ingenieros-de-almas

Desde The Hill [–>], Obama hablando para Rolling Stone:

Aunque Obama dijo que estaba “decepcionado” por la posibilidad de que Trump pudiera deshacer el núcleo de sus logros, le explicó a Wenner que no estaba  “abatido”  por el resultado, porque su administración había ahormado a una generación para “pensar en ser inclusivo, en ser  justo, en preocuparse por el medio ambiente”.

“Y tendrán una influencia creciente año  año, lo que significa que América seguirá yendo a mejor con el tiempo”.

Ingenieros de almas. No habría mucho más que decir. Y es lógico que Obama se consuele como pueda, sin caer en la histeria colectiva y la depresión terminal que sufren los más inclusivos, justos y carbonófobos, de la generación de nenazas que ha ahormado. Tampoco es -tal vez- el sitio ni el momento de recordarle que la gente a veces crece. Y con muchas más posibilidades de éxito cuando se levanta la losa de moralina barata que los tenía acogotados.

Imagina. Parece que Trump apunta como jefa de Homeland Security a una “islamófoba”. Katharine Gorka.

¿Y por qué es “islamófoba”? Pues porque opina que es un grave error que el Departamento de Homeland Security entrene a sus agentes en la asunción de que el islam es una “religión de paz”.  Impresionante: ¿A quién se le ocurre que haya alguna relación entre el islam (y el cristianismo, en su momento) y la no-paz? Y también propone una herejía simplemente inconcebible. Considera que la derrota del terrorismo depende de …

… ser capaces de llamar al enemigo por su nombre verdadero: Jihadismo Global.

Una idea sumamente extravagante, teniendo en cuenta que la jihad es una lucha en dos campos. Uno interno, y por tanto cosa de cada cual; y una lucha física externa contra el infiel, generalmente todo lo cruenta que se considere necesario. ¿Cómo diablos le vamos a llamar terrorismo, y terrorismo jihadista,  al asesinato masivo en nombre de la jihad? ¡Islamófoba!

No para ahí el problema. Parece que en una entrevista [–>] en el New York Times, hablando sobre libros, Ayaan Hirsi, una muy conocida atea islámica, sugería su lectura más recomendada para un presidente de EEUU. ¡Un libro precisamente  de nuestra islamófoba! Titulado nada menos que:

Y para colmo, Katharine Gorka escribe con frecuencia en Breitbart. Que todo el mundo sabe que es pecado.

Nota: el director de Breitbart en Londres es un ateo de familia musulmana. Raheem Kassam. No es necesario explicar  que ser ateo musulmán también es pecado. Muy pecado.

raheem-kassam

No se entiende que alguien pueda tener problemas para comprender que estos tíos son los predicadores de ahora. Los malditos frailes de toda la vida; aquellos de los que soñábamos librarnos para siempre, en una versión modernizada. La pelmada permanente.

Fuentes.

The Hill:

The Intercept:

Wikipedia:

New York Times: