Esta entrada es una respuesta a una curiosidad que me ha llegado repetidamente por Twitter. Sobre este gráfico: https://t.co/kd5QdSmJR4.

Es de un tamaño tan descomunal que no se puede ver entero. Necesita una barra de desplazamiento casi infinita. Pretende representar la temperatura de la tierra desde la última glaciación, y lleva anotaciones y dibujitos añadidos, como para darle contexto histórico. O prehistórico más bien.

Vamos a ponerlo de forma “normal”, aunque se vea muy poco. He engordado la línea de la temperatura para intentar que se vea.

grafico-clima-600

Por supuesto, al final del gráfico hay un calentón espectacular. El famoso Calentamiento Global Acojonante. Lo muestro. Añado la línea rosa marcando el supuesto máximo del Holoceno de ese gráfico, que viene de siete mil años hacia la izquierda.

grafico-clima-de-moda-final

El mensaje es muy claro. La temperatura en la tierra no cambiaba, salvo medida en milenios, hasta que llegó la pecaminosa industrialización humana que le ha metido un calentón a la temperatura del planeta – jamás visto. Jamás visto a tal velocidad. Y ahora estaríamos, según esta obra de “arte” (es lo que es), igual que en el máximo del Holoceno. Pero a muy pocas décadas de salirnos del mapa.

No dice de dónde saca los datos (en los comentarios señalan que en el TBO -no en el texto- aparece la fuente de los datos, que es la que decimos a continuación). Pero cualquiera que tenga alguna experiencia en el debate del clima reconoce de inmediato la segunda mitad de la curva. La que va desde hace 11.000 años hasta el presente. Viene de Marcott et al 2013. Y por tanto es una mentira, confesada como mentira por el propio autor. Lo veremos luego, pero primero vamos a compararlo con otras reconstrucciones de temperatura menos desacreditadas que esta. Vaya; no desacreditadas, al contrario que la de Marcott.

Reconstrucción de temperaturas del hemisferio norte extra-tropical (desde 20ºN hasta 90ºN) de Ljungqvist 2010. Los últimos 2.000 años.

Y reconstrucción de temperaturas en  Groenlandia (Summit), últimos 4.000 años, de Kobashi 2010.

kobashi-4000-years

La reconstrucción de Kobashi y la de Ljungqvist sí se parecen mucho; son más o menos la misma historia. Pero no se parecen en absoluto a la obra de “arte”. Son dos cuentos completamente distintos. La obra de arte, en su segunda mitad, viene de este gráfico de Marcott:

Y el problema es que ese gráfico es una mentira. Así, tan claro; una mentira. Y lo dice Marcott mismo. Consiguió que toda la prensa hablara de la espectacular subida de temperatura reciente, sin precedentes desde la revolución neolítica. Con la pequeña circunstancia de que ese espectáculo no se puede desprender de los datos de Marcott.

El artista mismo, en unas FAQ publicadas [–>] con posterioridad a la polémica que levantó su trabajo:

Q: What do paleotemperature reconstructions show about the temperature of the last 100 years?

A: Our global paleotemperature reconstruction includes a so-called “uptick” in temperatures during the 20th-century. However, in the paper we make the point that this particular feature is of shorter duration than the inherent smoothing in our statistical averaging procedure, and that it is based on only a few available paleo-reconstructions of the type we used. Thus, the 20thcentury portion of our paleotemperature stack is not statistically robust, cannot be considered representative of global temperature changes, and therefore is not the basis of any of our conclusions.

Explicación. En la parte anterior a los últimos cien años, el gráfico tiene una resolución máxima de unos 300 años. O sea, pretende representar temperaturas medias de 3 siglos o más. Y si hubieran hecho lo mismo con los últimos 300 años, no se vería ninguna subida de temperatura. Además, son muy pocos puntos de datos en ese tramo. Bien hecho quedaría así (en gráfico de Rogerl Pielke jr.).

Y por eso no se parecen las reconstrucciones de Ljungqvist y Kobashi a la de Marcott. Son resoluciones muy distintas, y Ljungqvist y Kobashi no pegan cambiazos de resolución en el mismo gráfico.

Lo de Marcott tiene muchos más problemas; no sólo el cambiazo de resolución. La estadística es de risa. Pongo enlaces a continuación. Pero lo más importante es que este gráfico, que tanto impacto está causando, no se soporta en los datos de los que viene el gráfico. Según confesión de su propio autor.

Yo suelo decir que, en general, los científicos alarmistas del clima se engañan y exageran, pero no mienten. Pero hay excepciones. Esta es una de ellas. Y lo malo es que los chicos del clima, que no mienten en general, sí son culpables de callarse ante algunas mentiras palmarias como esta.

Enlaces.

Roger Pielke jr.

Steve McIntyre:

Añadido para la amable comentarista Catalina de Erauso.

rss-calentamiento-global-por-latitud-g