Dentro del margen de error de la medida, 1998 y 2016 están empatados en la medición UAH desde los instrumentos de los satélites de la NASA. Con una diferencia de 0,02 grados, supone la quinta parte del margen de error (0,1º). Todo ello muy jugoso, en la web de Roy Spencer.

Resulta que 1998 y 2016 son una comparación muy buena. Son dos años con El Niño de los “fuertes”, ambos de una intensidad muy comparable. En realidad los alarmistas decían que el de 2016 ha sido más fuerte. Tal vez con la esperanza de que tuviera mayor temperatura. Su relación con el Calentamiento Global Acojonante debe ser de amor / odio. Por una parte dicen que es el fin del mundo, pero por la otra siempre están esperando récords de calor … que parecen producirles orgasmos. Son una tropa muy muy extraña.

A este ritmo, cuando haya un El Niño de los fuertes a final de siglo, la temperatura global sería … ¡una décima de grado superior a la de 2016!

Ponemos el gráfico de siempre, con 2016 completo. Y con los modelos (la zona rojiza).

uah-temperatura-global-2016

Y plantamos una raya horizontal en 1998 para que se aprecie bien el acojonante calentamiento global entre 1998 y 2016. En la curva rosa, que es lo que mide un año (media móvil de 12 meses).

uah-temperatura-global-2016-raya

Y como la temperatura mes a mes es difícil de seguir (la raya azul clara), ayudamos visualmente con un flecha roja para señalar diciembre de 2016. Que casualmente coincide con la media de los últimos cinco años (azul oscuro). Todo ello francamente muy alejado de las predicciones de los satélites modelos (zona roja), aun en su rango inferior.

uah-temperatura-global-2016-flecha

Y este es el cuento de hoy. Que tengan ustedes un feliz “récord” de calentamiento global, y que sean capaces de notarlo. 🙂

Fuente, Roy Spencer:

Datos, UAH: