Podemos aprovechar una buena noticia para entender la imaginaria desaparición de los osos polares a cuenta del Calentamiento Global Acojonante. ¡El mejor año de avistamiento de osos en Churchill!

churchill-osos-polares-2016-a-tope

Este ha sido sin duda el más espectacular arranque de la temporada de avistamiento de osos. La madre y los cachorros del año que se ven arriba se dan un paseo delante del Seal River Heritage Lodge, proporcionando un pequeño “show” antes del desayuno.

La cantidad de osos polares ha aumentado espectacularmente este año, y están muy gordos y saludabales, tal vez muy para disgusto de los “expertos” de cambio climático. El mejor día de los seductivos carnívoros blancos de la última semana se vieron 21 osos polares entre el hotel y nuestro sitio de natación con ballenas.

En cualquier momento puedes mirar a través de las ventanas, en casi cualquier dirección, y ver algún oso polar holgazaneando por la tundra, o por la zona de bajamar. La banquisa de hielo, que todavía se podía ver la semana pasada, finalmente ha desaparecido y ha impulsado a un gran número de osos hacia nuestra costas, aquí en Seal River. Con el resultado final de  que hay muchas cámaras fotográficas muy contentas.

Guess what he's looking for.

Hasta aquí la buena noticia, que no vas a ver ni en tu telebasura ni en tu papelucho favoritos. Pero podemos ponerle un poco de contexto a Churchill, dentro del Ártico y dentro del hábitat de los osos polares.

Si buscas en internet por [polar bear watching –>], la localidad que te va a aparecer en prácticamente todos los enlaces es Churchill. Por ejemplo sale 20 veces en la primera página de resultados de Google. Porque es, literalmente, la capital mundial del turismo de “safari fotográfico” de ursus maritimus. Es de suponer que eso ocurre porque hay muchos osos polares, no porque haya pocos.

Curiosamente, dentro del hábitat del oso polar, Churchill está en una posición especialmente meridional comparada con otras; es de las más alejadas del polo norte. Tiene una latitud de 58ºN, que es -por ejemplo- como la de Oslo. Quiere decir que, dentro de las zonas donde viven osos polares, Churchill es de las primeras en perder el hielo marino en verano. Y quiere decir que si el hielo de verano fuera importante para los osos, y la pérdida de hielo de verano fuera un motivo para temer por su desaparición, Churchill sería de los primeros sitios en los que desaparecería.

Se puede comprobar muy fácilmente en Cryosphere Today, en el mapa de comparación del hielo en distintas fechas [–>]. Pongamos a modo de ejemplo mediados de julio de 1980, cuando el Calentamiento Gobal Acojonante apenas había comenzado. Se señala la posición de Churchill con una diana roja, y se ve que ya no tenía hielo cuando las demás costas en las que viven osos todavía tenían una buena cantidad. Y pasa lo mismo todos los años.

churchill-hielo-artico-julio-1980

Esto quiere decir que los osos de la capital mundial de osos polares viven muy contentos sin hielo de verano, por lo menos desde que se controla el hielo con satélites (1979).

¿Puede ocurrir que justo en Churchill hay muchos osos, y muy contentos (gordos), pero que estén disminuyendo en su área general y eso nos haga temer su desaparición? Tal vez podría ocurrir, pero no es lo que ocurre. En este mapa de Environment Canada salen las poblaciones de osos polares y su estado. Se señala Churchill y el círculo de latitud de Churchill (rojo), así como el círculo polar Ártico (morado). Los osos polares no están disminuyendo en la zona de Churchill, ni en la bahía de Hudson en general.

churchill-y-habitat-osos-polares

Otra forma de comprobar que la ausencia de hielo de verano no les afecta a los osos. Todas las zonas de fuera del círculo ártico tienen poblaciones de osos, o estables, o creciendo. Y podemos mirar el hielo que hay en esas zonas, por ejemplo a mediados de agosto. Nada.

osos-artico-hielo-agosto

Si quieren convencernos de que los pobrecitos osos polares van a desaparecer por el Calentamiento Global Acojonante, van a tener que buscar una disculpa mejor que la pérdida de hielo de verano que provoca ese calentamiento. Y nadie sueña que se pueda perder el hielo de otoño, invierno o primavera. Que se inventen un virus misterioso, o algo, porque este cuento ya no cuela.

Agradecimiento / fuente, Susan Crockford en Twitter.

Bonus / extra: Un clic en la siguiente imagen conduce a una colección espectacular de fotos de Dennis Fast.

oso-florido