Anastasios Tsonis es una figura interesante en la discusión del Calentamiento Global Acojonante. Es físico atmosférico de la universidad de Wisconsin–Milwaukee. Educado en física y matemáticas, siempre se ha enfocado en la dinámica del clima y el “cambio climático” con gran aplicación de las matemáticas. Lo que inevitablemente quiere decir aplicar, en la medida de lo posible, la teoría del caos. O sea, lo que el clima cambia por sí mismo, sin ninguna ayuda desde fuera.

Desarrolló la idea de varios subsistemas clave en el sistema climático, que, dependiendo de que estén sincronizados o pierdan la sincronización, producen cambios o fases en el clima. Y con eso explica los cambios de temperatura en lo siglos XX y XXI.  Desarrolló un análisis (llamado Elsner-Tsonis) que es una prueba estadística para establecer el significado de las oscilaciones climáticas. También se está usando en biología, económicas, lingüística y psicología. [–>]

Hasta hace relativamente poco era muy cuidadoso de poner advertencias en sus estudios, del tipo de que las oscilaciones a las que se refería iban “superimpuestas al cambio climátio antropogénico”  [ej: A new dynamical mechanism for major climate shifts (2007) –>]. Quiere decir que evitaba ser tomado por “negacionista”.

Ocupaba una posición un poco de extraterrestre. Por una parte sus matemáticas y su caos excedían los conocimientos matemáticos de los alarmistas.  De largo. Y entre que no le entendían, y que parecía alinearse en el campo alarmista, o al menos no lo criticaba abiertamente, no le hacían ningún caso. Por otra parte las cosas que proponía encajaban perfectamente en las tesis de los escépticos, que lo citaban con frecuencia.

“Pero si no entendemos lo que es natural, no creo que podamos decir mucho sobre lo que los humanos están haciendo. Así que nuestro interés es es entender primero la variabilidad natural del clima, y después trabajar a partir de ahí. Por eso estábamos excitados cuando nos dimos cuenta de que muchos cambios en el siglo pasado, de calentamient a enfriamiento, y luego a calentamient de nuevo, eran todos naturales”, dijo Tsonis  [2009 –>]

Eso es de 2009, y que yo recuerde pasó bastante desapercibido. Es exactamente lo que dicen los mayores “negacionistas”, tipo Lindzen o Spencer. Pero en el caso de Tsonis no provocó que fuera atacado con saña por la tribu. Seguía siendo como extraterrestre. Probablemente porque jugaba a una gimnasia curiosa. Decía al mismo tiempo que era imposible atribuir un porcentaje determinado del calentamiento al CO2 (a tomar por flai el consenso), pero estaba de acuerdo con la política de minimizar nuestro impacto en el clima. Muy listo; básicamente de acuerdo con los “negacionistas” en la ciencia, y de acuerdo con los alarmistas en la política en contra de los combustibles fósiles. Y como a los “negacionistas” les importa la ciencia, y a los alarmistas la política, todos estaban muy contentos con Anastasios Tsonis.

Lo último que propuso son 50 años de enfriamiento a partir como de 2001.

Y una explicación bastante cabal de por qué los modelos climáticos van mal, junto a la “hereje” Judith Curry y otros, y en contra de Michael Mann:

Es bastante incomprensible que no se dé cuenta de que si propone eso, inevitablemente implica que el efecto de calentamiento del CO2 es demasiado pequeño como para preocupar a nadie. Tal vez le tenga manía al petróleo y al carbón por otro motivo. O tal vez su alineamiento político (que no científico) con los alarmistas fuera un paripé para caerle bien al grupo de opinión dominante.

Y ahora llega la sorpresa. Nada menos que decide integrarse en el Consejo Asesor Académico de la organización más ultra mega “negacionista” que existe en el mundo. La Global Warming Policy Foundation.

Al profesor Lennart Bengtsson, la misma decisión de unirse a la GWPF le costó tal cantidad de ataques furibundos, que tuvo que dimitir un par de semanas después de haberse unido.

¿Por qué habrá dado Tsonis este cambiazo en su política de caerle bien a todo el mundo? ¿O tal vez no era una “política”, sino que era casualidad que estuviera con los “negacionistas” en la ciencia, y con los alarmistas en la política — por el motivo que sea? Ni idea. Pero ha sido muy bonito lo de Anastasios. Y definitivamente necesitamos un poco de estudio del caos en el clima, por muy en mantillas que esté la teoría. La pega es evidente, y lo curioso es que haya tante gente haciendo como que no lo entiende. Es imposible establecer una atribución cuantificada al componente “artificial” (antropogénico) del Calentamiento Global Acojonante, si no conoces el componente natural del mismo. Sencillamente imposible.