los-pobres-se-van-a-calentar-mas

Lo han sacado esta noche en The Guardian (clic), y tal vez tenga repercusión en tu periódico o tele favoritos. Además es un caso precioso, porque no cabe mejor ejemplo de eso que llaman ciencia del calentamiento global – o calentología para los amigos.

La idea es muy impactante. Los países pobres, que han causado muchas menos emisiones de CO2 que los ricos, van a sufrir mucho más por el Calentamiento Global Acojonante. No cabe mayor injusticia; teniendo menos culpa van a tener más penalización. Porque los países pobres tienden a ser los de las zonas tropicales, y los ricos los de las latitudes altas. (Nota: técnicamente, el quintil más rico de la población mundial vive sobre todo en latitudes altas, y el quintil más pobre en latitudes bajas).

El lector avisado se preguntará si acaso va a haber más calentamiento en las zonas tropicales. Porque es lo contrario de lo que pensaba. Y el lector inteligente -o “facha”, según se mire- se preguntará si han medido ya ese fenómeno en  lo que llevamos de Calentamiento Global Acojonante. La respuesta es no. Doble no. El estudio del que sale el artículo, así como el conocimiento estándar, dice literalmente: high latitude regions experience larger warming signals than the global mean. [Página 3, penúltimo párrafo –>]. Lo que implica necesariamente que las latitudes bajas tienen (y tendrán) menos calentamiento que las altas.

¿Y cómo cojones pasan de tener menos calentamiento las regiones con más pobres, a (literalmente) ser golpeadas con mayor dureza por el calentamiento global? Mediante un prodigio llamado calentología. Se basa en una estrategia que utiliza los siguientes pasos:

  1. No medir la realidad. Nunca. Y prescindir de ella si se tiene a mano alguna medición inconveniente.
  2. Utilizar modelos climáticos para una función en la que ya se han demostrado perfectamente inútiles.
  3. Construir un artefacto estadístico que produzca, en esos modelos, el resultado que se desea.
  4. Llamar “evidencia” a las operaciones anteriores.
  5. Anunciar el fin del mundo -o el problema de su interés- a bombo y platillo.
  6. Dejar que la prensa extraiga aun más jugo que el que proporciona la falsa “evidencia”.

En este caso, el artilugio estadístico consiste en cambiar de problema imaginario. En vez de que el problema sea el calentamiento, se define como “días con extremos de temperatura”. Las temperaturas son mucho más estables en los trópicos, con variaciones mucho menores. Y estos calentólogos han encontrado que en los modelos que han usado resulta más probable que ocurran “extremos” en los trópicos, al aumentar el CO2.

By utilising simulations of cumulative carbon dioxide (CO2) emissions and temperature changes from eleven earth system models, we demonstrate that the inherently lower internal variability found at tropical latitudes results in large increases in the frequency of extreme daily temperatures (exceedances of the 99.9th percentile derived from pre-industrial climate simulations) occurring much earlier than for mid-to-high latitude regions.

Pero claro, se olvidan explicar que, precisamente porque los trópicos tienen mucha menos variación de temperatura, la diferencia entre “extremo” y “no extremo”, o la diferencia entre percentiles, es mucho menor. Y probablemente sea irrelevante, o inapreciable. De hecho especifican que esta “emergencia” de la señal de días de calor “extremo” ocurre rápidamente en los trópicos, tanto en los modelos con mucho o con poco calentamiento por CO2 [pág. 5, 2º párrafo –>]. La cantidad de Calentamiento Global Acojonante da igual. Y entonces da la mismo que esos modelos estén representando algo real o irreal; si fuera real, en otros calentamientos anteriores también habría ocurrido el mismo prodigio estadístico, sin que nadie se preocupara por ello. Vaya, sin que lo notara siquiera. ¡Porque los calentamientos (y los enfriamientos) son menores en los trópicos, hagan lo que hagan las estadísticas marginales sobre un concepto irrelevante (en los trópicos) de “percentil extremo”.

El estudio es:

Y ya en el título tiene dos pipas. Los modelos climáticos no son “experiencias”. Y si el artificio estadístico fuera real, no sería propio de un calentamiento “antropogénico”, sino propio de cualquier calentamiento por el motivo que fuera. Por ejemplo, natural.

Esto es la calentología. Un mundo imaginario que presenta problemas inexistentes basados en estadística creativa. Pero no les preguntes cuál es el problema de que en tu pueblo tropical sean diez días en tres años, en lugar de un solo día en el mismo plazo, en los que la temperatura alcance 28,2ºC en lugar de quedarse en 28,1ºC. Un poner. Es sólo quiere decir que eres lo suficientemente torpe para no entender una “emergencia” estadística. Y los torpes nos seguimos quedando con esto:

Slide1

O con esto:

modelos-climaticos-y-realidad-tmt-trop-gavin-curry