la-india-de-la-cup

Los periodistas tienen mucha culpa de la libre circulación de payasadas que padece España. Es cierto que todos ponemos nuestra parte, pero no hay duda de que los periodistas son los que más influyen en la cantinflada pública. Por ejemplo, si llega la india de la CUP y larga …

… lo menos que se podría esperar del periodista es que le pregunta a la campeona qué culturas son esas, tan abundantes, que tienen los hijos “en común y en colectivo”. Bajo el formato de “una casa y cinco o seis parejas”. “Muchas otras culturas en el mundo”, dice. Y el supuesto periodista lo deja pasar, como si el oyente tuviera que dar por bueno que, efectivamente, en el mundo abundan las culturas cuya organización familiar son las comunas de reproducción multipareja sin parentesco.

¿No sería un poco necesario saber si la india se refiere a algún ejemplo -mal entendido- de bandas pre-neolíticas — por ejemplo del Amazonas? Cosa de hacerse una idea de hasta qué punto resulta exportable a una sociedad compleja. Con que se parezcan en el peinado no parece suficiente.

amazonas

También es posible que por “muchas otras culturas” se refiera a “culturas” post-hippies. Y eso nos permitiría juzgar por su conocido éxito. Lo que pasa es que ese modelo, aparte de manifiestamente fracasado, no es un modelo “no occidental”. Al contrario, es “occidentalísimo”. Es algo único y exclusivo de “Occidente”.

Pero al periodista, y a la neo-india, los detalles de la realidad no les interesan. Si en el mundo no hay ejemplos de unidades reproductoras formadas por cinco o seis parejas no emparentadas entre sí, da lo mismo. Porque les parece que debería haberlos, ya que parten de una asunción prodigiosa. El modelo que tenemos …

… me parece pobre, y además -aunque pueda parecer polémico- me parece que tiende a convertir a las personas en muy conservadoras. Aunque quieras lo mejor para los tuyos, los tuyos son muy poquitos, uno, o dos, o tres. ¡Ostras!  yo creo que se entra en una lógica de lo más perversa.

¡Es la lógica! La india tiene una lógica. En su mundo ideal …

La que educa es la tribu

Claro. Sólo que “la tribu” en nuestro caso se llama guardería, escuela, y así hasta la universidad. Pasando por la tele; el parque; los bares; la calle; y otros pequeños detalles.

La cuestión de la maternidad y de la paternidad no está individualizada …

Claro, y por eso el tabú del incesto es universal, incluso entre las culturas que no han descubierto que hay relación entre follar y tener hijos. Malinowski preguntaba en las Trobriand por qué creían que follar y parir eran fenómenos independientes. ¡Porque las albinas tienen hijos, y nadie se follaría a una albina! También tenían su lógica, como Anna Gabriel. Pero a pesar de ello tenían -como todas las culturas- una regulación complejísima para establecer quién se puede casar con quién. Y en función, precisamente, de una individualización muy estricta de la paternidad y la maternidad.

Otros periodistas le dan una vuelta de tuerca a la parida. Pero no en el sentido saludable de marcarla como payasada, sino en el muy perverso sentido de buscarle una disculpa inexistente. Como El País [–>]. Que convierte lo de “muchas otras culturas” en “nuevos modelos de familia”. El concepto de cultura como experimiento, que suena muy interesante. Según ellos, lo que propugna Gabriel “es una coparentalidad múltiple, un tipo de familia extensa”.

Bueno, pues no. Ni de coña es de lo que está hablando nuestra india de la CUP. Familia extendida es un término técnico en antropología, que se define así:

extended family – a composite family composed of other relatives besides the nuclear families. Extended families can be constructed across generations by including parent’s or children’s families or extended laterally by including multiple wives or sibling’s families. [–>]

Eso es lo que hay en muchas otras culturas no occidentales. Y no tiene nada que ver con reunirse cinco o seis parejas -más o menos al buen tuntún- para “comunalizar” los hijos. Wikipedia tiene una entrada bastante completa sobre la extended family. Los experimentos de comunalización estilo Gabriel son, en cambio, mucho más exclusivos de Occidente que la familia nuclear estricta.

Todo ello es muy interesante. Pero la cuestión es que nos podríamos haber ahorrado esta entrada, sólo con que el supuesto periodista considerara que un mínimo de puntualización es imprescindible para saber de qué cojones estamos hablando. Si hubiera preguntado …

– ¿De qué “otras muchas culturas” estamos hablando?

… la payasada hubiera quedado interrumpida de inmediato.  Y no sólo nos hubiéramos ahorrado esta entrada, sino tanto ríos de tinta como han corrido por toda la prensa … hablando de nada.