Cada vez estoy más convencido de que Trump es un horror que hacía falta. Quiero decir que no me había dado cuenta que el mundo ya era así. Que la puta “élite” ya era así. Pensaba que era sólo en lo del “cambio climático acojonante”, pero es general. Trump ha hecho que se vea. Pero si en vez de ahora hubiera sido en ocho años, ¡y además años de Hillary!,  podíamos estar hablando de una situación irreversible.

Situación. La “elite”. En este caso arranca con una que creo que escribe libros para niños, con éxito.

¡Glups! Que le digan a alguien -¡que te jodan!- suele ser indicativo de que ese alguien ha dado en el clavo, y hay un asno que no tiene una respuesta mejor. No es siempre el caso, pero suele. Y esta vez es calcado.

Transcripción:

Kindergarten 1: La gente que dijo durante la campaña que Hillary Clinton era el menor de dos males … ¿podrían pedirnos una disculpa ahora mismo?

Persona adulta: ¿Por qué?

Kindergarten 1: ¿Por qué? ¿Hablas en serio?

Persona adulta: Hablo en serio.

Kindergarten 1: Como si Hillary Clinton fuera a tener un gobierno con Betsy de Vos y el maldito Rick Perry. No tendríamos un muro. No tendríamos una exclusión de musulmanes (Muslim ban). No estaríaos haciendo toda esta mierda con Rusia. ¿Estás loco?

Persona adulta: No hay una exclusión de musulmanes. Si la hubiera …

Kindergarten 2: ¡Que te jodan! Hay una maldita exclusión de musulmanes. ¡Dice que no hay una exclusión de musulmanes! ¡¡¡Hay una maldita exclusión de musulmanes!!!

Persona adulta: Esta es exactamente la histeria de la que estoy hablando. EL 80% del muro …

Kindergatrten 2 (le corta): Siempre decís lo mismo. No ha hecho esto, no va a hacer aquello. ¡Dale una puta oportunidad, tío! Hitler no mató a los judíos el primer día. Se tomó su tiempo.

Grandes aplausos del público.

Persona adulta: Esta es justo la ridícula histeria sin sentido, sacada de madre …

Rifirrafe rápido

Persona adulta (a la vista de ciertos pitidos de público a Kindergarten 2): Estás perdiendo tu público …

Kindergarten 2 (al público): ¿Estoy perdiendo mi público?

Público: Nooooo. Grandes aplausos.

Kindergarten 2: (Peineta) ¡¡¡Que te jodan!!! (Gestual: he ganado; soy un machote)

Y esto es lo que le entusiasma a la autora de libros para niños. ¡Que te jodan! Se entiende que le salgan bien los libros; se ha debido poner perfectamente en la  mentalidad de los no adultos para escribir. Y para lo demás, ya de paso.

Pero la cuestión es que digan (y griten) los niños lo que quieran, no hay una exclusión de musulmanes; y “el muro” sólo es rematar lo que otros empezaron, y una forma muy legal de hacer cumplir una ley que no se ha inventado Trump. Muy criticable por mil motivos, como un gasto sin sentido. Pero no por “muro”. Ese es el significado de frontera: un sitio por el que no se puede pasar sin permiso.

La sorprendente y preocupante victoria de Trump parece, en buena medida, un premio a su habilidad para sacarle partido a la histeria del kindergarten. Básicamente es esa histeria la que le ha hecho el trabajo. Y tiene pinta de que se lo va a seguir haciendo.

Scott Adams, el de Dilbert, tiene una visión muy aguda de la diferencia entre republicanos y demócratas que se refiere justamente a este problema:

Una de las cualidades más infravaloradas de los republicanos es que controlan a sus propias huestes. Si tienes un problema con un republicano racista violento (del tipo de los que yo nunca he encontrado), llama a los republicanos. Ellos te lo resolverán.

Pero no llames a un republicano si estás simplemente ofendido por la opinión de otra persona. En esa situación lo que necesitas es llamar a los demócratas, para que ridiculicen y ataquen físicamente a la persona con la opinión cuestionable.

Viene de:

Lo mismo, en ocho minutos de Dave Rubin.

Y se puede rematar con discurso de ayer, del senador Marco Rubio, que viene muy al caso.