Supongo que todo el mundo lo ha visto en Twitter, o en algún periódico. Y que no le ha hecho ningún caso. Suena a broma.

Pero las bromas con dos millones de firmas en menos de 48 horas ya no son tanta broma. 2,119,901 ahora mismo. Y el caso es que atascaron el sistema. Nunca había habido tal avalancha.

He estado cotillenado, y me ha parecido muy curioso. Es un sistema dentro de la web del parlamento.

Cualquiera puede iniciar una petición. Y se hace disponible en la web para que la firme quien quiera. La petición se mantiene “viva” (se puede firmar) durante seis meses.

– Si alcanza 10.000 firmas, el gobierno se obliga a contestar por escrito, con las consideraciones que crea oportunas. En el año largo que lleva funcionando ya ha respondido a 234 peticiones.

– Si la petición consigue 100.000 firmas, se considerará para debatirla en el parlamento. Supongo que lo decide una comisión parlamentaria, que responde con su decisión. De momento ya han sido debatidas 27 peticiones en el pleno. Y 10 más alcanzaron también las 100.000 firmas, pero fueron rechazadas para debate.  Cinco están actualmente a la espera de debate (o rechazo) [–>].

Entre ellas la que nos ocupa. La que llaman #Regrexit, que ha batido todos los récords de firmas, de largo. De muy largo. La petición va así:

We the undersigned call upon HM Government to implement a rule that if the remain or leave vote is less than 60% based a turnout less than 75% there should be another referendum.

La gente no se la ha tomado en serio por motivos que parecen obvios. A toro pasado, no me vengas con vainas. Estaría bueno cambiar las normas después del referéndum.

Pero … ¿cuáles son las normas? ¡No hay! El referéndum es “consultivo” en el Reino Unido. Como aquí. Y es verdad que a nadie se le ocurre que el gobierno tenga huevos para rechazar el resultado del referéndum, pero no es una petición de rechazo del referéndum. En realidad es una petición de mayoría reforzada, y en la versión más suave que cabe imaginar. Simplemente repetirlo, si la mayoría no es “clara”.

Es sutil. Muy difícil, pero sutil. Y aceptarlo sería reconocer la formidable cagada del gobierno. No haber exigido unos mínimos reforzantes de la decisión. No haber subido el listón, como se hace normalmente en las cuestiones constitucionales. Y esta lo es, figure  no en una constitución escrita.

Por otra parte Cameron ya está en el basurero de la historia. No tiene nada que perder, y podría -tal vez- sacar un poco de la gamba que ha metido.

Hmmm …

Vale, yo no lo creo. No creo que ocurra. Pero morbo, tiene un morbo de cojones.

Actualización (poco después). Hay propuestas mucho más locas que la de esta petición: