Luisa Delgado

Quiero continuar el artículo “Las jaias de Santurtzi” [–>]  con una anécdota personal que sufrí en esas fiestas pero que no lo expresé en el primer artículo por no hacerlo demasiado largo pero que refleja lo psicótica que está la sociedad vasca.

Estaba yo con un grupo de conocidas hace menos de 1 mes en las fiestas de Santurce(ahora Santurtzi en plan megavasco) y éstas querían ir a una txosna a consumir algo. Cómo en esa txosna habían carteles de los euskal presoak me pareció repugnante dar dinero a esa gente, me enfadé y tuve una pequeña discusión con ellas.

Tuve una sensación de impotencia porque quería discutir del tema pero lo tenía que hacer a escondidas, con medias palabras, no muy alto, callándome muchas cosas y que la discusión acabase cuándo antes. Una conversación muy cercenada y condicionada dónde se palpaba la falta de libertad. Me pareció repugnante el ambiente que había en esa zona inundada de consignas a favor de los asesinos con toda impunidad en medio de una calle céntrica. También me daba asco la indiferencia de la gente consumiendo y en connivencia de quienes apoyan el asesinato.

Respecto a la discusión que tuve con éstas cada uno reaccionó de esta forma:

-1 persona: Me enfadé con ella y tras insistirla un poco conseguí que no comprase un bocadillo.

-2 persona: Traté de convencerla pero no me hizo caso. La llamé falsa y encima ella se quedó extrañada, sin comprender el por qué la llamé falsa.

-3 persona: Viendo la discusión consumió algo a la chita callando, sin decir nada.

-4 persona: me dijo que ella tampoco consumiría ahí, pero que yo no puedo prohibir que los demás consuman ahí. Me dio bastante asco porque parecía que iba de tolerante de liberal y a la vez indiferente con los asesinados. Muy hipócrita.

Hace falta muchísima labor pedagógica para curar a la sociedad vasca, que es una sociedad enferma, muy estocolmizada. Se toman por cosas normales cosas que son psicopáticas cómo el consumir en bares y txosnas próximas a asesinos. Convivir con ellos cómo si fuesen gente normal y despreciar/olvidar a las víctimas. Hay que hacer ver a la sociedad vasca este lavado de cerebro enfermizo y parte de esto tiene la culpa los partidos no nacionalistas por no haberse enfrentado al nacionalismo sin complejos. No es normal esta impunidad de la que gozan los asesinos y que nadie haga nada para evitarlo.

Cómo se nota que no conocen la vida diaria en el País Vaso aquellos que se refieren al PNV “nacionalismo democrático”. El PNV que siempre ha dado voz a asesinos y amigos en las fiestas de los pueblos y en la EITB y persiguiendo a las víctimas.

Es continuación de: