Veo a todo el mundo haciendo cábalas sobre lo que hará el PSOE si se confirman las encuestas. Descartada la “gran coalición” (PP+PSOE), y expulsado Tóntez tras las elecciones, todo depende de que PSOE + C’s sumen, o no, más escaños que el PP. Si suman, vía tesis Jordi Sevilla podían reclamar el gobierno y la abstención del PP. ¿Lo haría el PP? Si no suman, tendrían que decidir entre apuntarse a un gobierno dirigido por una extrema izquierda bananera, o permitir un gobierno muy débil PP + C´s.

Vale, todo eso está muy bien, y es un dilema suicida de narices. ¿Pero por qué nadie hace cábalas con las alternativas del PP? ¿Es que todo el mundo ha asumido que el PP sólo es la silla de Rajoy, y no tiene más alternativas? Esa no es la película que vende. El cuento se basa en ¡que viene Venezuela! (probablemente cierto), y en que ellos (Rajoy en realidad) son la única alternativa. Lo que es rotundamente falso.

Porque tener, tienen varios movimientos. Que les gustarán más o menos, pero todos ellos son infinitamente mejores que la alternativa bananera. ¡Mejores, desde el propio punto de vista de la película que vende el PP!

– Podrían proponer que gobierne Rivera. ¿Eso sería peor Venezuela? No se lo cree ni Rajoy.

– Podrían, si se da el caso, permitir un gobierno PSOE + C’s. Tampoco es peor que Venezuela, ni de coña.

– Podrían proponer un gobierno independiente, con líneas generales pactadas con el PSOE. ¿Cuál es el problema de eso?

– Podrían proponer un candidato socialista que les parezca razonablemente sensato. Y no pueden decir que eso sería Venezuela, porque ha habido gobiernos del PSOE bien alejados de tales fantasías. Espero que tampoco aleguen no creer que haya nadie moderadamente sensato en el PSOE. Sería tan imbécil y canalla como el cuento de siempre del PSOE con el PP.

– Podrían, rizando el rizo, proponer el gobierno a Joaquín Almunia. Nada bananero ni zapatero, y bien engrasado y conectado con la CE. Con la que son inevitables unas negociaciones de órdago. Y no es verosímil que no puedan llegar a pactar unas líneas generales razonables entre Almunia, De Guindos, Sevilla y Garicano.

Pues no. Al parecer todos dan por supuesto que el PP sólo tiene una opción, y que esa opción que llama yo soy  Rajoy. Momento en el que ya nos olvidamos de la película Venezuela, que parece menos importante que la película Que Presida Rajoy.

También está todo el mundo hablando del PASOC, y del olor a cadáver del PSOE. Puede ser; es verosímil. Pero la política tiene mucho de relato. Y si el relato del PP va a ser que la película Que Presida Rajoy es más trascendente que la película Venezuela, y que merece la pena el riesgo, a mi no me da que el PP fuera a oler menos a cadáver que el PSOE. En esos términos, me huele mucho más.

Las dos muertes serían muy malas, aunque los dos partidos sean muy ladrones, y no poco bordes y cenutrios. Y el resultado sería … ¡tachán!, Venezuela. Y Espanxit, y lo que te rondaré. Joder, y todo eso es porque -al parecer- hay mucha gente convencida de que la silla de Rajoy tiene más peso en la ecuación. ¿De verdad? ¿Hablamos en serio?

No; lo serio sería empezar a plantear las alternativas reales del PP. Vaya, en el caso de que no pensemos que el PP es una banda de chanchullos secuestrada por un psicópata. Tóntez tiene una disculpa; es tonto. Rajoy, no.