Dice Gaztañaga, una Miren, que quiere “pedir disculpas a todas aquellas personas que se hayan sentido ofendidas a raíz de este malentendido que ha surgido, también en parte, a través de la manipulación y descontextualización de un material audiovisual”.

miren-imagen-de-un-cateto

La verdad es que no conozco a nadie que se haya sentido ofendido. Y tratando de imaginar quién podría tomarse a mal el programa de humor de ETB sobre los tópicos que tienen los euscaldunes acerca de los españoles, la única solución verosímil es que se hayan sentido mal los euscaldunes no descerebrados que queden por ahí. Alguno habrá. Y el programa va de eso, ya desde el título. De “los euscaldunes” sobre diversos temas. Y desgraciadamente los euscaldunes que aparecen se corresponden perfectamente al tópico que sobre ellos tiene el resto de la galaxia. Algo como una parrillada campestre de pollo barato, con un público grasiento que disimula su rusticidad … ¡disfrazándose de rústico! Que por una parte es una forma muy eficaz de que el vascuence adquiera sentido, y seguramente también ofrece el consuelo identitario del rebaño mono-temático y auto-consolador.

Joé, imagina que eres euscaldún, y que la tele oficial de Euscaldunlandia te represente mediante ese ganado. ¡Vaya corte!

Culturalmente están un poco atrasados, me viene la imagen de un cateto.

Le dijo Arteta a Goya.

arteta-y-goya

Dice la niña Miren que lo suyo está sacado de contexto. Que se trata de estereotipos, a los que no es ajena, lanzados en clave de humor, que no representan lo que piensa. Debe ser lo que siente, porque lo que piensa -dice- es amplio, inclusivo, y muy respetuoso con los demás. Que viene a ser como un recitado de memoria del catecismo en curso. Pero es que a partir de cierto nivel cultural -a la baja- se suele confundir recordar con pensar. No, no piensas, Miren; recuerdas que tu manera de pensar debería ser blablabla.

Pero luego tus tópicos dicen otra cosa, y de ahí las risas. Freud proponía que el humor ocurre cuando el consciente permite la expresión de lo que la sociedad normalmente prohibe o suprime. Ese es el truco. Como es un programa de humor, no es verdad. No es lo que pensamos. Pero funciona al revés. Como sabemos que no deberíamos pensar eso si no queremos ser una banda de racistas y xenófobos de mierda, la forma de expresarlo -sin pecar demasiado- es el humor.

Lo que sobran son las disculpas. Los españoles no pueden ofenderse porque al pensar en ellos le venga a Gaztañaga la imagen de un cateto. Lo mismo que los blancos no sienten concernidos por el racismo de un negro o de un japonés. Les hace gracia. Bueno, a los blancos cosmopolitas también les perece absurdo el racismo de los blancos catetos. Pero absurdo, o mal, no es exactamente lo mismo que ridículo. Y lo de la ETB es eso; ridículo. Como Sabino Arana llamándole ignorante a Unamuno, o algo así.

Una sugerencia para Gaztañaga. Define cateto (vale consultar DRAE [–>]). Compra un espejo. Mira la imagen que “te viene”. ¿Euscaldún? También puedes mirar el vídeo de marras, la parrillada grasienta de pollo barato, y el resultado es el mismo que el del espejo. Humor, efectivamente. Pero lo gracioso eres tú.

También sobran las protestas porque se trata de un discurso de odio. Sí lo es; y de libro. Pero es el odio del payaso, que ni pesa, ni duele. Salvo a los euscaldunes no acomplejados y no paletos que haya, que esos sí deberían preocuparse. ¿De verdad quieren que la imagen que “nos venga” a los demás sobre los euscaldunes sea la de Gaztañaga y el ganado de la ETB? ¿Quién querría ser euscaldún, en esas condiciones, si puede evitarlo? Y evitarlo es lo fácil; basta con no aprender vascuence, u olvidarlo.

Fuentes:

El vídeo:

Las disculpas:

gaztanaga-disculpas