scott-pruitt

Esta es genial. Poner como administrador de la Agencia del Medio Ambiente a un fenómeno que tiene un montón de demandas activas contra la agencia, de un total de unas dieciséis que le ha puesto. La votación ha seguido más o menos la división de partidos. Una senadora republicana (de Maine) ha votado en contra, y dos demócratas a favor  (de W. Virginia y N. Dakota). Un republicano estaba de viaje , y un demócrata no ha votado. Total: 52 – 46.

Cuentan las malas lenguas que Trump tiene intención de acudir a la EPA, como estuvo en el FBI. Y el ambiente es que los empleados pretenden no acudir a su discurso. Podía ser un buen momento para pasar lista, y ver a quién hay que echar – o poner a barrer pasillos.

Pero el kindergarten está que trina, y por muy buenas razones. La EPA es la niña bonita de Obama. Es un listo, y descubrió un gran truco. Si quieres implementar una política que no va a pasar el filtro de las cámaras, el truco es inventar un daño imaginario para la salud, y con eso hacer las regulaciones que los representantes de We the people no votarían. Y eso le da un poder terrorífico sobre toda la actividad económica, y poder decidir a quién putear y a quién beneficiar. Y tenerles a todos agarrados de los cataplines; como te muevas te regulo. Y encima, con el aura beatífica de estar trabajando por la salud de la gente – aunque sea en contra de sus deseos.

saint-obama

Scott Pruitt no es nada dudoso en su intención de cortarle la cabeza a esa hidra. Y las promesas electorales de Trump, que hasta ahora va cumpliendo muy expeditivamente, tampoco. Y sin embargo hay algunas nubes preocupantes en el horizonte. Las dudas que ha expresado Trump, probablemente de la mano de Tillerson (Secretario de Estado), sobre si cumplir su promesa inicial de salirse del acuerdo de París.

Aquí hay un peligro muy grande, como anden con complejos de la bronca internacional. Piensan que el acuerdo no obliga a nada. Porque no está aprobado por el senado. Y Tillerson decía que mejor estaban en la mesa, para influir. Pero hay otro truco de Obama pendiente por ahí. La cantidad de jueces kindergarten que puso en la U.S. Circuit Court of Appeals en el Distrito de Columbia. Que es clave en estos asuntos. Y no parece nada difícil que le monten demandas para hacer obligatorio el Tratado de París, no como un tratado internacional (para lo que le falta esa forma del senado), sino como “ley internacional”. En fin, prodigios. Y un juez estilo Grazón es capaz de muchas cosas. A través de cumplir las “obligaciones” de reducción de emisiones, se pueden joder muchos de los planes económicos de Trump. Prospecciones, los recursos de combustibles fósiles en tierras federales, el oleoducto Keystone, subvenciones a cacharrines verdes, y un montón de guarradas.

Como sea, tenemos entretenimiento asegurado los próximos meses. Y Pruitt no hay duda de que va a entrar como un elefante en un bazar. De hecho, desde la Casa Blanca ya dijeron hace un par de días que tenían un montón de órdenes preparadas para cuando el senado aprobara su nombramiento. Apuesto a que la semana que viene va a ser de órdago.

De momento, la cuenta oficial de la EPA saluda al nuevo jefe. ¡Seguro que la lleva Trump mismo!  😉

pruitt-jura

Fuente (de la parte del peligro de los jueces).

Wall Street Journal: