A veces mandan cosas (esta, en un comentario [–>]), y aprovecho. Y las plores no le disgustan a nadie.

Pepe

Lo primero agradecer al autor de este increíble blog su existencia.

Lo segundo, me gustaría comentar algunas cuestiones que me parecen de juzgado de guardia. Si observáis el vídeo que os dejo debajo veréis un perfecto ejemplo de catastrofismo o alarmismo climático. Se trata de la directora y presentadora del programa “El Tiempo” de TVE. Como todos ya sabréis, en su día esta señora fue sancionada con 20 días de empleo y sueldo, al igual que el resto de sus colaboradores en dicho programa (todas sus caras son conocidas de sobra de verles a todos ellos en la tele a diario). Pero lo que resulta increíble es que este equipo siga trabajando en ese mismo programa informativo de TVE (Mónica López, Albert Barniol, Martín Barreiro).

Lo peor de todo no es sólo que todavía sigan en antena en dicho programa televisivo, sino que además ahora va y resulta que dicha señora, apoyada por la Organización Meteorológica Mundial, se dedica a alarmar a la población con vídeos en los que se hacen simulaciones de cómo sería hipotéticamente el clima de un día de verano del año 2050. Casualmente ni a ella ni a la OMM se les ha ocurrido que quizá para esas fechas nos hallemos inmersos dentro de una pequeña edad de hielo, y, ya puestos, ¿por qué no han pronosticado un día de crudo invierno de esa misma fecha? ¡Ah, claro!, me olvidaba de que eso no “vende” en las noticias… por ahora (quién sabe si dentro de pocos años se pone de moda el frío…, ya veremos). Y ya para rematar el asunto, al final del vídeo se puede apreciar el rigor científico con el que esta señora y la propia OMM nos obsequian al dejarnos caer ciertas perlas en forma de comentarios de personas de la calle que nos dan su parecer sobre lo que ellas consideran un cambio climático a peor. Por supuesto, todas ellas se refieren a que la temperatura es mayor que hace antes.

Es curioso que ahora la OMM, ayudada por gente “seria” como es el caso de esta señora (nótese la ironía), se dediquen a excitar nuestra sensiblería en lugar de realizar trabajos científicos rigurosos.

De entrada, y ya acabo, tratar de culpar de los cambios climáticos a un sólo elemento (CO2) me parece de aurora boreal, pues el clima por definición siempre está cambiando, comportándose de manera caótica, por lo que es seguro que intervengan una multiplicidad de factores que puedan llegar a explicarlo.

El “consenso” en términos científicos es un término completamente accesorio, ya que basta con una sólo opinión en contra para que éste se venga abajo. El consenso es cosa de políticos, no de científicos.

La noticia (clic):

monica-lopez-negoci

Y el cachondeo: