exactamente lo que dice Pruitt. Un gran desacuerdo sobre el grado de impacto.

Pero lo que calienta el CO2 no es exactamente el impacto del calentamiento observado. Esa opinión (no es un dato empírico) del IPCC se refiere al equilibrio. Siglos por delante. Respecto al impacto sobre el suave y beneficioso calentamiento que hemos visto rescataremos una entrada antigua. Verheggen et al 2014. Autores de consenso y bendiciones papales.

Explicando.Las anotaciones que ponen Con X% son mías.  El IPCC dice (opina) que la “actividad humana” es responsable de más de la mitad del calentamiento desde 1950. Los modelos climáticos y la teoría alarmista necesitan en realidad que la contribución de los gases invernadero sea del 110%, con otras partes de la “actividad humana” (que es más que los gases invernadero) contrarrestando provisionalmente el efecto de los gases. Por eso en la encuesta el primer apartado dice más del 100%. Los climatólogos encuestados por Verheggen y cía, que a su vez son climatólogos, están de acuerdo con el IPCC entre un 60% y un 74%. Lo que no sugiere un consenso a ese respecto ni de broma. Y están de acuerdo en “más del 100%”, que sería lo suyo para la alarma de los modelos, entre un 17% y un 34%. De coña.

Así que el siguiente paso es que el Kindergarten aprenda y acepte que no hay ningún consenso sobre “la contribución de la actividad humana”. Y mucho menos sobre la alarma que plantean los modelos climáticos. Como bien dice Pruitt.

Hemos visto lo de Verheggen porque le tengo pelota y cierta confianza — dentro de un orden. Es alarmista, exagerado, y auto-cegado, pero no  hay nada que haga pensar que miente conscientemente. Vamos, que no es como Mann, Hansen, Trenberth, Gavin Smith, y toda esa tropa infecta que es a la que sueles ver en la prensa. No ha perdido el ideal de civilización y de debate académico, ni por tanto las formas.

Pero todas estas encuestas, lo mismo que las payasadas en las que salen los famosos 97s por ciento, no están hechas por gente con conocimientos para realizar encuestas. Exceptuando las de von Stork con Bray. Pero como se publican en revistas relativas al “cambio climático”, y no de ciencias sociales, pasan el “peer-review” como si fueran serias. Pero no lo son.

Afortunadamente Duarte, que sí está preparado para juzgar encuestas, ha revisado toda la literatura al respecto. Su conclusión es que sólo tres son válidas, y que el consenso respecto al impacto de los gases invernadero es 78-81%. Pero Curry le avisa que tiene cierta confusión con la categorización de los científicos, y que ha elegido los que se clasifican como “climate science”, descartando a los que lo hacen como “atmospheric science”. Y que ahí tiene un sesgo, porque a los alarmistas les gusta llamarse “climate science” (por “climate change”); y los que no lo son, como ella, suelen preferir  “atmospheric science” que es lo clásico. Si corrige ese sesgo, el resultado de Duarte sería de un consenso del 61%. Pero Duarte dice que prefiere ser “conservador”, que apunta la nota de Curry, que puede ser así, pero él que se queda con su 78-81%.

Nota al margen: Seguro que tiene razón Curry. Lindzen suele recordar que cuando empezaba, “climatólogos” eran los funcionarios del estado que llevaban los registros climáticos de las estaciones. Básicamente contables. Los científicos eran físicos atmosféricos, y nunca se llamaban climatólogos. Y que ahora lo de llamarse así es una moda de los alarmistas. Se refiere a USA, claro.

Por ahí anda el juego para el que quiera enterarse. Pongamos en los alrededores del 65-75%, contando todo. Lo que sí dice con toda claridad Duarte es que el 97% el una filfa de chichinabo. Una mentira como para enfadarse. Y él está con el alarmismo — pero no con las mentiras.

Este es el cuento de hoy. Pruitt tiene razón, y le va a obligar al kindergarten a entrerarse a base de collejas desde la dirección de la EPA.

Fuentes:

The Hill:

Verheggen:

Duarte:

Agradecimientos: